El primer parque que visitamos en nuestro safari de 4 dias por Tanzania fue el Parque Nacional Lago Manyara.¿Por qué decidimos ir al lago Manyara y no a Taranguire? La verdad es que la razón fundamental fue por los flamencos, aunque luego resulta que no te puedes acercar al lago y no los pudimos ver de cerca. De todos modos, para los días que íbamos a estar y la ruta que queríamos hacer, lago Manyara nos venía mejor que Taranguire. Tal vez si hubieramos hecho un día más de safari sí que lo habríamos incluído.

El parque nacional del Lago Manyara es el parque nacional más pequeño de Tanzania, situado en el fondo del Valle del Rift. El parque posee 330 km², de los cuales el 60% es el lago (unos 240 km²), lago que casi llega a desaparecer en la época seca.

Salimos temprano desde Arusha y llegamos al lago Manyara sobre las 11 de la mañana. Nada más adentrarnos en el bosque, vimos un montón de monos babuinos. A partir de ahí no dejamos de ver zebras, ñus, algún búfalo, antílopes, hipopotamos, más zebras y ñus, elefantes, pelicanos y más aves, alguna que otra jirafa. También vimos hipopotamos en la “hipo pool”. Aquí no pudimos ver a ninguno bostezando y los tuvimos que ver con prismáticos. Estaban algo vaguetes. Para un primer día de safari no estuvo nada mal. Terminamos muy muy contentos. Aunque no vimos ni leones ni leopardos como nos hubiera gustado. Por lo visto, no es común ver este tipo de animales en este parque. Aquí se ven más elefantes, jirafas, muchísimas aves (hay más de 350 especies), zebras y ñus (por supuesto), búfalos e hipopotamos.

Lo mejor de este día fue tener a una familiar de elefantes dándose un baño justo enfrente de nuestro jeep! Nunca olvidaré ese momento tan especial en el que casi quise llorar de la emoción que me provocaba ver aquello. Tan real, tan natural, tan libre! De verdad, fue único! No me importaba no haber visto leones, ni jirafas de cerca, ni leopardos. Para mi aquello había sido suficiente!

Esa noche dormimos en Njake Lake Lodge, cerca de Manyara y de camino hacia el Serengueti, donde iríamos al día siguiente. De camino al lodge, paramos en un mirador donde se veía todo el parque nacional del Lago Manyara y las vistas fueron impresionantes. Muy recomendable que paréis!

Para ir desde el Lago Manyara al Serengueti, debes de pasar por dentro del área de Conservación del Ngorongoro, por lo que podéis imaginar lo precioso que es el camino. Nuestro driver hizo una parada en el mirador del Ngorongoro para que viésemos el cráter y luego continuamos el camino hacia Serengueti. Aquí se terminó el asfalto y empezó el camino de tierra que ya no nos dejaría hasta la vuelta. Imaginaros ir siempre por caminos de tierra con piedras y sin asfaltar. El driver nos decía que eso era el masaje africano.jeje. Tardamos en llegar toda la mañana pero por el camino ya vas viendo animales, sobretodo zebras, ñus y algunas jirafas. Durante el camino también vas viendo los poblados “masais” donde os pararán si lo tenéis incluído. Nosotros preferimos no parar porque al final es un espectáculo. Los masais ya no son tan auténticos y no nos apetecía pagar por ver un show.

Tenéis que tener en cuenta que la entrada del Serengueti es de 24 horas, por lo que, tenéis que tener en cuenta a qué hora entráis para salir a la misma hora al día siguiente. Nosotros entramos a las 14, así que comimos en una área que hay justo antes de entrar al parque y cuando se hicieron las 14 entramos. En esta área hay como un montículo donde podéis subir y ver toooda la explanada del Serengueti. Una pasada!

El Parque Nacional del Serengueti cuenta con 13.000 km² y obviamente es el más grande y famoso de Tanzania. Aquí podréis ver a los “big five” seguro (león, leopardo, elefante, rinoceronte y búfalo), aunque nosotros no vimos aquí el rinoceronte. Este Parque hace frontera con Kenia, donde también ocupa parte de su territorio y recibe el nombre de Masai Mara.

Una vez entras en el Serengueti ya empiezas a ver muchos animales. Sobretodo zebras y ñus, como no! EL driver nos llevó a la Lion’s Rock, la roca de la película del Rey León. Y muy cerca de allí vimos nuestros primeros leones. Simba, acostado en el suelo. Nala, subida en el árbol. Yo no me quería ir. Estaríamos como más de media hora allí observándolos. El león no se movía. La leona nos miraba.

