Udaipur, junto con Jaisalmer, para mi fueron mis ciudades estrella de La India. Se le conoce como la ciudad blanca y más tranquila de La India y se encuentra ubicada en la provincia del Rajastán. A Udaipur se le conoce también como la Venecia de Oriente, la ciudad de los 100 lagos o la ciudad más romántica de La India. A mi no me pareció nada de ello, pero sí que tiene un encanto especial que hizo que se convirtiera en una de mis TOP y en la que os recomiendo que no vayáis de pasada y le dediquéis dos días (o al menos día y medio). No os podéis perder un atardecer en su lago Pichola, así que tenéis que hacer noche allí.

Nosotros llegamos a Udaipur de noche y el hotel lo teníamos lejos del centro. Error. Os aconsejamos que cojáis un hotel en el centro o cerca donde podáis ir andando porque de verdad esta ciudad es para vivirla. Es verdad que íbamos con conductor y que pudimos visitar la ciudad de noche, pero si tenéis el hotel en el mismo centro mejor.

Al día siguiente nuestra primera parada iba a ser el City Palace, pero de camino nos encontramos con un templo Jainista (el Templo de Jagdish) donde había muchísima gente local celebrando y tuvimos la curiosidad de ver qué pasaba. Así que accedimos al templo y lo que vimos nos encantó. Una celebración jainista donde los hindús vivían los rituales en cuerpo y alma. Raul y yo nos quedamos un rato maravillados con ellos. Visitamos el templo por dentro y por fuera y no nos queríamos ir de allí.

Después de esta parada extra, accedimos al City Palace de Udaipur. Este Palacio es enorme y en él pasamos prácticamente toda la mañana. De hecho, esta ciudad Palacio está compuesta por 4 palacios que hacen que sea el más grande de todo Rajastán. Las entradas al City Palace cuestan 300 rupias por persona. Este Palacio es bastante curioso porque al ser residencia de varios Majaranas, cada uno fue construyendo una parte del Palacio a su estilo y según la época y por ello se ven varios estilos de construcción. Otra cosa bonita que tiene este Palacio es que se ven unas vistas de Udaipur desde lo alto, lo cual no pudimos ver en otro punto de la ciudad.

Después de visitar el City Palace, en el cual estaríamos más de dos horas, nos dirigimos al Lago Pichola porque teníamos contratado un paseo en barco por el lago. Si cogéis el paseo en barca en el mismo Cuty Palace, esas barcas os pararán en una de las islas que hay en el lago donde hay un templo y un hotel. Nosotros el paseo que hicimos no nos incluía esta parada.

Tras el paseo en barco intentamos ir a los jardines Saheliyon-ki-Bari pero estaban cerrados porque estaban celebrando la Luna Nueva, así que nos quedamo sin poder visitarlos.

Después del paseo en barca se hizo la hora de comer y el conductor nos llevó a un sitio muy bonito con vistas a un lago. Aquí problamos el pollo Tikka Masala y tras la comida nos fuimos a Gangaur Ghat y empezamos a pasear por los ghats y callejones de Udaipur. Aquí fue cuando quedé prendida de esta ciudad. Si visitáis esta ciudad callejar mucho, a ambos lados del lago. Cruzar el puente de piedra y callejar. Es preciosa. Si cruzáis a la otra parte por el puente de piedra, podréis acceder a un «sunset point» desde donde veréis un atardecer, si el día os lo permite, color rosado. Concretamente podréis acceder a Ambrai Ghat. Fue precioso. También están muy de moda en Udaipur los «rooftop». Nosotros subimos a uno pero las vistas no eran nada del otro mundo, por lo que decidimos ir a un barecito a orillas del lago donde se veía el City Palace enfrente. En esta parte de la ciudad hay un pequeño Ghat que se llama Hanuman Ghat Temple y a mi me pareció muy bonito, porque era como muy de ellos. No hay que pagar entrada ni nada, únicamente descalzarte.

Después del atardecer esa noche cenamos en un mexicano que se llama Amber. El sitio no estaba mal pero de nuevo, no fue nada del otro mundo. Si estáis cansados de la comida hindú, puede ser una opicón.jeje. Hay un «rooftop» típico del que hablan muchos blogs que se llama Amberi. Tiene fama de ser bastante caro, por lo que nosotros decidimos descartarlo.

Otra de las cosas que ver en Udaipur y que para mi es un imprscindbile y cuya visita me encantó fueron los cenotafios de Ahar.  Los cenotafios de Ahar son mausoleos reales. Este lugar, en concreto, cuenta con más de 250 cenotafios que pertenecían a unos maharajás y tardaron en construirse aproximadamente 350 años. El lugar a mi me recordaba a un cementerio, de hecho este fue el luhar donde se incineraron los cuerpos de los maharajás y ahora se levantan estas estructuras tan bonitas. En este lugar se respira mucha tranquilidad, igual ayudó que era muy temprano, puesto que fuimos a primera hora antes de poner rumbo a Jaipur. En realidad el sitio abre a las 10 pero nos dejaron entrar un poco antes. La entrada es grauita pero un vigilante de seguridad nos quiso cobrar 100 rupias por llevar la cámara y hacer fotos.

No os podéis perder Udaipur, sus callejuelas, su lago Pichola y sus ghats. Tampoco os podéis perder los cenotafios de Ahar, así que, si estáis planeando un viaje a La India, incluye esta ciudad entre tus imprescindibles y seguramente no te arrepentirás.