Llegamos a Xi’an a primera hora de la mañana del 27 de agosto y cogimos un autobús que nos acercó al centro, donde cogimos un taxi que nos dejó cerca del hotel. Después de coger autobús y taxi y andar hasta el hotel, llegamos sobre la 13 de medio día. El hostal en el que nos hospedábamos estaba en la entrada de la muralla en Zuquemen, se llamaba Xian Travelling with Hostel Zuquemen (ahora se llama Xi’an Travelling with hostel south gate). Era un hostal juvenil. Allí conocimos a un español que había quedado con otros dos españoles para visitar Xian. Fuimos con él y los otros dos chicos españoles que vivían allí nos enseñaron el barrio musulmán, donde comimos, y visitamos un mercado dentro del barrio. Luego Raul y yo los dejamos porque queríamos visitar las torres del tambor y la campana. Antes de que anocheciera nos fuimos a la muralla de Xi’an porque queríamos darle la vuelta en bicicleta, así que alquilamos un tándem y fuimos a ello. Fue muy bonito porque empezamos siendo de día y anocheció a medida que dábamos la vuelta. Luego cenamos algo por la calle y nos fuimos a dormir porque al día siguiente madrugábamos para visitar a la guerreros de Terracota, una experiencia a la que le teníamos muchas ganas y nos hacía especial ilusión.