Tras pasar un Fin de año en la preciosa Praga en el año 2016 y tres días en Budapest durante las Navidades del 2017, solo nos quedaba conocer Viena para completar las tres capitales europeas a las que tantas ganas le tenía desde hacía tiempo, así que, aprovechando ofertas de vuelos directos Valencia-Viena, en febrero de 2019 y con 6 meses de embarazo, pasamos un fin de semana en esta ciudad, capital de Austria.

-Cómo llegar a Viena: En avión, desde Valencia hay vuelo directo a Viena con la compañía Wizz Air. Hay mucha gente que hace un viaje largo y visita las tres capitales: Praga, Viena y Budapest, por lo que otra forma de llegar sería volando a cualquiera de las otras dos ciudades y desplazarse en coche o autobús.

-Cómo ir del aeropuerto de Viena al centro: La forma más sencilla de llegar al centro de Viena desde el aeropuerto, obviamente es el taxi, pero también es la forma más cara, por lo que nosotros nos decantamos por el bus de Viena Airport Lines. Cogimos el VAL 2, que nos dejó en en Morzinplatz (Schwedenplatz). Esta parada tiene conexión con las paradas de metro U1 y U4, por lo que era el que mejor nos venía. El trayecto de ida y vuelta cuesta 13€ por persona y se puede comprar tanto on line, como en el mismo autobús.  La frecuencia de paso de este autobús es cada 30 minutos y el bus tarda en llegar 20 minutos. Comprobarlo en la página web, pero hay autobuses desde las 04:45 hasta la 01:15 cada 30 minutos y luego hay también a las 02:45 y a las 04:45. Supongo que para hacer el camino en el sentido contrario también habrá autobuses fuera del horario normal, por lo que os aconsejamos que entréis en la web y lo comprobéis.

Hay otras líneas de autobús en el aeropuerto que os dejan en distintos puntos de Viena, pero para donde nosotros teníamos el alojamiento este fue el mejor. Aquí podéis ver distinas opciones de llegar al centro de Viena desde el aeropuerto.

Dónde dormir: Dormir en el centro de Viena se nos iba de presupuesto, así que alquilamos un apartamento que, aun estando en el centro de Viena, sí que estaba muy cera de él y con buena conexión con el metro. Nuestro apartamento estaba al lado de la estación de metro Nestroyplatz, por lo que en dos paradas de metro nos plantábamos en el centro, en la parada de Stephanplatz. Un consejo es que reservéis vuestro alojamiento cuanto antes, puesto que Viena es una ciudad bastante cara y conforme se acerca la fecha del viaje, el precio de los alojamientos aumenta.

Idioma: En Viena además del austriaco, casi todos hablan inglés, así que no tendréis problema para poder comunicaros.

Moneda: La moneda de Austria es el euro, por lo que os envitaréis tener que cambiar de divisa y pagar las comisiones que ello supone. En Viena se puede pagar con tarjeta en casi cualquier sitio.

Cómo moverse en Viena: la forma más fácil de moverse es el metro (UBA). Hay bonos para 48 horas, que valen unos 15€ por persona y podéis utilizar el transporte público las veces que queráis. Nosotros pensamos que era mejor comprar uno de estos bonos que tickets sencillos, puesto que valia 2,4€ cada viaje y lo íbamos a utilizar varias veces.

Gastronomía: El plato típico de Viena es el Schnitzel, un trozo de carne empanada que para nosotros no tuvo mayor atractivo.

Os dejamos aquí varios sitios dónde comer en Viena. Algunos de ellos no los probamos pero los llevábamos anotados porque habíamos leído muy buenas opiniones. Os los dejo para ahorraros el trabajo pero os advierto que no los hemos probado.jeje.:

Figlmüller Bäckerstraße: es muy típico de Viena y aconsejan reservar.

Lugeck: este fue en el que nosotros comimos el Schnitzel. Aunque estaba bueno no nos parece un plato exquisito. Este restaurante es de los mismo dueños que el anterior.

-Schachtelwirt

     –Centimeter I beim Rathaus: este sitio lo ponían muy bien calidad-precio y me quedé con las ganas de ir
     –Kurkonditorei OBERLAA: es una pasteleria que tiene todo una pinta exquisíta.
     –Hotel Sacher: famoso por la tarta Sacher. Había una cola enorme y teníamos entradas para un concierto, por lo que decidimos quedarnos con las ganas.jeje.
     –Vollpension: ideal para un brunch

-Cuántos días son necesarios: consideramos que dos días son suficientes para conocer esta ciudad. Para mi en comparación con Praga y Budapest, es la más flojita, por lo que creo que en dos días tendréis suficiente tiempo para poder conocerla e incluso disfrutar de su ópera o de algún concierto.

