Información práctica para viajar al norte de India

En este post os vamos a intentar contar todo lo que necesitáis saber, o lo que nos habría gustado saber a nosotros, antes de viajar a La India. Decidimos viajar a La India por una cuestión de precio, básicamente. Este año queríamos viajar al sudeste asiático, no nos importaba donde, pero los precios se habían disparado, así que buscando vuelos, encontramos uno a Nueva Delhi que salía muy bien de precio. Fue una decisión rápida. A mi hace unos años me hacía especial ilusión visitar este país, Raul nunca lo había tenido como opción y cuando nos conocimos él me dijo que no era un país que quisiera visitar próximamente y a mi se me fue la idea de la cabeza. Qué caprichosa es la vida que 2018 ha sido el año donde, sin comerlo ni beberlo, hemos visitado este país.

Cuando empecé a contar que íbamos a viajar a La India, la pregunta estrella era: ¿estás preparada? Yo no entendía el porqué de esta pregunta hasta que aterricé en Nueva Delhi y unas horas me bastaron para comprender el porqué. La India es intensa! No es un destino fácil, al menos para nosotros. Siempre hablo desde nuestra experiencia, nuestra forma de ser y cómo lo hemos vivido. Habrá gente que discrepe. Como decía, es un país intenso, duro, donde hace mucho calor (también según la época del año. Nosotros viajamos en agosto) y hay mucha pobreza, muchísima. Es un país sucio, las vacas andan a sus anchas por cualquier calle, carretera e incluso autovía, pero ya no solo las vacas, sino también las cabras, perros (hay muchísimos), monos y algún que otro animal. Y es un país donde uno se puede llegar a agobiar. La gente también es intensa. Nosotros organizamos todo el viaje sin tener en cuenta nada de esto y solo unas semanas antes aparecieron mis dos grandes miedos: la comida, y el calor. De esto hablaré después pero os adelanto que, finalmente, estos miedos no fueron para tanto y la comida me gustó y el calor lo soporté. Raul y yo podemos decir que no tuvimos ningún problema en el estómago en contra de todo lo que habíamos leído y el miedo con el que íbamos en ese sentido. La “Delhi Belly” puede arruinar tu viaje y eso nos preocupaba. El calor, finalmente, no soportamos y tampoco fue para tanto, aunque hacía y mucho!

Pero empecemos por partes. ¿Qué necesitas saber para organizar tu viaje a La India?

Visado: Para viajar a La India se necesita visado. La web oficial para gestionar tu el visado sin que te cobren gastos de gestión es esta. Cuidado porque el resto de webs te hacen como de gestores y te cobran una cantidad por lo que puedes hacer tú mismo. Es un proceso fácil pero donde te hacen muchas preguntas. Buscando información leímos que si eras periodista o te dedicabas a temas de medios de comunicación, mejor no lo dijeras por que te hacen más preguntas y se puede volver farragoso. Para gestionar el visado necesitas una foto de carnet en formato .jpeg y la foto tiene que pesar entre 100k y 1MB. También necesitas pasaporte en formato pdf y este tiene que pesar menos de 300k.

Por último, para realizar el pago tienes varias opciones. A nosotros nos dio error el pago con tarjeta y por eso lo hicimos a través de sbi e-pay. Desde ahí se puede pagar con paypal. El coste en junio de 2018 fue de 45€, después creo que lo subieron a 72€. Una vez realizado el pago os darán un número de seguimiento para que podáis ir siguiendo el estado de vuestro visado.

Después de realizar el pago y si todo está correcto, en un máximo de 72 horas os enviarán el visado por correo electrónico.

Idioma: El idioma oficial de La India es el hindi y, supuestamente el inglés también es idioma oficial. El norte de la India es super turístico y casi todo el mundo habla inglés, pero nosotros nos encontramos con gente local que no hablaba nada y con los que era super difícil comunicarse.

Vacunas: Como siempre, es mejor que contactéis con vuestro centro de vacunación internacional, pero a modo informativo, a nosotros nos dijeron que debíamos ponernos: Hepatitis A, Tetanos y Difteria, Fiebre Tifoidea, Cólera y Malaria.

