A las 6 de la mañana y como ya estaba siendo habitual en Costa Rica, sonó el despertador y pusimos rumbo a Tortuguero. Según el GPS tardaríamos unas dos horas, pero al final se convirtieron en dos horas y media. Llegamos al embarcadero de La Pavona cerca de las 9 de la mañana pensando que salía un bote hacia Tortuguero a las 9, pero los horarios son súper confusos en todas las webs y  y cuando llegamos allí nos dijeron que el siguiente bote salía a las 11 horas. En Agosto de 2016 los horarios de los botes de La Pavona a Tortuguero eran: 7 am, 11 am, 13 y 16. El coste son unos 1.500 colones más 1.000 colones por cada maleta de equipaje.

Aparcamos el coche en el “parqueo” de La Pavona, que cuesta 10 dólares la noche y nos dirigimos hacia el embarcadero. ¡Cuidado! Nos intentaron timar diciéndonos que nos llevaban por 30 dólares cada uno, pero nosotros, que no somos tontos cuando se trata de dinero, le dijimos que no, que esperábamos al bote de las 11, que no teníamos prisa, así que, después  de regatear, en menos de 5 minutos conseguimos que nos llevara por 2.500 colones cada uno, osea, 5 dólares. Así que, antes de las 11 de la mañana ya nos encontrábamos en Tortuguero. El camino en bote hasta allí dura cerca de una hora y es un camino bonito donde vas por los canales. Nada más empezar vimos un cocodrilo, así que pensábamos que nos íbamos a hartar de verlos, pero no fue así, no vimos ni uno más.

Una vez llegamos a Tortuguero nos indicaron cómo llegar al hotel, Paisajes de Tortuguero y de camino nos encontramos con Ken, el dueño del hotel, que nos acompañó hasta el hotel. El Hotel tiene una ubicación genial, enfrente de la playa y Ken es super amable, nos montó unas hamacas mientras nos limpiaban la habitación, nos reservó los tours y no nos tuvimos que preocupar por nada. La verdad que es súper recomendable dormir en Paisajes de Tortuguero, porque calidad-precio es genial.

Tortuguero es un pueblo muy pequeño. Tiene una calle principal repleta de bares, hoteles y tiendas y la verdad que con un día allí es más que suficiente, ya que, la playa no es muy buena y el parque en un día está visto. Es importante que tengáis en cuenta que en Tortuguero no hay cajeros para sacar dinero y no se puede pagar casi nada con tarjeta, así que os aconsejamos que os vayáis con el suficiente dinero para pagar, hotel, tours y comidas para que no os pase como a nosotros, que tuvimos que ir a un supermercado a que nos dieran dinero y nos cobraron el 10% de la cantidad que pedimos.

Estuvimos por la mañana en la playa de enfrente del hotel con las hamacas, paseamos por la orilla de la playa, salimos a comer, descansamos y por la tarde visitamos el pueblo de Tortuguero. Vimos el museo de las tortugas y nos estuvimos informando porque esa noche íbamos a hacer el tour para intentar ver a una tortuga desovar.

El Tour de las Tortugas cuesta 25 dólares y únicamente se pueden ver tortugas desovando si lo haces con ellos, así que no hay más remedio que pagar los 25 dólares. A nosotros nos tocó en el turno de las 22.00 y vimos una Tortuga desovando. Es una experiencia única e increíble.La tortuga que vimos fue la tortuga verde y era gigante. Pesaría cerca de 200 kilos y mediría metro y medio seguro. El proceso es el siguiente: la tortuga sale del mar, busca un lugar donde esté cómoda, prepara la cama y hace un nido de hasta 30 centímetros de profundidad. Una vez ha hecho el nido y si se siente cómoda, empieza a desovar (momento en el que entra en trance), y ese es el momento en el que nosotros accedemos a la playa para poder verlo. Hasta ese momento no se le puede molestar porque se puede volver al mar sin desovar o dejar los huevos en el agua, lo que sería una pena. Así que, cuando accedimos a la playa, vimos como expulsaba los huevos. Increíble. Emocionante. Muy bonito. Una vez ha dejado todos los huevos, que puede dejar hasta 120 huevos, vuelve a tapar el nido. Puede estar hasta 45 minutos tapando el nido. Todo el proceso desde que la tortuga sale del agua hasta que vuelve al mar dura alrededor de 2 horas. Solo se pueden ver las últimas partes del proceso, desde que desova hasta que vuelve al mar. Una vez tapa el nido y lo camufla, vuelve al mar y se va nadando. Me dio muchísima pena ese momento porque nunca conocerá a sus tortuguitas.

La experiencia es increíble y las curiosidades que envuelven a las tortugas aún mas. La guía nos contó que la tortuga que más grande tienen etiquetada pesa media tonelada y puede medir más de dos metros. Que la precisión de las tortugas para desovar en el mismo lugar donde nacen es de 100 metros, es decir, que cuando las tortugas nacen y se van al mar, se pueden ir a otros países como Nicaragua, Punta Cana, pero siempre volverán a desovar al lugar donde nacieron. Que son hembras o machos en función de la temperatura de la tierra. Cuanto más caliente, más probabilidades de que sean hembras. También nos contó que las tortugas tardan en salir de 45 a 60 días y que salen todas juntas hacia el mar. Se esperan a que todas hayan roto el cascarón y van subiendo hacia la superficie hasta que salen. Nos encantó conocer un poco el mundo de las tortugas y nos resultó súper curioso todo lo que las envuelve. Solo por ver a una tortuga desovar ya merece la pena ir a Tortuguero, ya que, es la segunda playa del mundo de desove de Tortugas y la primera del hemisferio norte.

Después de la súper experiencia, nos fuimos a dormir, ya que, tocaba despertarse a las 5 de la mañana porque íbamos a hacer el tour en canoa por los canales y habíamos quedado a las 5.45 horas.