Escala de unas horas en Moscú: todo lo que necesitas saber!

Escala de unas horas en Moscú: todo lo que necesitas saber!

Nos encantan las escalas por unas horas o «stop overs» como también se les conoce, tanto en ciudades nuevas como en ciudades que ya conocemos. Lo hicimos la primera vez en Nueva York, donde habíamos estado dos años antes durante 10 días, y 10 horas de escala nos supieron a gloria.

También lo hicimos en Kuala Lumpur, tanto a la ida como a la vuelta de Nueva Zelanda. La última vez vez que lo hemos hecho, la que os contamos en este post. Pasamos unas horas con noche incluída en Moscú. En este post os queremos contar todo lo que necesitáis saber para hacer una escala de algunas horas en Moscú.

En nuestro viaje a La India volamos con la comapañía Aeroflot, por lo que intentamos coger un vuelo que hiciera una escala lo suficientemente larga como para poder visitar al menos La Plaza Roja de Moscú.

¿Qué fue lo primero que miramos? El visado.

Para hacer escala en Moscú, aunque sea por unas horas, si quieres salir del aeropuerto, necesitas visado. Si no quieres salir del aeropuerto no lo necesitas. El propio aeropuerto de Sheremetyevo en la terminal E, tiene un hotel en el que se paga por horas. Así que si no queréis salir, esta puede ser una opción.

El visado en tránsito, que se llama, vale lo mismo que el visado normal y corriente. Os dejamos aquí lel link a la web de la Central de visados rusos donde está todo muy bien explicado. No obstante, os lo explicamos por aquí también.

Tiene un coste de 58€ por persona, para un visado de transito que tiene una amplitud de 72 horas, además a este precio hay que sumarle un seguro de repatriación y salud, en el caso que no lo tengas contratado suele rondar los 25€, más los gastos de envío de enviar los documentos a la embajada (20€ por trayecto). El total de solicitud del visado asciende a 90/100€ por persona y tarda alrededor de 10 días. En relación al seguro, nosotros teníamos contratado nuestro seguro con Mondo, como siempre hacemos, y les solicitamos que nos hicieran un documento que poder aportar para la solicitud del visado donde constara todo lo que nos cubría. Os dejamos un descuento del 5% reservando con Mondo vuestro seguro pinchando aquí. Ellos nos lo hicieron super fácil. Bastó con decirles que teníamos que solicitar el visado de Rusia y elloya supieron qué certificado tenían que hacer.

Por lo tanto, para solicitar el visado en tránsito necesitas enviar la siguiente documentación:

-Rellenar el formulario que aparece en la web de la Central de Visados Rusos y que os hemos dejado más arriba (el formulario tiene 30 días de vigencia).

-Una fotografía original (no vale fotocopia) de tamaño 3×4 (tamaño carnet) y que se pueda pegar en el cuadro del formulario.

– Pasaporte oriignal con validez mínima de 6 meses.

-Documento que se llama RECIBÍ y que aparece en su web donde tienes que anotar tus datos y la documentación que envías. Este documento es muy importante y sin élno te tramitan el visado.

-El seguro de asistencia médica y repatriación durante el tiempo que dure el viaje (el tránsito en este caso). Lo podéis coger con ellos o aportar copia de la póliza o certificado de la aseguradora que contenga los siguientes datos: número de la póliza, nombre de la compañía aseguradora, vigencia (debe coincidir como mínimo con las fechas por las que solicita el visado) y nombre del asegurado. Además debe quedar acreditado que la póliza tiene cobertura en la Federación de Rusia o en el Mundo.

-Visado emitido del país de destino final. El caso de que la nacionalidad del solicitante permita la entrada en el país de destino final sin visado, éste último ya no hace falta. Por lo tanto, nosotros tuvimos que sacar el visado de La India antes de solicitar el de Rusia.

-Copia de los billes de avión como que vas a salir del país antes de las 72 horas que dura el visado en tránsito.

-Realizar el pago del visado (58€ si es tramitación normal, 113€ si es tramitación urgente), transporte (20€ por trayecto) y gastos de gestión (23€) y aportar justificante de todos los pagos realizados.