Moneda: La moneda de La India es la rupia. En agosto de 2018, 1€ eran 70 rupias. Normalmente el cambio lo conseguíamos a 77 o 77,5. Hasta el cambio de moneda se regatea, así que intentar sacarlo lo mejor posible. Cuanto más dinero cambies mejor os harán el cambio. Nosotros preferimos llevarnos euros y cambiar allí. Comprobar con vuestro banco el cambio y comisiones o ver qué posibilidades tenéis de ir con tarjeta. Existen algunas como la revolut o la N26 que tienen muy buena tasa de cambio y no cobran comisión.

Prevenir la “Delhi Belly” o diarrea del viajero: Esta era una de las cosas que más temíamos antes de viajar a La India y finalmente no la padecimos. Habíamos leído que más del 80% de la gente que viajaba a este país la sufría, así que éramos blanco fácil. ¿Qué hicimos para evitarla? Beber agua SIEMPRE embotellada. Lavarnos hasta los dientes con agua embotellada y cerrar bien la boca a la hora de ducharnos. Evitar que nos cayera una gota dentro de la boca. Además, siempre bebíamos agua, cerveza, coca-cola, pero nunca zumos preparados por ellos, ni siquiera en hoteles porque no sabíamos con qué agua los habían hecho. La comida siempre siempre cocinada y no comimos ensalada ningún día ni frutas pelada por ellos. La única fruta que comimos allí fueron plátanos. Yo personalmente, todas las mañanas, me tomaba un “probiótico” antes de desayunar y sinceramente creo que me ayudó bastante con el estómago, ya que, yo soy de estómago delicado. Raul no lo tomó y él sí que alguna vez tomó zumo de algún hotel, pero siempre lugares que tenían buena pinta o que en la carta ponía que estaban hecho con agua filtrada. Yo, aún así, lo evitaba. Temía ponerme enferma.

Os dejamos aquí un descuento de 5% en vuestro seguro de viajes Mondo reservando a través de nuestro link.

Higiene: La India no es un país que destaque por su limpieza, más bien lo contrario. Yo iba todo el día con mi gel antibacterias detrás y me vicié a ponérmelo. Los primeros días no tanto, pero luego cada hora estaba dándole. Incluso a veces me lavaba las manos con agua y jabón y luego me lo ponía. Para mi, se volvió un imprescindible en La India y lo aconsejo a todo aquel que vaya. Esto junto con los “probióticos”, se convirtió en mi TOP del viaje.

Otra cosa importante. Tengo la mala costumbre de morderme las uñas y en La India no lo hice. Creo que habría cogido alguna bacteria seguro. Las uñas lo recogen todo, así que si sois como yo, evitar morderooslas durante vuestro viaje.

Por la calle campan las vacas a sus anchas (son sagradas para ellos). Las vacas comen basura, hacen sus necesidades en la calle, nadie lo recoge y está todo lleno de moscas y otros insectos. Imaginaros el olor que puede llegar a hacer cuando a eso le da el sol, o de repente cae un chaparrón. Contad con que La India es sucia y, generalmente, huele mal.

En relación a la higiene, queremos comentar el tema de los hoteles. Nosotros hemos dormido en hoteles de 3 estrellas (alguno de 4), y para nosotros han estado genial. Es cierto que los estándares de higiene son distintos y un hotel de 3 estrellas en India equivale a uno de 1 estrella o pensión aquí. Si sois muy escrupulosos os aconsejamos reservar hoteles de 4 estrellas en adelante, aunque para nosotros los de 3 estrellas han estado muy bien.

