TRES DÍAS EN BUDAPEST

TRES DÍAS EN BUDAPEST

Aunque no entraba en nuestros planes hacer este viaje, aprovechamos el puente de diciembre y que mi hermano está trabajando allí, para planear una escapada familiar navideña de tres días a esta preciosa ciudad. Budapest en Navidad es increíble. El ambiente que se respira en la ciudad toda repleta de mercados navideños…enamora!

En este post os vamos a contar lo que vimos nosotros en los tres días que pasamos en Budapest. ¿Son tres días suficientes? Pues esto es como todo, cuantos más días, más puedes ver y más relajados. Pero nuestros tres días (dos y  medio en realidad) nos cundieron muchísimo y pudimos ver más de lo que llevábamos previsto.

Antes de empezar con nuestros imprescindibles, os damos aglunos datos de interés:

¿Cómo pagar y donde cambiar moneda? En Hungría la moneda es el florín (HUF). En diciembre de 2017, 1€ eran 300 HUF. Nuestro consejo: pagar todo cuanto podáis con tarjeta y sacar de un cajero lo mínimo. Los cambios que hacen en las casas de cambio suelen ser malísimos. En Budapest aceptan euros en casi todos los sitios, pero evidentemente el cambio que te hacen es peor. Así que lo mejor es que saquéis en algún cajero. Buscando por internet encontré gente que aconsejaba las casas de cambio de Northline, Correct Change y Gold Change. Yo personalmente, prefiero pagar con tarjeta o sacar de un cajero.

¿Cómo ir el del aeropuerto de Budapest al centro de la ciudad? La opción más económica es el autobús. Se coge nada más salir de la terminal 2 en la parte de llegadas y el número de autobús es el 100E. Tarda unos 40 minutos en llegar al centro de la ciudad y hay una máquina para comprar los billetes justo enfrente de la parada donde se puede pagar con tarjeta de crédito. El precio son 900 HUF (florines) por trayecto, lo que no llega a 3€. La frecuencia de paso es cada 30 minutos desde las 4 de la mañana (saliendo desde Budapest) hasta las 00.30 horas de la noche (saliendo desde el aeropuerto).El autobús tiene varias paradas. Nosotros lo cogimos en la parada de Karoly kert, cerca de la plaza Erzsébet (más conocida como la plaza de Sisí emperatriz). Hay otras dos paradas, una en la parada Astoria (pero que creo que no para siempre) y otra en la plaza Kalvin (en el mapa que os dejamos más abajo os dejamos marcadas las tres paradas. Eso sí, preguntarle al conductor si para en las tres porque en algunas no para siempre).  Tambien hay otro autobús, el 200E, que te deja en la parada de metro Kőbánya-Kispest (línea azul) y de ahí hay que coger metro hasta el centro. Otra opción es ir en taxi, pero en taxis oficiales, los que tienen las placas de matrícula amarilla y tienen un número de identificación en la matrícula.  El precio está entre 20 y 25 euros. También hay servicios de lanzadera por 4000 HUF, unos 14 euros. Lo veréis nada más salgáis del mismo aeropuerto. Yo creo que si estáis alojados cerca de la parada del 100E, esta es la mejor opción. Es más económico y va directo. Lo único es que parece ser que siempre va lleno de gente y nos tocó ir de pie todo el trayecto.

¿Cuando viajar a Budapest? En principio, cualquier época del año es buena para ir a Budapest, aunque es verdad que en invierno el tiempo es frío y las horas de luz escasas. Nosotros viajamos en Navidad y nos pareció una ciudad de cuento, así que, si podéis elegir y no os importa el frío, os aconsejamos que vayáis en esta época del año porque se vive un ambiente navideño especial. Si vais en verano, podréis disfrutar del buen tiempo, de más horas de luz, y podréis hacer picnic en las plazas y parques que hay.

¿Dónde dormir? Recomendamos dormir en la parte de Pest e intentar que esté céntrico por supuesto,  así podréis ir andando a cualquier parte. Budapest es super pateable. Nuestro hotel estaba a 8 minutos andando de la catedral y a 15 minutos o así del puente de las cadenas. La ciudad es tan bonita que de verdad no te importa andar, de hecho, nosotros nunca cogimos el metro porque preferíamos ir paseando.

Algo de vocabulario húngaro útil:

-Szia: Hola

-Jó napot: Buenos días

-Viszlát: Adiós

-Köszönom: Gracias

-Jó: bueno/bien

-Igen: si

-Nem: no

-Egészségedre: Salud (para brindar)

-Bor: vino

-Sör: cerveza

Comidas y bebidas típicas húngaras:

-Gyümölcsleves: es una sopa de frutas

-Sopa de Goulash

-Marhapörkölt galuskával: un guiso de carne con ñoquis

-Hortobágyi palacsinta: crepe con un guiso

-Tarta Dobos

-Kürtoskalács: es un tubo dulce que esta riquísimo….te lo pueden rellenar con bola de helado…os va a flipar!

