Queríamos llegar a Monteverde pronto, así que, com venía siendo habitual, tuvimos que madrugar. Salimos del hotel a las 7 de la mañana, no sin antes hacer las fotos desde el mirador de día y pusimos rumbo a Monteverde. Compramos desayuno en un horno y nos lo comimos de camino. Según el GPS en dos horas y 45 minutos llegábamos pero terminaron siendo más de 3 horas.

Para salir de San José tuvimos que pagar peajes varias veces. Después fuimos dirección de Puntarenas y de ahí subimos hacia Monteverde. La carretera para acceder a Monteverde es bastante mala, no me extraña que tardaramos tanto en llegar. Todos sus accesos deben de ser igual de horribles porque hablaras, con quien hablaras, viniera de donde viniera, te contaba que la carretera estaba muy mal, así que para ir a Monteverde necesitáis un 4×4, sino podéis llegar a pasarlo mal.

Cuando organizamos nuestro viaje desde España descartamos Monteverde porque pensábamos que para ver más bosque y más selva ya íbamos a ver en otros sitios y que canopy también podríamos hacer en otras partes del país. Menos mal que dejamos para la improvisación los últimos dias en Costa Rica. Conocimos a varios grupos de españoles durante todo nuestro viaje y todos nos decían que no nos podíamos ir de allí sin hacer canopy. Menos mal que les hicimos caso!

Reservamos en el hostel Chillout House porque tenía una puntuación en Booking estupenda, resultaba muy bien de precio, la ubicación era buena y además entraba desayuno. Nada más llegar nos ofrecieron varios tours para hacer, trekking por los bosques de la zona, tours nocturnos para ver animales, visita a los cafetales y el famoso canopy. Nosotros lo teníamos claro, habíamos ido allí a hacer canopy. La chica de recepción nos  lo reservó para la 13.30h. Decidimos comer antes y nos recomendaron ir a Sabor Tico, un restaurante que sirve comida típica del país a buen precio. Nos gustó mucho, así que si estáis por la zona, es buena elección.

Uno de los españoles que conocimos en el viaje, nos aconsejó hacer el canopy con la compañía Extremo Park y no nos defraudó. El precio fueron 50 dólares por persona y tenían 10 tirolinas, un rappel y un tarzán que es un salto al vacío en el que vas como sentado y cuando tensa la cuerda hace columpio. En dos de las tirolinas te puedes tirar en superman, que vas cogido desde la espalda y desde los pies y vas volando cuál pájaro por el aire. El canopy fue una super experiencia que nos encantó y nos alegramos muchísimo de haberlo hecho.  La verdad es que las tirolinas no dan impresión, lo decimos nosotros que le tenemos respeto a las alturas porque primero empiezas por tirolinas cortitas y cerca del suelo y luego terminas con una tirolina de más de un kilómetro y a mucha distancia del suelo, adrenalina en estado puro! Estás volando sobre el bosque de Monteverde con unas vistas alucinantes. Sin duda, una de las mejores experiencias del viaje.

El canopy dura unas 3 horas desde que te recogen del hotel hasta que te devuelven, aunque realmente haciendo la actividad estás una hora y media más o menos.

Conocimos a varios españoles y terminamos cenando todos juntos en Santa Elena. Cenamos en un sitio que se llama Bar y Restaurante Amigos. Un lugar donde también sirven comida típica. Nos gustó más Sabor Tico.

Después de cenar ya nos fuimos al hostel a descansar porque al día siguiente nos íbamos hacia playas del Coco y teníamos unas 3 horas de camino.