Tres días en Lisboa

Tres días en Lisboa

Lisboa, la ciudad de las 7 colinas, la ciudad de las luces o la reina de los mares,son algunos de los nombres con los que se la conoce. Lisboa es la capital de Portugal y cuando vayáis os preguntaréis: ¿cómo no te había conocido antes?

Acabamos de volver de nuestra primera escapada oficial con bebé y cómo me alegra que haya sido visitando Lisboa. Me ha parecido una ciudad preciosa, agradable de pasear, con barrios que invitan a perderse, una ciudad para disfrutarla. En este post voy a intentar dos cosas: por una parte, daros consejos útiles para que organicéis vuestro a Lisboa y, por otra, señalaros qué cosas no os podéis perder en tres días en Lisboa. Empezamos:

Cómo llegar a Lisboa

Nosotros llegamos en vuelo desde Valencia. Hay varias compañías que ofrecen vuelos a Lisboa varias veces al día. Nosotros volamos con Vueling y volvimos con TAP Portugal. La verdad que los horarios están genial porque hay vuelos que salen muy temprano, para aprovechar bien el día y otros que salen tarde, para que puedas terminar tu jornada de trabajo e irte al aeropuerto tranquilamente, dormir en Lisboa y despertarte ya allí.

También podéis ir en coche, dependiendo de la parte de España desde la que viajes. Desde Valencia serán unas 8 horas. Para un viaje de fin de semana no es aconsejable pero para hacer una ruta por el país, no es nada descabellado.

Cómo moverse por Lisboa y cómo llegar del aeropuerto a centro de la ciudad

Para nosotros, la mejor forma de movernos por Lisboa fue sido andando. He de decir que nosotros cuando viajamos acostumbramos a andar mucho y si podemos evitar metro, autobuses o trenes mejor que mejor. Dicho esto, nuestra segunda mejor opción siempre es el metro. Nos parece muy fácil de manejarse y especialmente en Lisboa el metro nos ha parecido rápido, cómodo y, aunque no muy económico, sí que es la opción más económica. Os daremos consejos para que os salga más económico viajar en el metro de Lisboa.

El metro de Lisboa tiene 4 líneas:  azul, la amarilla (amarela), la roja (vermelha) y la verde y su horario es de 06.30 a 01.00 todos los días.

Para poder viajar en el metro de Lisboa tenéis que llevar una tarjeta que debéis comprar previamente en cualquier estación de metro y que os valdrá para el resto del viaje, además la podréis utilizar la viajar en cualquier transporte público: metro, tranvía, autobús, elevadores, trenes. Esta tarjeta cuesta 0,50€ y tiene una validez de 1 año. La tarjeta «viva viagem» fue la que nosotros compramos. Es importante que sepáis que estas tarjetas son personales, solo valen para una persona y tendréis que comprar tantas tarjetas como personas viajéis en metro.

Tenéis tres formas de comprar billetes. O recargar viajes sueltos, que tienen un coste de 1,50€ (podéis recargar varios cada vez, tener en cuenta que solo se pueden recargar las tarjetas en estaciones de metro, algunos quioscos o correos), comprar billetes diarios con viajes ilimitados en un día que tiene un coste de 6,40€ y tienes 24 horas para utilizar, o la tarjeta zapping, que fue la que nosotros compramos. La tarjeta zapping consiste en una tarjeta monedero a la que le pones una cantidad de dinero (lo mínimo son 3€), y puedes utilizarla en cualquier transporte público y los billetes los pagas a 1,33€, en lugar de 1,5€. Para nosotros esta opción es la más recomendable porque la tarjeta diaria deberías utilizar el metro más  de 4 veces al día para que te saliera rentable y nosotros, que somos muy de andar, recargamos 5€ cada uno y tuvimos para todo el viaje.

Otra forma de moverse por Lisboa es en tranvía, lo veréis por todos lados. El tranvía de Lisboa es precioso porque todavía conservan tranvías antiguos. Hay muchísimas líneas y los podéis utilizar para salvaguardar los desniveles. Nosotros únicamente utilizamos el tranvía para ir al Barrio de Belem. El tranvía que transcurre por esa zona es el 15E (este lo podéis coger en la plaza del Comercio), aunque el tranvía más famoso de Lisboa es el número 28, este tranvía de Lisboa pasa por el Barrio Alto, Alfama, Chiado, Graça, y recorre gran parte del centro de la ciudad.

También podéis moveros por Lisboa en taxi, bus, o tuk tuk. Son opciones que nosotros no utilizamos . El taxi o tuk tuk porque es más caro y el bus porque nos parecía más lioso teniendo tantas opciones con el metro y el tranvía. Os dejamos un link aquí con las opciones de transporte público de Lisboa donde podréis consultar mapas e información de utilidad.