Es cierto que con un coste total de visado de alrededor de los 100€ por persona es para pensarse dos veces si merece la pena o no. Para nosotros sí que mereció solo por conocer la famosísima Iglesia de San Basilio, una auténtica pasada!

IMPORTANTE: Si no solicitáis el visado en tránsito y solicitáis el normal, necesitaréis una invitación para entrar al país que normalmente os la puede gestionar el hotel. Creo que los hoteles cobran también por este trámite, pero informaros antes. En el visado en tránsito no se necesita esta invitación.

¿Cómo se gestiona todo? Escribimos un correo a infomadrid@centraldevisadosrusos.com diciendo que queríamos solicitar el visado en tránsito y nos enviaron 4 documentos con las instrucciones de todo lo que teníamos que hacer. Fue muy fácil. No atienden llamadas por teléfono pero por correo son bastante rápidos para realizar este trámite. Una vez has pagado el transporte, les tienes que enviar por correo el justificante de pago y te solicitan un día y hora para enviar un mensajero al que le tienes que entregar toda la documentación.

Una vez ya teníamos nuestro visado…

¿Dónde nos alojamos?

Como íbamos a estar poco tiempo queríamos alojarnos más o menos céntricos para poder ir andando hasta la plaza Roja. Nuestra idea era visitarla de noche cuando llegásemos y antes de irnos al hotel a dormir, y al día siguiente de día. Escogimos un hotel que cumplía estos requisitos y nos salió bien de precio con el desayuno incluído. Kitay-Gorod Hotel, a apenas 10 minutos andando de la Plaza Roja y en una zona con bastante ambiente.

¿Cómo ir del aeropuerto Sheremetyevo al centro y viceversa?

Hay varias formas de ir desde el aeropuerto al centro de la ciudad: tren, autobús y taxi. Nosotros nos decantamos por la opción del tren, ya que, nos pareció la más rápida y si algo queríamos era aprovechar el máximo tiempo posible que teníamso en Moscú. El tren que cogimos fue el tren Aeroexpress. La estación desde la que parten los trenes del aeropuerto se encuentra en la Terminal E. Hay trenes cada media hora y conecta con la estación de Belorussky en 35 minutos. Luego desde allí ya cogéis el metro hasta la Plaza Roja.  El billete cuesta 560 RUB (unos 7,5€) e incluye un viaje en metro o tranvía. También se pueden comprar por internet.

El tren Aeroexpress te deja en la estación de Belorussky, linea verde (linea 2) y desde ahí tenéis linea directa con el centro. Tenéis que bajar en la estación de Teatralnaya (son 3 paradas). Cuando bajéis en Teatralnaya ir a buscar la línea azul para visitar la estación de Plóshchad Revolutsii y de ahí salís a la calle.

Visitar estaciones de metro es uno de los tours que se suele hacer en Moscú. Nosotros no teníamos tiempo de hacer este tour pero sí que teníamos curiosidadpor visitar alguna estación, así que buscamos las paradas que nos venían de paso en nuestro trayecto hacia la Plaza Roja y paramos en la estación de Mayakovskaya y luego cuando bajamos en Teatralnaya, fuimos hacia la línea azul para ver la estación de Plóshchad Revolutsii y desde ahí ya salimos a la calle. Seguramente no serán las estaciones más bonitas de Moscú pero si no disponéis de tiempo de hacer el tour, puede ser una opción. Por lo menos en la estación de Mayakovskaya sí que vimos tours que estaban visitando esta estación, así que debe ser una de las que entra en la ruta.

Lo bueno del metro de Moscú es que pasa cada 90 segundos más o menos, por lo que si pierdes uno, enseguida tendrás otro. Os dejamos un link aquí con información del metro de Moscú.

¿Qué hicimos con las maletas durante la escala?

