En nuestro cuarto día en Nueva Zelanda teníamos que cruzar de la isla norte a la isla sur. Como os contamos en la introducción, aquí había dos opciones. O cruzar en el ferry desde Wellington con el mismo coche que ya teníamos o dejar el coche en Wellington y cruzar en avión. Nosotros finalmente decidimos cruzar en avión. Nos resultaba más económico y, además, por la ruta que teníamos prevista para la isla sur, nos venía mejor volar a Christchurch y ahí alquilar otro coche. La verdad es que esta es una decisión importante en función de la ruta que queráis hacer. Si queréis visitar el norte de la isla sur, lo mejor es que crucéis en ferry, que os deja en Picton y de ahí podéis visitar el Parque Nacional Abel Tasman, el paso de Arthur y es más fácil llegar a los glaciares Fox y Franz Josef.

El día de antes habíamos hecho el trek del Tongariro pero aun así habíamos decidido conducir hasta Palmerston North para hacer mitad camino hacia Wellington para coger el vuelo. Nos despertamos a las 6.30 horas de la mañana para a las 7.00 horas estar camino del aeropuerto de Wellington porque a las 11.30 horas salía nuestro vuelo a Christchurch. Llegamos sobre las 9 a Wellington y fuimos directos a la base de Jucy a devolver el coche. La base de Jucy no está en el mismo aeropuerto, pero tienen servicio de transfer que te lleva y te recoge.

El aeropuerto de Wellington es pequeñito y nos resultó curioso que no pasamos ni un solo control de seguridad. Ni nosotros, ni nuestras maletas. Además, subimos al avión con una botella de 1,5 litros de agua que habíamos comprado fuera del aeropuerto. Supongo que será porque es un vuelo interno y que te hacen control cuando llegas….pero de verdad nos pareció alucinante que no nos hicieran ni un solo control.

El vuelo dura una hora más o menos y las vistas son espectaculares. Vas viendo toda la costa este de la isla sur. Si hacéis este vuelo es recomendable que os sentéis en la parte de la derecha porque así veréis toda la parte de la costa.

Llegamos a Christchurch sobre las 12.30 horas y fuimos a recoger nuestro coche de alquiler, que esta vez habíamos reservado con Go Rentals. Decidimos alquilar cadenas porque al ser invierno y la isla sur, nos daba un poco de miedo que nos pillara una nevada o carreteras con hielo, pero finalmente no hicieron falta. El tiempo nos acompañó todo el viaje y no pudimos tener más suerte.

Una vez recogimos el coche, pusimos rumbo a nuestro siguiente destino: el lago Tekapo.  Uno de los lugares más famosos y bonitos de la isla sur. Tardamos unas dos horas y media en llegar a Tekapo desde el aeropuerto de Christchurch, pero el trayecto fue precioso y cambiante. Primero pasamos por unos prados super verdes y luego empezó la nieve y las montañas. El camino fue precioso y se nos pasó volando.

Llegamos al lago Tekapo al atardecer. Aún recordamos los colores del cielo reflejados en el agua del lago …impresionantes! Aparcamos enfrente de la famosa Iglesia del Buen Pastor de Tekapo y de ahí dimos un pequeño paseo por los alrededores del lago. Ir a estas horas o al amanecer es muy recomendable por los colores del cielo. El agua del lago es un color turquesa precioso debido a que proviene del glaciar y es roca molida por glaciares suspendida en el agua.

Esta zona de Nueva Zelanda también es famosa porque dicen que es uno de los mejores lugares de observación astronómica, debido a su poca contaminación lumínica, la claridad de la atmósfera y la poca cantidad de noches sin nubes. También es posible ver la aurora austral desde aquí. En este aspecto no tuvimos tanta suerte y no la pudimos ver. De hecho, en el lago Tekapo se encuentra el Observatorio de la Universidad de Canterbury, Mount John, un lugar donde la vía láctea parece ser que se ve de cine. Justo al lado del Observatorio hay un café en el que nos quedamos con ganas de entrar, el Astro Café, por lo visto las vistas al lago y las montañas desde allí, café en mano, son espectaculares. Para llegar al Astro Café se puede subir andando o con coche, pero para acceder por carretera hay que pagar 5 dólares.

También hay tours para visitar el Observatorio Mount John, pero por lo que leímos era caro para lo que te enseñaban y, para ver la vía láctea, cualquier zona del lago Tekapo es buena.

Realmente nuestro cuarto día en Nueva Zelanda fue más de cruzar de una isla a otra y llegar a Tekapo que otra cosa. Después de disfrutar del lago, nos fuimos a la casa en la que íbamos a dormir esa noche. Un guesthouse que habíamos reservado a través de Booking en el mismo pueblo y que se llamaba Blue Star Inn Tekapo. Muy recomendable la casa, la dueña de la casa y el entorno. Esta noche, por recomendación de la casera que era japonesa, cenamos en un restaurante japonés que se llama Kohan Restaurant, y nos aconsejo que probásemos el salmón porque era de allí. Se pesca en un canal que hay entre el lago Tekapo y el lago Pukaki.

Después de cenar estuvimos organizando nuestra ruta para el día siguiente: íbamos a acercarnos al Mount Cook…

¿Veríamos el Monte Cook? ¿Podríamos hacer algún trekking? ¿Se comportaría el tiempo? Os lo contaremos todo en el siguiente post….gracias por leernos!!