La noche anterior habíamos conocido a Diego, un español dueño de la compañía “Under Sea” y que se dedica a hacer tours por las islas de Bocas del Toro. Nos habían hablado muy bien de sus tours y decidimos coger el de Cayo Zapatilla para el día de hoy. Aunque el tiempo no acompañaba mucho, pensábamos que el día se arreglaría. Nada más lejos de la realidad. A pesar de que el día estuvo nublado y con dos tormentas fuertes, la excursión y el sitio son increíbles. El precio del tour son 55 dólares por persona.

Primero fuimos a Dolphin bay a ver delfines. vimos a unos cuantos delfines nadando al compás de un barco y nos contaron varias curiosidades de estos animales como que salen cada 15 minutos a respirar, que nunca duermen, solo descansan porque tienen que cuidar de sus delfines hasta los 3 años de vida y que comen medusas.

Luego fuimos a hacer snorkel a un lugar donde habían muchos corales, esponjas de mar y peces de colores. Sin duda, el mejor sitio donde hemos hecho snorkel nunca. Los corales eran de muchísimos colores y de todos los tamaños. Nos dejaron estar en el agua entorno a 45 minutos y luego pusimos rumbo a Cayo Zapatilla. como una imagen vale más que mil palabras, os dejamos aquí una foto para que lo podáis ver por vosotros mismos sin nada más que añadir….fue asombroso.

En Cayo Zapatilla hicimos deep board, una actividad que parece ser que solo ofrece esta compañía y en la que buceas por el agua cual delfín. Vas cogido a una tabla que va enganchada con una cuerda a un bote. Cuando el bote se pone en marcha tu vas buceando y viendo los peces. Puedes entrar y salir del agua cuantas veces quieras, como si fueras un delfín. Es una experiencia muy chula y una actividad que no habíamos hecho nunca. La actividad duró unos 15 minutos y luego, como habíamos reservado el tour con comida incluida, comimos todos juntos en un techado de Cayo Zapatilla. Aquí llovió muchísimo. Una tormenta de verano elevada a 10. Luego apareció algún rallo de sol y nos hicimos muchas ilusiones pero enseguida se puso a llover de nuevo. Estuvimos en Cayo Zapatilla unas dos horas y cuando el tiempo empezó a ponerse mal otra vez, el capitán del bote decidió que nos fuéramos. Menos mal! El mar estaba movido, llovía muchísimo y toda el agua entraba dentro del bote. Fueron unos minutos críticos porque con el temporal no se veía nada e íbamos por mar abierto. En cuanto llegamos cerca de las islas, otra vez el mar se volvió en calma y nos llevaron a una isla que se llama la isla de los perezosos. No vimos ninguno y nos devolvieron a nuestro hotel.

Llegamos al hotel sanos y salvos sobre las 17.00 horas y allí conocimos a dos catalanes con los que hicimos muy buenas migas. Esa noche cenamos en el hotel. El Bambuda Lodge es un hotel que está muy bien y tiene muchas cosas para hacer. Nosotros no tuvimos buena suerte con el tiempo en nuestra estancia en Bocas del Toro en general, pero si tenéis buena suerte, poder disfrutar un día del hotel debe de ser una pasada. Tiene una piscina muy chula, un tobogán muy largo que acaba en el mar, un jungle trail de una hora y media que te lleva hasta la otra parte de la isla donde hay un arrecife de coral (nosotros no pudimos hacerlo por el tiempo pero se nos quedó pendiente). La verdad es que aunque nuestra experiencia no fue completa, recomendamos este hotel por la tranquilidad de estar en una isla aislado de todo y por los servicios que ofrece.