Una vez ya sabes cómo funciona el metro y el tranvía, ¿cómo ir del aeropuerto al centro de la ciudad? Nosotros, como no podía ser de otra manera, fuimos en metro. Nada más salir del aeropuerto a mano derecha encontraréis la estación de metro del Aeropuerto, dependiendo de dónde os alojéis tendréis que hacer un transbordo o otro. Nosotros como los alojábamos en Alfama. Para llegar hasta Alfama tenéis que coger la línea vermela en Aeropuerto y bajar en la última parada, en San Sebastián. De ahí coger la línea azul dirección Santa Apolonia y bajar en esta parada que es la última. Para llegar a nuestro alojamiento tuvimos que andar unos 5 minutos.

Un consejo final sobre cómo moverse en Lisboa.  Si no os gustan las cuestas hay una cosa que se llaman elevadores que os suben a las colinas desde la parta baja de la ciudad. En la Rua Victoria, una perpendicular de la Rua Augusta, tenéis dos elevadores: uno que os sube a Alfama en ascensores y que es grauito y otro, en la otra parte de la calle, que os sube hasta Chiado a través de las escaleras mecánicas del metro. Este sistema también gratuito. Hay otros elevadores de pago, en los que podéis pagar con la tarjeta del metro y os saldrá el viaje a 1,25€ si utilizáis la zapping que os hemos comentado antes. Ojo, que si no pagáis los elevadores son la tarjeta del metro, tendréis que pagar por viaje y cuesta casi 3€ el viaje suelto.

Dónde alojarse en Lisboa

La decisión de dónde alojarnos la estuvimos pensando durante varios días, y es que nos apetecía mucho alojarnos en Alfama, el barrio más antiguo y auténtico de la ciudad, pero viajábamos con carrito de bebé y nos daba algo de miedo que fuera una incomodidad. Otras opciones que barajamos fue Chiado o la Avenida Liberdade. Finalmente decidimos alojarnos en Alfama y aplicar la frase «lo hacemos, y ya vemos», y la verdad que fue una acierto. Es verdad que las calles son adoquinadas y todo son cuestas, pero con carrito de bebé se iba bien y no fue ningún problema. Una vez compramos los vuelos a Lisboa me invadió una duda enorme de si habría hecho bien ir con Nicolás. Me habían contado que era todo adoquines, que había muchas cuestas y que iba a ser muy cansado, pero nada más lejos de la realidad. Me lo esperaba mucho peor y al final ha sido un paseo en barca jeje.

Alfama es el único barrio de Lisboa que resistió al terremoto del 1 de noviembre de 1755. Imaginaros lo precioso que es. Es un barrio auténtico, de toda la vida, son sus casas bajitas, sus calles empedradas y donde viven portugueses de siempre. Todos sus locales son muy auténticos. Los cafés, las pastelerías, las tascas. Yo creo que en cualquiera de ellos se debe de comer estupendamente. Nuestro alojamiento se encontraba en la Rua de San Miguel, casi en el cruce con Rua de Regueria y yo creo que fue de las calles que mas me gustaron de Alfama por su ambiente y su tranquilidad. Todo al mismo tiempo.

Desde Alfama podéis llegar al centro en metro (estación de Santa Apolonia en 5 minutos andando), o andando en un paseo de unos 15 minutos, super agradable que os llevará por calles muy bonitas de Lisboa, a través de la catedral para terminar en la Plaza del Comercio. Para nosotros, la mejor opción.

Free Tour Lisboa

Para nosotros, una buena manera de conocer de forma rápida la ciudad, es realizar un free tour. En Lisboa lo hicimos con la compañía Sandemans. Ya lo habíamos hecho con ellos en varias ciudades y nos gustaba mucho su forma de explicar las cosas. En la web de Sandemans podéis ver los horarios y el recorrido, pero básicamente te lleva por los lugares más céntricos y característicos de la ciudad, contando curiosidades de la historia de Portugal, así como curiosidades actuales. Estos tours empiezan en la Plaza Luis Caomes, siguen por Chiado, Convento do Carmo, Elevador de Santa Justa, Plaza pedro IV, conocida como la plaza del Rossio, para bajar por Vía Augusta hasta la Plaza del Comercio. El tour tiene una duración de 3 horas y al finalizar se da la voluntad.