QUÉ VER EN VIENA EN DOS DÍAS

DÍA 1:

El primer día de nuestra visita por Viena, hicimos lo que se conoce como la Ringstrasse y visitamos los siguientes edificios:

Catedral de  San Esteban: La entrada a la catedral es gratuita, pero para subir a la cúpula sí que hay que pagar 5€ si subís por las escaleras y 6€ si subís en ascensor.

Iglesia de San Pedro: tiene una cúpula preciosa.

Palacio Hofburg: lo visitamos por fuera y sus alrededores.

-Biblioteca Nacional: Para nosotros un imprescindible en Viena. El precio de la entrada son 8€ y tuvimos que hacer un poco de cola, pero merece mucho la pena.Más que en una biblioteca te sientes en un museo rodeado de sus figuras de mármol, sus pinturas y frescos y sus libros centenarios.

Anchor Clok: Se encuentra situado en Hoher Markt, la plaza más antigua de la ciudad y es conocido porque a las 12 de mediodía, las 12 figuras que hay dentro del reloj salen a desfilar al son de la música clásica que suena. Es curioso de ver si estáis en Viena pero la verdad que al final aburre un poquito porque dura como 10 minutos.

-Opera nacional de Viena: la visitamos por fuera. Para visitarla por dentro hay que hacerlo o con tour organizado o comprando una entrada para ir a ver una ópera.

Iglesia San Carlos Borromeo

Parlamento y Ayuntamiento: en invierno hay una pista de patinaje muy chula en los alrededores.

-Concierto en el Palacio Schönborn-Batthyány de Viena: Nuestro primer día en Viena lo terminamos viendo un concierto en el Palacio Schönborn-Batthyány de Viena. Compramos las entradas al salir de la catedral y la verdad es que fue un acierto. Pagamos 34€ cada uno por la entrada y os aseguramos que fue un dinero muy bien invertido. Nosotros no acostumbramos a asistir a conciertos de música clásica y nos encantó. La orquesta que tocaba era la orquesta barroca de Viena. Os dejamos la web aquí por si queréis reservar.

Os dejamos el programa del concierto porque de verdad fue muy bonito y divertido. La duración aproximada fue de hora y media:

-W.A Mozart- Eine kleine Nachtmusik

-A. Vivladi – Winter

-W.A. Mozart – La cidarem la mano

-J. Massenet- Meditation

-G. Bizet -Habanera

G. Verdi- La donna e mobile

E. Grieg- Anitras Tanz

V.Monti – Cardasz

I. Albeniz- Asturias

J. Straus – Wiener Blut

G. Verdi- Brindisi

J. Straus – An der schönen blauen Donau

Y una sorpresa final que no os revelamos, pero que os adelantamos acabamos aplaudiendo todos y de pie!

¿Es posible ver la ópera de Viena a un precio razonable? Si, es posible!

Algo muy típico que hacer en Viena es acudir a una ópera. Las entradas de normal son muy caras pero podéis acceder a entradas económicas de varias maneras. Una manera es hacer cola unas antes del espectáculo en el propio edificio de la ópera (las taquillas las abren 90 minutos antes) y comprar unas entradas para estar de pie. Normalmente se reservan 500 entradas que se venden en el mismo día de la obra. Otra forma de ver la ópera a un precio económico (3 o 4€) es comprándolas a través de la web que os dejamos aquí. Ojo que ésta última no está en el dificio de la opera estatal de Viena, sino en otro edificio, en la Volskoper, al lado de la para de metro Wien Währinger Straße-Volksoper.

DÍA 2:

-Barrio Hundertwasserhaus: Se trata de un complejo residencial con un aspecto muy original construido entre los años 1983 y 1986. Para ir nosotros paramos en Landstraße y fuimos andando. Os dejamos una foto para que os hagáis una idea de cómo es el edificio. La verdad que la visita es esto, sin más.

Palacio de Schönbrunn o Palacio de Verano: Nosotros pagamos 16€ con audioguía y llegamos en metro bajando en la parada Schönbrunn.

Lo más destacable de este Palacio es:

Palacio de Schönbrunn (Grand Tour)

Jardín de la Orangerie

Jardín zoológico de Schönbrunn

Jardín del Príncipe Heredero, dédalo y laberinto

Imperial Carriage Museum Vienna

La Glorieta

Museo infantil «Schloss Schönbrunn Experience»

Nosotros visitamos los interiores del Palacio y los jardines y la verdad que nos pareció precioso. Es verdad que al ir en febrero los jardines no estaban muy bonitos, supongo que en primavera debe ser una pasada.

Os dejamos un mapa con los sitios de interés de Viena para que os podáis situar, así como los restaurantes que os aconsejamos:

Y hasta aquí nuestros consejos y propuesta de qué ver y qué hacer en dos días en Viena. Esperemos que os haya gustado y si es así, no dudéis en suscribiros al blog para ser los primeros en enteraros de las novedades.