Después de desayunar como reyes en el Chillout House (sirven unos desayunos con tortitas, zumos naturales y café de la zona riquísimos) nos dirigimos hacia las Playas del Coco. Para salir de Monteverde hay que tomárselo con calma. Tardamos unas 3 horas y media en llegar al siguiente destino. Nos lo tomamos con calma. Fuimos parando para ver animales y el paisaje. Sobre las 11 llegamos a nuestro último hotel, Hotel M&M Beach House. El hotel está enfrente de la Playa del Coco. Decidimos ir aquí porque al día siguiente por la noche salía nuestro vuelo desde Liberia y teníamos el aeropuerto a 30 minutos, así que preferíamos estar tranquilos los dos días que nos quedaban sin tener que hacer carretera.

Fue un acierto. Esta zona es muy bonita y tiene playas donde se puede practicar snorkel. Había un montón de peces de colores. Por recomendación del chico de recepción del hotel fuimos a Playa Ocotal, a unos 15 minutos en coche de Playa del Coco. Es una playa preciosa, donde el agua estaba tranquila y pudimos hacer snorkel. Además, había monos y es muy guay estar en la playa y poder ver como los monos juegan con las ramas. El único problema de esta playa fue que había muchos mosquitos y nos acabaron picando.

Se hizo la hora de comer y nos apetecía comer algo que no fuera casado ni arroz, así que por recomendación del chico de la recepción del hotel fuimos a comer a A taste of Texas. Hamburguesas muy buenas a muy buen precio.

Después de comer fuimos a otra playa cerca de Playa del Coco que se llamaba Playa Penca. Para acceder a esta playa también necesitas un 4×4. Subes por medio de una urbanización y luego accedes a un camino que es horroroso. Muchísimos baches y socabones, el coche se comportó! Dejas el coche cuando se acaba el camino y accedes andando a la playa. Unos 5-10 minutos de bajada andando. En la playa estábamos prácticamente solos. En el parking solo había otro coche y el nuestro y cuando llegamos allí había una familia y justo un barco de un tour llegó para que la gente hiciera snorkel. Esta playa es muy recomendable porque además de ser tranquila es preciosa. Hay unas islas enfrente y hace un poco de bahía y se está genial. Aquí nadamos un poco y cuando el sol empezó a caer nos fuimos porque queríamos ver la puesta de sol desde un mirador. Justo por el camino de volver a Playa del Coco hay una montañita desde donde hay unas vistas increíbles de la puesta de sol.

Como era nuestra última noche en Costa Rica salimos a dar un paseo por Playas del Coco y a hacer algunas compras. Volvimos al mismo sitio donde habíamos comido y nos bebimos unos batidos de frutas que estaban muy muy ricos.