Gastronomía de Lisboa

Aquí no os voy a hablar de dónde comer, pero no sabía como titular este apartado donde os quiero contar cosas que tiene que probar vuestro paladar. Lo primero, tenéis que probar el Pastel de Nata original. Este lo probaréis cuando vayáis al barrio de Belem. Es fundamental que busquéis la pastelería  Pasteis de Belem y para facilitaros la tarea os dejo aquí la dirección. ¿Por qué no os lo podéis perder? Por que aquí hacen los auténtico Pasteles de Belem. Ellos tienen la receta secreta y original de estos pasteles y el resto de sitios venden una copia, mejor o peor elaborada. Esto es como la coca-cola. Os dejamos aquí la historia de estos pastelitos que os van a encantar.

Habíamos leído que siempre había mucha cola y seguramente sea verdad. Nosotros fuimos un domingo a las 19 de la tarde y para comprarlos para llevar no hicimos nada de cola. Vimos que para sentarse y tomárselos allí si que había, pero no mucha. Los pastelitos cuestan 1,15€ cada uno y los podéis comprar para llevar. He de decir que recién hecho fue una auténtica pasada, pero al día siguiente no estaban muy ricos, así que nuestro consejo es que los compréis para comer en el momento o como mucho a lo largo de ese mismo día.

Otra comida típica de lisboa es el bacalhau à brás. Podríais pensar que es un Bacalao a la brasa, pero no, nada que ver. Este plato es un bacalao desmenuzado con huevo y patata a modo de revuelto con cilantro por encima.

También el Polvo à lagareiro es el plato de mariscos por excelencia portugués.  Este plato típico portugués, se hace con pulpo cocido y horneado con patatas aplastadas en un aceite con ajo y hierbas.

Por último os queríamos aconsejar también que probéis el Paste de Bacalhau. Nosotros lo probamos al salir del Castillo de San Jorge, a la izquierda, un local que parece ser una turistada pero que venden un pastel de Bacalhau muy rico con queso dentro. En la vía Augusta también tenéis el mismo local. Se llama Casa portuguesa do Pastel de Bacalhau y solo cocinan estos pasteles que te sirven solos o con una copia de vino. No os lo perdáis!

QUÉ VER EN LISBOA

Os vamos a contar qué vimos nosotros en tres días en Lisboa, lo que más nos gustó y lo que podría ser prescindible, aunque ya os adelanto que nos ha encantado y que os aconsejamos que lo veáis todo! jeje!

Miradores

Lisboa es conocida como la ciudad de las 7 colinas, así que imaginaros cuántos miradores puede tener la ciudad. Nosotros visitamos varios:

  • Mirador Portas Do Sol: Este mirador se encuentra en el barrio de Alfama. Nosotros subimos andando desde nuestro apartamento.Una vez arriba hay una cafetería para poder desayunar. Las vistas son la Tajo. Esperábamos mejores vistas.
  • Mirador Santa Luzia: Este mirador se encuentra prácticamente al lado del mirador Portas Do Sol y, en nuestra opinión es mucho más bonito. O al menos a nosotros nos gustó más. El mirador también tiene vistas al Tajo y al barrio de Alfama.
  • Mirador del Castillo de San Jorge: Las vistas más panorámicas y, para nosotros, más bonitas de la ciudad. El castillo de San Jorge se encuentra muy cerca de los dos anteriores, por lo que podréis hacerlos en el mismo paseo. Desde el mirador de Sant Luzia, veréis la calle que sube hacia el castillo. La entrada al castillo cuesta 10€ y básicamente lo que se ve allí son vistas a toda la ciudad. Creemos que sí que merece la pena entrar y disfrutar de tooda Lisboa a ista de pájaro.
  • Mirador Elevador de Santa Justa: desde este mirador veréis una panorámica del Castillo de San Jorge, puesto que se encuentra justo enfrente. Consejo: para subir al mirador de Santa Justa veréis que hay mucha cola en el Elevador, aparte de que si no pagáis con el billete de metro os cobrarán 5€. Justo detrás del Elevador, en la Rua do Carmo, hay una tienda de souvenirs que tiene un ascensor que te sube a unos rooftops donde podréis acceder gratis al mismo sitio donde te deja el Elevador. Y pensaréis, ¿entonces qué sentido tiene hacer la cola y pagar? Pues eso, ninguno!
Plaza del Comercio

La plaza del Comercio de Lisboa es el centro neurálgico de la ciudad, donde se concentran la gran mayoría de turistas, vendedores ambulantes, payasos, mimos, bailarines, … Es una plaza con mucho ambiente y mucha historia por la que pasaréis varias veces en vuestro viaje.

Desde la orilla del Tajo en la Plaza del Comercio podréis ver el atardecer con vistas al Puente 25 de Abril.

Estatua do Duque de Terceira

Desde la Plaza del Comercio paseamos por Rua do Arsenal hasta Estatua do Duque de Terceira, donde nos acercamos  a las orilla del río Tajo para ver el Puente 25 de abril a la derecha. Había mucho ambiente y mucha gente tomando el sol a la orilla del río.

