Nos despertamos en Murter y cogimos una excursión para visitar las islas Kornati. Es un parque natural con una formación de islas que casualmente tiene forma de Cornetto. La excursión consistía  en coger un  barco que te llevaba al parque natural, comer en un restaurante de una de las islas, tiempo libre para poder bañarse en una de sus playas y regreso a Murter. La playa donde hicimos snorkel era muy bonita y había muchos pececitos de colores. A nosotros nos encantó esta excursión y si estáis por la zona os la aconsejamos.

Una vez de vuelta en Murter cogimos el coche y fuimos dirección la península de Istria, ya que, queríamos visitar Pula porque nos habían hablado muy bien de la ciudad.

Nos quedaban dos noches en Croacia que tampoco teníamos reservadas. Empezamos preguntando en varios sobes de camino la península pero estaban todos ocupados. Finalmente reservamos en el único hotel en el que quedaba alguna habitación libre en Porec (un pueblecito muy cercano a Pula). El hotel era un resort en la playa que luego resultó estar muy bien. Eso si, llegamos al hotel a las 3 de la mañana, por lo que aconsejamos que si viajáis a Croacia en agosto, os vayáis con los alojamientos reservado para evitar este tipo de situaciones.