Botiquín: Por recomendación de una amiga de la familia que es médico nosotros nos llevamos lo siguiente:

  • Paracetamol e Ibuprofeno
  • Omeprazol
  • Motilium o Primperan
  • Antibiótico: Ciprofloxacino 500 (nos lo recomendó para diarrea o infección de orina. 1 cada 12 horas)
  • Antihistaminico
  • Fortasec (nos dijo que solo lo tomásemos en caso de emergencia. Normalmente si tienes diarrea es porque tienes alguna bacteria o algo malo que necesitas expulsar y debe salir, así que solo en caso de que sea necesario se toma el fortasec).
  • Probiótico (como he comentado antes, yo me lo tomaba diariamente antes de desayunar).
  • Suero

Este fue el botiquín que nos aconsejaron a nosotros y que yo llevé, además de los consejos típicos de beber agua embotellada y evitar la fruta y verdura fresca y ya cortada. Aunque os hemos dicho aquí lo que nosotros llevamos, os aconsejamos que contactéis con un médico ya que, esto es lo que nos dijeron a nosotros, pero no somos médicos y será mejor que lo consultéis, sobre todo el tema del antibiótico porque no es ninguna tontería. Gracias a Dios nosotros no utilizamos el botiquín y ha vuelto a casa intacto pero la tranquilidad que da llevarlo encima es grande.

Imprescindibles en mi maleta: Os hago una lista de imprescindibles en mi maleta y que me vinieron genial y os aconsejo que llevéis:

  • Gel antibacterias
  • Toallitas humedas
  • Pañuelos
  • Chubasquero
  • Crema solar
  • Repelente de mosquitos (además del repelente llevábamos unas pulseras antimosquitos que compramos en amazon).
  • Colirio ojos
  • Gafas de sol
  • Gorra
  • Pañuelo multiusos: un pañuelo que pueda servirte para taparte si entras en algún templo, si algún día tienes frío, o si viajas en tren nocturno o duermes en algún lugar donde no te gusta las sábanas que hay.
  • Calcetines de sobra: En los templos debes descalzarte. Yo me llevaría calcetines viejos para entrar los templos por si os da asco ir descalzos o por si quema el suelo como pasa en algunos lugares.

Internet en La India: En casi todos los hoteles tendréis wi-fi y en algunos restaurantes también. Podéis comprar una tarjeta de datos. Nuestra idea era comprar una pero al final desistimos. La verdad que están bastante bien de precio. Con la compañía Airtel costaba 500 rupias para un mes, 1,4gb al día. Te pedían una foto tamaño carnet además de la copia del pasaporte y tardan un día más o menos en activártelo. En el aeropuerto por lo visto es más fácil gestionarlo y más rápido con Vodafone y costaba unos 20€.

Religión: Sin ser cifras oficiales, nos contaron que en La India, el 75% de la población practican el hinduismo, el 20% sonmusulmanes y dentro del 5% restante se encuentran otras religiones como el cristianismo. La religión hindú es complicadísima y se divide en varias ramas, teniendo millones de dioses, siendo los más importantes Shiva (el Dios destructor), Brahma (el Creador) y Visnú (el Dios que mantiene el universo).

El yainismo (jainismo) es una de las religiones indias más importantes. Nosotros visitamos varios templos jainistas y nos parecieron una pasada. El más impactante, el de Ranakpur.

Ropa: Nuestro consejo es que llevéis ropa fresquita, tapada y ancha. En India hace mucho calor (sobretodo si vais en agosto como nosotros). Además, no está bien visto ir con pantalones muy cortos, minifaldas o tirantes. Yo opté por llevar pantalones anchos y fresquitos. Pantalones anchos allí venden mucho, o sea que un consejo sería que os vayáis con uno desde aquí y luego os compréis allí ropa que es más barata y adaptada al país.

Comida: La comida en India es un tema interesante. Personalmente, era uno de los temas que más me preocupaba/asustaba, sobretodo por lo que podía afectar al estómago y la salud. ¿Es posible comer en India sin picante? Es posible, pero con limitaciones. Me explico: cuando pides sin picante o “not spicy”, lo que hacen es no ponerle picante, pero ellos cocinan con especias, es su forma de cocinar, y algunas de ellas pican de por si. Entonces, aunque tu pidas “not spicy”, ten en cuenta que algunas cosas, algo, aunque sea poco, van a picar. Es soportable pero no está libre de picante.

Hay algunas cosas que podéis que pedir que está cocinado sin especias y que por tanto, no pica. El arroz “pulao” o “pulav”, está cocinado sin especias y por norma general no pica. Los Pakora son verduras o queso rebozado que tampoco suele picar. A veces te lo ponen con una salsa que es lo que pica.