Pink Street

En realidad esta calle es una tontería de calle. Se puso de moda por Instagram. Es una calle donde han pintado el suelo de rosa y pasa un puente por arriba que le da un toque diferente al lugar, pero vamos, bajo nuestro punto de vista, os lo podéis ahorrar. Por la noche, por lo visto, es una calle de bares y puede que tenga más interés a altas horas de la noche.jeje.

Elevador da Bica

Para nosotros, un imprescindible de Lisboa, el elevador da Bica.  Llegamos al Elevador da Bica por la Rua de San Pablo. Os aconsejamos que subáis en el Elevador, con el ticket del metro os constará 1,25€, y que luego os quedéis arriba disfrutando de las vistas del tranvía subiendo y bajando con el Tajo de fondo. Este elevador te sube hasta Tv. Do Cabral. La calle por la que sube es preciosa. Una calle estrecha, empinada, con las construcciones típicas de Lisboa y unas fachadas preciosas. Lo mejor, las vistas desde arriba donde al fondo se ve el Tajo.

Plaza Luis Camoes

La Plaza Luis Camoes se encuentra en Chiado, y junto con la Plaza del Comercio es una de las plazas con más vida de la ciudad. De aquí salen los free tours y es una zona de tiendas y comercial. Por esta plaza pasearéis seguro porque conecta con  Chiado, uno de los puntos más céntricos de Lisboa.

Como curiosidad, cerca de la plaza, bajando por  Rua Garrett, compramos unos pasteles en Alcoa, una pastelería donde probamos varias cosas que estaban de vicio.

Convento do Carmo

Aquí subiréis seguro porque es donde te sube el Elevador de Santa Justa o, recordar, el ascensor que queda detrás, jeje. El Convento do Carmo fue destruido también durante el terremoto del 1755 y se perdió su parte de arriba. Aún así, es una construcción que llama mucho la atención y que te hace hacerte una idea de la magnitud de lo que se vivió allí el día del terremoto. Justo en la puerta de enfrente del Convento de Carmo hay una plaza muy muy agradable donde los domingos ponen un mercadito pequeño.

Sé de Lisboa

La catedral Sé de Lisboa se encuentra en el barrio de Alfama, por lo que podéis llegar en un paseo de menos de 10 minutos desde vuestro alojamiento si os alojáis allí. Nosotros así lo hicimos paseando por Rua de sao Joao da Praça y cruces de Se, hasta la catedral. La entrada a la catedral es gratuita. Es una catedral muy modesta y sencilla pero que si os acercáis por la zona no cuesta nada entrar.

LX Factory

LX Factory es una especie de mercadillo o zona que se encuentra se encuentra sobre los restos de una antigua fábrica. Fue diseñado como un «espacio creativo» a nivel cultural. Se encuenta de camino al barrio de Belem y podréis llegar con la misma línea del tranvía que os lleve a Belem, la 15E, bajando en la parada de Calvario. El lugar se ha puesto muy de moda ahora y está lleno de bares y locales muy tipo «hispter». Nosotros fuimos a medio día y comimos allí. Al ser domingo había un mercadillo de cosas artesanales que nos gustó mucho. Os aconsejamos que si os va este rollo os acerquéis porque lo disfrutaréis mucho mucho.

Puente 25 de abril

Llegamos al puente más famoso de Lisboa paseando desde LX Factory. La idea era coger el tranvía, pero como siempre, nos liamos la manta a la cabeza, nos pusimos a andar y aparecimos en la orilla del Tajo a l altura del Puente. A este Puente debéis acercaros y sentaros a divisarlo tranquilamente.

Torre de Belem

Andando desde el Puente 25 de abril llegamos hasta la Torre de Belem. Cuidado porque el paseo son 3,5 km. Nosotros os aconsejamos que lo hagáis, empiezas en el Puente 25 de abril y pasas por el MAAT, (Museo de Arte, Arquitetura y Tecnologia de Lisboa), el Monumento de los Jerónimos y llegas a la Torre de Belem. La Torre de Belem es una antigua construcción militar construida  a orillas del rio Tajo.

Perderse por Alfama

Como veréis, hemos vuelto enamorados de Alfama, así que os aconsejamos que invirtáis una mañana o una tarde (o al menos unas horas si no disponéis de tanto tiempo), a perderos por sus calles, subir a sus miradores y subir hasta el castillo. Comer o cenar en alguna de sus tascas y desayunar en alguno de sus cafés. Seguro que volveréis enamorados de esta zona de la ciudad.

Hasta aquí nuestros consejos y propuesta de qué ver en tres días en Lisboa. Esperamos que os sea útil para preparar vuestros viajes!