Este día nos levantamos temprano y nos fuimos a coger un autobús que nos llevaba a visitar los guerreros de Terracota. La historia de los guerreros de Terracota es bastante increíble, ya que, fueron descubiertos hace apenas 40 años. En el año 1974 unos agricultores estaban excavando un pozo cuando de repente sus palas chocaron contra unos objetos extraños, lo que resultaron ser una piezas de tamaño humano hechas de terracota. Dos años más tarde del descubrimiento, los investigadores confirmaron que se trataba de una fosa de 20.000 metros cuadrados donde habían unas 8.000 figuras de terracota entre las que se encontraron guerreros, caballos y más de 100 carros de madera. Se dice que todo este ejército fue creado meticulosamente por el emperador Qin Shihuang  antes de su muerte para que los enterraran junto a su cuerpo una vez muriera. Su mausoleo se encuentra enterrado muy cerca, a 1,5 kilómetros al oriente de la montaña Lishan.

Cogimos un autobús de línea que salía de la estación de autobuses de Xi’an, nada de excursión organizada. Eramos los únicos occidentales en el autobús. Llegamos al recinto donde están los guerreros y estuvimos alrededor de 3 horas visitándolos. Hay 3 pabellones que se llaman “fosa 1”, “fosa 2” y “Fosa 3”, en función del orden en que fueron excavadas. Te aconsejan visitar primero la “fosa 2”, luego  la 3 y finalmente terminar en la 1, que es la fosa que se encuentra excavada casi al completo y la más impresionante de todas. Se calcula que había cerca de 8.000 guerreros, además de armas y caballos. En los otros dos pabellones siguen excavando y encontrando guerreros que son reparados, porque los encuentran por piezas y los tienen que ir uniendo como si fueran un puzzle. Nos impresionó mucho ver todo lo que hay allí y lo que queda por hacer, ya que, es un descubrimiento muy reciente.

 

Después de la visita cogimos de nuevo el autobús para volver a Xi’an y recoger las maletas en el hostal porque teníamos que coger un vuelo a Guilin.

Llegamos a Guilin por la noche después de un vuelo bastante complicado. Nos hospedamos en el hostal Guilin Central Hostel y nuestra experiencia fue buenísima, así que lo aconsejamos. Es un hostal céntrico, limpio, el personal es amabilísimo y hablan inglés (algo que en China es muy raro). Además es un hostal gestionado por gente joven y diariamente realizan actividades para la gente que se hospeda allí. También se pueden coger las excursiones desde el hostal a un precio asumible.