Una comida muy típica de India es el Panner. Nosotros pedíamos Panner Masala y es un cuenco con tomate y cebolla con muuuchas especias y que suele llevar queso o alguna carne. Esto se come con los panes típicos de allí que son una especie de tortita o pan de pita.

Un día también probamos el pollo tandoori, cocinado en el horno tandoori y que tampoco picaba. En India la vaca es sagrada por lo que la carne que suelen comer es pollo, aunque generalmente son vegetarianos. Nosotros comimos muchas verduras y queso pero algún día sí que pedimos cosas con pollo.

La técnica del Regateo (bargain): En India se regatea todo. Desde cualquier compra de souvenirs en un mercado turístico, hasta una botella de agua en un quiosco de la calle, el tuk tuk que vais a coger y el cambio de moneda en cualquier lugar. Nunca os quedéis con el primer precio que os dan y rebajarlo a menos de la mitad. A mi personalmente no me gusta regatear, pero es necesario en este país porque sino, pagarías siempre más del doble de lo que valen las cosas.

Un cosa importante es que cuando cojáis un tuk tuk fijéis el precio antes de subir, sino cuando lleguéis os pedirán una barbaridad y tendréis que pagarla porque ya os han prestado el servicio.

Timos: En India hay muchos timos y mafias. Leímos de algunos timos relacionados con el turismo y algunos los vimos. Es común que si subes en un tuk tuk y le pides al conductor que te lleve a un hotel o restaurante, te diga que está cerrado o que ya no existe para llevarte al hotel de algún familiar donde se lleve comisión. Allí funcionan mucho con las comisiones, así que siempre vana  intentar que vayas al hotel, restaurante o tienda que ellos quieran y te lo venderán como es la mejor calidad y al mejor precio. A nosotros, nos lo intentaron hacer pero como lo habíamos leído y somos cabezones, insistíamos hasta que nos llevaban. Alguna vez que me dijeron que algo estaba cerrado les decía que una amiga había estado el día anterior.

Otro timo relacionado con la pobreza, es el de las mujeres que llevan bebés en brazos y te piden que les compres leche o comida. Entras a la tienda, les compras y luego ellas van y la devuelven y se reparten el dinero con el de la tienda. Normalmente esto son mafias que las obligan. Veréis también ha muchos niños pidiendo. A mi se me partía el alma pero es que los utilizan para ello.

Propinas: En India es común dar propina. No solo dejarla en restaurantes, sino dar propina por cualquier servicio prestado. Nosotros creemos que hay gente que solo cobra de las propinas. Sobretodo chicos que te llevan las maletas a la habitación en los hoteles. Nosotros evitábamos que nos llevaran las maletas y las llevábamos nosotros mismos, pero es verdad que daba pena porque creemos que no tenían sueldo y que vivían de lo que los turistas les quisieran dar.

Formas de hacer el viaje: Como sabéis y de ahí el nombre de nuestro blog, a nosotros nos gusta viajar “a nuestro aire”. En India hay varias formas de hacerlo. Lo puedes hacer reservando los trenes tú mismo (tarea ardua y complicada donde te van a querer timar) o contratando con un conductor local y que te lleve donde tu quieras. Nosotros nos decantamos por esta última opción. Además de que unos amigos lo habían hecho así y habían vuelo encantados, nos pareció más cómodo, tranquilo y podríamos ver más cosas en el mismo tiempo. Nosotros contamos con 2 semanas de vacaciones, no tenemos más, así que no podíamos perder tiempo en la compra de trenes, en retrasos o en cancelaciones. Si viajas sin límite de tiempo o tienes un mes para hacer este viaje, sin duda hacerlo en trenes debe ser una aventura.

