Nos levantamos temprano y alquilamos una bicicletas para todo el día en el Hotel Banana Azul que nos costaron 6 dólares por persona. Lo primero que hicimos fue ir a Puerto Viejo, que como hemos dicho se encuentra a 1,5 kilometros y desayunamos en Pan Pay, una panadería-cafetería regentada por españoles que ofrecen tanto desayunos occidentales como ticos, así que te puedes comer un buen croissant con un zumo de frutas exquisito. Es un buen sitio para desayunar, ya que, los precios son asequibles y la calidad es buena. Después del súper desayuno, cogimos las bicis y teníamos previsto llegar, haciendo paradas de por medio, hasta la playa de Manzanillo que estaba a 12 kilómetros de Puerto Viejo. La primera playa por la que pasamos fue Cocles, es una playa de surferos con muchas olas, por lo que aquí no nos bañamos. La siguiente Playa fue Playa Chiquita, en la que sí que accedimos a la  playa con las bicis por un caminito y nos pegamos un chapuzón. La verdad es que había corrientes y no es muy cómodo bañarse en estas playas caribeñas.

La siguiente playa en la que paramos fue Punta Uva y fue la playa que más nos gustó. Estás en la Playa y hay muchísima vegetación. Había un montón de monos. El único problema de esta playa y de todas las de esta zona son las olas y las corrientes. Y que para hacer snorkel, olvídate. No hay mucho que ver y encima las corrientes pueden ser peligrosas porque te pueden llevar mar adentro.

Después de estar un rato en esta playa y bañarnos, volvimos a coger las bicis y nos fuimos  Manzanillo. Comimos allí en una cafetería con vistas  a la playa y después de comer nos tumbamos un ratito en la arena para coger fuerzas para volver a Puerto Viejo, ya que el camino de vuelta lo íbamos a hacer del tirón. Como amenazaba tormenta, el descanso fue corto y cogimos las bicis y nos fuimos hacia el hotel. Primero paramos en Puerto Viejo a tomarnos un batido de frutas y luego  nos fuimos al Banana Azul a bañarnos en  la piscina  y tomarnos un coctel en el happy hour. Esta noche tampoco nos vimos con fuerzas de salir a cenar, así que lo dejamos para el día siguiente.