Nuestras maletas viajaron a destino, así que metimos en unas mochilas de cabina lo necesario para el tiempo que íbamos a pasar en Moscú. Esto es lo bueno y cómodo de las escalas enlazadas, que no te tienes que preocupar de las maletas porque viajan a destino. Eso sí, tienes que llevar encima lo necesario. Un muda de ropa y todo lo que necesites en el avión.

Si vuestra escala dura más tiempo y no os envían las maletas a destino podéis hacer dos cosas: o bien llevarlas con vosotros si hacéis noche en la ciudad, o bien buscar alguna consigna en el propio aeropuerto para no tener que cargar con ellas. Esto lo hicimos en Kuala Lumpur. No queríamos cargar con las maletas y nuestro vuelo no estaba enlazado porque los cogimos por separado, así que al volver de Nueva Zelanda teníamos que coger necesariamente las maletas cuando llegásemos a Malasia. Buscamos una consigna en el mismo aeropuerto y las dejamos allí el tiempo que duró nuestra escala.

¿Qué visitamos en Moscú?

El motivo de realizar una «stop over» en esta ciudad y pagar lo que cuesta el visado por unas horas no era otro que visitar La Plaza Roja de Moscú, así que esta era nuestra primera parada. Como os comentabamos, bajamos en la estación de tren de Plóshchad Revolutsii y una vez salimos a la calle fuimos por Nikolskaya Street hasta la Plaza Roja. Lo que no sabíamos era el ambiente que nos íbamos a encontrar en esta calle, llena de luces, de gente cantando y bailando y super animada. Justo al final de esta calle saldréis a La Plaza Roja.

La Plaza Roja de Moscú es una auténtica pasada. Cuando accedimos a ella desde la calle Nikolskaya Street y giramos nuestras cabezas hacia la izquierda, vimos por primera vez la Catedral de San Basilio y se nos puso la piel de gallina. Yo no me podía creer que estaba allí y la tenía frente a mi.

Los edificos que veréis en la misma Plaza Roja son: el Kremlin, el Mausoleo de Lenin, las catedrales de San Basilio y de Kazán, el Museo Estatal de Historia de Rusia y las Galerías GUM. La Plaza Roja tiene 330 metros de longitud y 70 de ancho, nada más y nada menos que 23.100 metros cuadrados de superficie. Justo en el mes de agosto celebran un festival de música y nos encontramos la Plaza cerrada con vallas. Nos dio unpoco de pena no poder ponernos en el centro de la Plaza y hacernos una idea de su inmesidad. Tendremos que volver. jeje.

La primera vez que vimos La Plaza Roja de Moscú fue de noche. Nuestro recorrido esta noche fue sencillo. Nikolskaya Street, Plaza Roja, Catedral de San Basilio, cruzamos el puente del rio Mosova y paseamos por la orilla del río para tener una perspectiva nocturna de la Plaza de las Catedrales. Luego volvimos a cruzar el puente y fuimos paseando hasta nuestro hotel, bordeando el Parque Zaryadye.

Al día siguiente amanecimos temprano. Queríamos aprovechar al máximo nuestra mañana en Moscú. De nuevo fuimos andando hasta la catedral de San Basilio para poder verla de día y disfrutar de esa maraviila. Como teníamos unas horas más hasta el medio día, decidimos hacer un «free tour» de los que tanto nos gustan. La pena fue que tuvimos que dejarlo a mitad, pero al menos pudimos ver una pequeñita parte de la ciudad con explicación. Nuestro tour salía de enfrente del Teatro Bolshoi y la ruta que hacía era la siguiente:

  • La Plaza Roja
  • Puerta de la Resurrección
  • El entorno del Teatro Bolshoi y la Catedral de San Basilio
  • Las murallas del Kremlin y su escena exterior
  • Patíbulo de Iván el Terrible
  • Iglesia de Kazan
  • Tumba del Soldado Desconocido
  • Jardines de Alejandro I

Fue corto pero intenso y nos bastó para tener claro que queremos conocer más de Moscú y más de Rusia. De hecho, hacer una ruta de varios días en Moscú y San Petesburgo es algo que tenemos en mente desde hace unos años y que hemos ido dejando. Por eso decimos: hasta la vista Rusia!