El día amaneció pronto porque teníamos que coger un barco que nos iba a llevar a Yangshou haciendo un crucero por el río Li. El precio del crucero ronda los 40€. En el barco te daban de comer comida tipo buffet y llegamos a Yangshuo sobre las 14 del medio día. Nosotros solo pasamos este día en Yangshuo pero los Jordis estuvieron 3 días y por lo que nos contaron y por lo que pudimos ver, fue increíble. Por eso, al principio de esta entrada y cuando estábamos hablando de la ruta del viaje, hemos dicho que habríamos sumado días aquí y se los habríamos quitado a Shanghai.

El barco lo cogimos en el puerto de Zhujiang y durante el crucero por el río, las vistas son preciosas. Vas entre montañas que tienen formas muy raras y mires donde mires te quedas embobado mirando. Los chinos se imaginan cosas en esas formaciones de montañas y les dan nombres, como por ejemplo la roca de los nueve caballos. Allí estábamos todos los pasajeros intentado encontrar al menos uno de los caballos sin mucho éxito. Ojalá vosotros tengáis más suerte.

Este sitio también es famoso porque el billete de 20 yuanes tiene dibujado estas montañas.

Después de 4 horas de crucero llegamos a Yangshuo, uno de los sitios que más nos impactó de todo el viaje. El pueblo de Yanghshuo se encuentra ubicado a orillas del rio Li. Allí se pueden hacer infinidad de cosas: paseos en bicicleta, escalar montañas, pescar con cormoranes, hacer rafting por el río. Nosotros no pudimos hacer apenas nada porque solo pasamos una tarde allí y nos dio para poder subir a lo alto de un mirador a través de bosque y montañas y poder disfrutar de ver las raras formaciones  de las montañas.

Como hemos dicho, en Yangshuo estuvimos menos tiempo del que habríamos querido. Sobre las 20.00 de la tarde tuvimos que coger un autobús que nos acercara al aeropuerto de Guilin para volar hacia Shanghai, último destino de nuestro viaje.

En Shanghai nos hospedamos en un hotel en la calle principal y más conocida de Shanghai: Nanjing Road. El hotel se llamaba Seventh Heaven Hotel. La ubicación del hotel es genial porque estás en pleno centro pero os recomendamos que busquéis otro hotel porque a nosotros no nos gustó mucho relación calidad-precio. No estaba muy limpio, el wifi no funcionaba muy bien y el desayuno dejaba mucho que desear. Lo que si que os aconsejamos que reservéis en la zona de East Nanjing Road.