Después llegó otro momentazo. Un leopardo se cruzó por delante de nuestro jeep y se subió a un árbol. Lo vimos cómo subía. Qué espectáculo. Cuántas cosas nos estaba regalando el Serengueti.

A lo largo de todo el parque vimos muchos elefantes y jirafas, pero sin duda, lo más especial fue ver los leones y el leopardo!

Esta noche dormimos en el Serena Serengueti Lodge. Lo bueno de ir en temporada baja es que pudimos dormir en sitios así al precio que nos ofrecían otras agencias por dormir en tienda de campaña. Este lodge se encontraba en medio de la sabana y cada vez que queríamos salir de nuestra cabaña teníamos que llamar a un “ranger” para que nos viniera a buscar porque pasaban animales por allí y podía ser peligroso. De hecho, a la mañana siguiente nos teníamos que levantar muy temprano y cuando vino el “ranger” a buscarnos nos dijo que no hicieramos ruído porque había un leopardo con su cría. Alucinamos! A mi me parecia estar soñando!

Este día amanecimos temprano para poder ver el amanecer en las llanuras del Serengueti. Fue super bonito y vimos muchos globos, algo que nos habría gustado hacer pero que dejamos para la próxima vez.jeje.

Nada más salir del hotel ya empezamos a ver muchos animales. A estas horas parece que están más activos.

Vimos hipopotamos y esta vez sí que los vimos de más cerca y bostezar! Además, nos sorprendió mucho que con lo grandes que son y lo que pesan, corren muy rápido y tienen muchísima fuerza. Nos contaron que el hipopotamo es el animal que más muerte de personas causa.

También vimos leonas con sus cachorros, muchísimas jirafas y familias enormes de elefantes. El Serengueti está repleto de animales!

A las 14.00 teníamos que salir del Serengueti porque, como contábamos antes, las entradas eran de 24 horas. Así que nuestro consejo es que os levantéis temprano y aprovechéis todas las horas de luz posible.

El camino hasta la entrada del parque del Serengueti es alucinante y no dejas de ver animales. Sobretodo zebras y ñus. Había millones! Vimos hasta estampidas y cruzaban por delante de nuestro jeep. Se me ponen los pelos de punta solo de recordarlo.

Después de sair del Serengueti, volvimos a entrar en el área de Conservación del Ngorongoro y volvimos a pasar por los pueblos masais. Llegamos sobre las 18 a nuestro hotel. Dormimos en un lodge dentro del área de Conservación del Ngorongoro y fue incríeble porque teníamos una habitación con vistas al cráter donde vimos un atardecer y un amanecer de película. Os dejamos aquí el enlace del lodge donde dormimos.

El Área de Conservación del Ngorongoro es Patrimonio de la Humanidad. Ocupa unos 8.300 km² y se extiende sobre parte oriental del Valle del Rift de África Oriental. El Cráter del Ngorongoro, con 20 Km de diámetros, se encuentra dentro de la zona y alberga una buena cantidad de animales.

A las 6 de la mañana y después de ver un amanecer precioso desde el balcón de nuestra habitación, nos fuimos rumbo al cráter del Ngorongoro dispuestos a encontrar al rinoceronte, el único de los “big five” que nos faltaba por ver.

Lo primero que vimos fue muchos búfalos, zebras y ñus.Vimos flamencos! Aquí si! Son preciosos y había muchísimos cerca del lago.

Vimos al esperado rinoceronte, aunque el primero fue desde muy lejos, luego se acercaría un poco más, pero no tuvimos la suerte de verlos de cerca.

Lo que vimos mucho también fue avestruces.

Luego vimos un grupo de 5 o 6 leonas y una familia de elefantes super grande.

En el Ngorongoro también hay un lago donde habían un montón de hipopotamos. Los vimos nadando y alguno que otro bostezando!

Lo que sí que vimos en este Parque y no en los otros fue muchas crías. Vimos crías de ñus y zebras. Las zebras, cuando son pequeñas son más marrones y negras y cuando crecen se hacen más blancas.

Hacer un safari en África fue ese sueño cumplido, esa experiencia inolvidable que queremos repetir algún día y que os aconsejamos que vivais una vez en la vida. Esperamos que os haya gustado y, si os animáis, nos lo contáis! Si podemos ayudaros de alguna manera, no dudéis en escribirnos o dejarnos un comentario!