Además del conductor, dentro de India cogimos dos vuelos internos, de Delhi a Jaisalmer y de Varanasi a Delhi, y un tren nocturno de Agra a Varansi. La experiencia del tren nocturno fue agridulce. Viajar en tren me pareció cómodo y no estuvo mal. Nosotros no tuvimos ningún problema, eso así, vuestro equipaje con vosotros y bien cerradito, ya que, nos habían contado que ocurren robos. Lo que no nos gustó y lo pasamos realmente mal fue en la estación de tren de Agra. Nuestro conductor nos dejó tres horas antes en la estación. De noche, todo oscuro, con tormenta y siendo los únicos extranjeros. Nada más entrar en la estación sentí miedo. No sabíamos desde donde salía nuestro tren, todo el mundo nos miraba, se nos acercaba gente que nos quería timar diciéndonos que si no nos ayudaban perderíamos el tren. A veces se iba la luz y la estación estaba repleta de ratas. Para mi fue como una película de terror. Yo os recomiendo que sí que vivais la experiencia de viajar en tren por la noche, pero que el conductor no os deje solos antes de tiempo y os acompañe hasta que subáis al tren.

La India es intensa. Cansa. Pasas calor y sudas. Todo el mundo quiere venderte algo, hay vacas por todos lados, muchísima suciedad y huele a rayos. Hay mucha pobreza y se te parte el alma. La comida pica, aunque hay cosas que se pueden comer. El tráfico es caótico y también hay vacas en las autovías. La gente puede llegar a agobiar y, en determinadas zonas, hay ratas, sobretodo en época de lluvias y en determinados sitios. Tienes que regatear todo el tiempo y te puedes llegar a desesperar.

Nosotros hemos vuelto agotados, pero todo ello ha merecido la pena. Ha sido una experiencia única. Hemos conocido una cultura totalmente diferente a la nuestra. La gente nos ha sorprendido muy gratamente porque en situaciones de estrés nos han ayudado mucho, e incluso nos han tranquilizado. Hemos visto una maravilla del mundo….el Taj Mahal. Y hemos estado en el lugar más sagrado de la Tierra donde hemos aprendido muchas cosas que no sabíamos y que nos han dejado de piedra. Además, estuvimos por primera vez en el desierto, aunque el desierto de Thar es muy pequeño, pero para una primera vez nos encantó. Mientras escribo esto, hace tres días que hemos vuelto y no puedo decir que ha sido nuestro mejor viaje. De hecho, no se si volvería a India. Todavía arrastro cansancio y necesito tranquilidad. Puede que en unos días, cuando lo vea con perspectiva, cambie de opinión. De momento, aconsejo visitar este país porque nos ha aportado muchas cosas, tanto buenas como malas, pero preferimos seguir visitando otros países de Asia.

En los siguientes posts te contamos nuestra ruta y qué visitamos en cada ciudad 🙂

Todos los post de India

Agra, la ciudad donde se encuentra el Taj Mahal

Agra, la ciudad donde se encuentra el Taj Mahal

Agra, la ciudad donde se encuentra el Taj Mahal, no tiene más interés que ese. Ser la ciudad donde se ubica esta maravilla del mundo moderno y que es alucinante. Llegamos a Agra con nuestro driver, desde Jaipur pasando por Abhaneri y Fathepur Sikri, dos ciudades que...

Qué ver en la caótica Delhi

Qué ver en la caótica Delhi

Delhi fue nuestro primer contacto con La India. La caótica Delhi. Llegamos a las 23 de la noche con un vuelo de la compañía Aeroflot desde Moscú (unas 6 horas de vuelo). Nada más llegar nos recogió nuestro driver y nos llevó al hotel. El hotel ni os lo recomiendo. La...

Ruta de 12 días en el Norte de India

Ruta de 12 días en el Norte de India

Si tuviésemos que definir India con una palabra, ésta sería INTENSIDAD. Como contábamos en el post de información práctica para viajar al norte de India, este país es intenso y ello puede provocar en ti varias sensaciones. Que te encante, que lo odies, que te agobie,...

Sé el primero en recibir nuestras nuevas publicaciones!

ver la Política de Privacidad.

¿Todavía no nos sigues?

Visita nuestro Facebook!

Tienes seguro de viajes?

advertisement

¿Quieres 15€ de descuento en tu próximo hotel?

advertisement

Categorías