A las 5.45 horas ya estábamos en el punto de encuentro con el guía para realizar el tour en canoa por los canales. Este tour cuesta 20 dólares y hay que pagar 15 dólares adicionales de entrada al parque. La entrada al parque sirve para un día completo, por lo que, si por la mañana has hecho el tour de los canales y aun vas a pasar el día en Tortuguero, puedes entrar por la tarde al parque para visitarlo andando. Nosotros después del tour ya nos fuimos, pero es interesante que lo sepáis para que no tengáis que pagar la entrada dos veces.

Cogimos una canoa con 3 personas más y el guía y aconsejamos hacerlo así porque al no llevar motor y ser una barca pequeña, puedes acceder a más sitios por los canales y tener la posibilidad de escuchar y ver más animales al estar en completo silencio. El tour dura unas dos horas y media consiste en remar por varios canales, escuchando el sonido de los animales e intentado por ver alguno de ellos. Nosotros pudimos ver caimanes, monos, una mariposa azul muy grande y preciosa, vimos también una nutria, una iguana, un basilisco (también conocido como Jesucristo por su habilidad de poder andar por encima del agua) y algunos tipos de pájaros.

 

Una vez terminó el tour, nos fuimos hacia el embarcadero y cogimos una lancha que salía a las 10.30 horas hacia La Pavona por 2.000 colones cada uno con el equipaje incluido. Nos os preocupéis si no cogéis los botes públicos que salen a horas concretas, nosotros no tuvimos problema porque siempre hay lanchas que te llevan más o menos por el mismo precio. Te tienes que esperar igual un poco a que se complete la lancha pero al final compensa.

Sobre las 11.30 horas llegamos a La Pavona y cogimos el coche para dirigirnos hacia Puerto Viejo. Según el GPS tardaríamos unas 3 horas y media pero aquí siempre tenéis que sumar de media hora a una hora más y además teníamos que parar a comer, con lo que el resto del día iba a consistir en llegar a nuestro hotel de Puerto Viejo.

Paramos a comer, como no, en una Soda, el típico plato tico al que ya nos habíamos acostumbrado (en algunas Sodas también hay hamburguesas y hot dogs, por si os cansáis de los casados, que sería lo más normal), y continuamos con nuestro camino.

Hicimos una pequeña parada en Limón. Error! Nos habían dicho que Limón era peligroso y que ni siquiera paráramos, nosotros paramos a sacar dinero por miedo a no encontrar ningún cajero de camino. Tranquilos! hay más cajeros de camino y si no en Puerto Viejo hay cajeros. No es que en Limón nos pasara algo, es que solo el ambiente que se respira ya no nos gustó nada, no era la Costa Rica de la que habíamos estado disfrutando los días anteriores. Así que, si podéis evitar para en Limón, mejor. Limón además es un Puerto bastante importante en la zona del Caribe de Costa Rica, por lo que, siempre hay muchísimo tráfico de camiones. Tenedlo en cuenta también cuando calculéis vuestra ruta, porque se tarde un poco más de lo previsto en cruzar Limón.

Llegamos a nuestro hotel de Puerto Viejo, ubicado en Playa Negra, a 1,5 kilómetros de Puerto Viejo sobre las 18.00 de la tarde.  El hotel es el Hotel Novelty Playa y aunque nuestra experiencia por los insectos no fue del todo buena, recomendamos que si os quedáis allí, elijáis las habitaciones de la primera planta. Nosotros estábamos en un bungalow y dentro tuvimos dragones y hasta ranas. La segunda noche nos cambiaron de habitación a una de la primera plata y la verdad es que ahí no vimos ni un insecto. El hotel tiene una muy buena puntuación en Booking, por lo que, yo creo que tuvimos mala suerte y que si no te quedas en el bungalow, se tiene que estar genial. Lo bueno del hotel es que al lado hay un resort que se llama Banana Azul y que puedes utilizar todos sus servicios. La piscina, el bar, el servicio de alquiler de bicis. Nosotros la verdad es que lo utilizamos bastante. Creemos que el precio es un poco elevado pero si tenéis la opción de quedaros ahí, debe de ser genial. La zona es genial porque estás muy cerca de Puerto Viejo pero estás en una zona tranquila donde por la noche solo escuchas el sonido del mar y los pájaros e insectos mañaneros.

Este día, nos fuimos a dormir muy temprano, sin cenar. Estábamos cansados después de todo el día de viaje y al día siguiente queríamos aprovecharlo bien.