-Pálinka: aguardiente. En mi opinión, está bastante malo, pero en invierno entras en calor enseguida y, además, dicen que lo húngaros cuando están enfermos se toman uno de estos y se curan. De hecho, se dice que hay algunos que todas las mañanas antes del desayuno se toman uno…yo creo que es un mito porque tomas uno de esos en ayunas y mueres seguro!

Os recomendamos un restaurante al que fuimos por recomendación y que nos encantó. Se llama Belvárosi Lugas y se encuentra detrás de la catedral. En la calle Bajcsy Zsilinszky út 15/a. Es un lugar super acogedor con manteles de cuadros azules y blancos. Estaba todo riquísimo y la gente super amable. Esto es algo difícil en Hungría donde tienen el caracter un poco serio.jeje. Aquí fue donde probamos el Palinka por recomendación de una camarera que decía que a ella le encantaba….imposible que te pueda encantar eso. Probarlo y ya me contaréis. Salimos a unos 18 euros por persona.

Os dejamos un mapa con los sitios que visitamos y nuestras recomendaciones:

VISTAS A BUDA Y PEST DESDE LA CITADELLA

La Citadella es una fortificación de Budapest construída sobre el monte Gellert (monte Gerardo). Las vistas desde ahí son preciosas. Nosotros fue lo primero que visitamos porque íbamos en coche y aprovechamos para subir hasta arriba. Se puede subir también andado, cruzando por el Puente de la Libertad. Sea como sea os aconsejamos que subáis y disfrutéis de la vista panorámica del lugar. Veréis Buda y Pest separadas por el Danubio. Entrar a la citadella cuesta 1.200HUF. Nosotros no entramos pporque leímos que las vistas son igual desde dentro que desde los miradores de fuera. Aunque nosotros no tuvimos suerte con el tiempo este día, nos gustó mucho subir porque a parte de que las vistas son espectaculares, te haces una idea de la dimensión de la ciudad y del río.

PARLAMENTO DE BUDAPEST

El Parlamento de Budapest fue construido  entre 1884 y 1902. Es un edificio precioso, de hecho, me atrevería a decir que es el edificio más bonito que he visto nunca. Está a la orilla del Danubio y es el segundo Parlamento más grande del mundo. Por fuera es espectacular, perfectamente simétrico, pero por dentro es más bonito aún si cabe. En su decoración predomina el mármol y el oro, de hecho, hay una escalera que es la escalera de oro, donde se utilizaron 40kg de oro de 22 quilates. Tenéis que entrar si o si. Nosotros compramos las entradas por su página web aquí. Solo tienes que seleccionar el día, la hora, y el idioma. Cuestan 15€. Si podéis, comprarlas con antelación y más si vais a ir en temporada alta. Nosotros hicimos una pequeña trampa. Las compramos en inglés porque en español estaban agotadas pero cuando llegamos allí nos colamos en el tour en español, ya que, era a la misma hora.

 

Aunque no queden tours en español, comprar las entradas porque solo por verlo por dentro merece la pena. La visita dura unos 45 minutos en total. Una guía te va contando la historia del Parlamento, su estructura, su decoración y más curiosidades mientras vas recorriendo sus estancias. Primero subes por las escaleras de oro, luego accedes al salón principal, que es alucinante. De ahí, vas a la sala de la cúpula, donde están las joyas de la corona, que es la única estancia donde no se pueden hacer fotos (te lo recuerdan varias veces y hay 3 guardias de seguridad vigilandote…jeje) y por último, visitamos la cámara parlamentaria. Tuvimos suerte de que ese día no había sesión parlamentaria y lo pudimos visitar. Si cuando vayáis sí que hay sesión, no podréis visitar esta sala pero os enseñan otra similar.

El Parlamento hay que verlo desde todas las perspectivas. Por delante, por detrás, desde arriba (hay unas vistas preciosas desde el Bastión de los Pescadores), desde el río y desde la otra parte del río justo enfrente para tenerlo de cara y flipar con su dimensión. Y sobretodo, tenéis que verlo de día y de noche. Os enamorará de todas las manera seguro.

LOS ZAPATOS DEL DANUBIO

Saliendo del Parlamento y andando por la orilla del Danubio en la parte de Pest hacia la izquierda (hacia el puente de las cadenas), encontraréis el famoso monumento de los zapatos de Budapest. La historia de Budapest en relación a los judios es escalofriante. Antes del año 1944 la comunidad judia de Budapest era de 825.000 personas. En la actualidad no llegan a 10.000 y es que, en 7 semanas, desde noviembre de 1944 hasta enero de 1945, mataron a casi 700.000 judios tanto en los campos de concentración (la mayoría en Auswitch), como en el propio gueto de Budapest que se les obligó a construir. Además, también en esas fechas, la Cruz Flechada cogió a 20.000 judíos del gueto y los fusiló a lo largo de las orillas del Danubio, arrojando los cuerpos al río. Este monumento de 60 pares de zapatos conmemora este genocidio y lo que representa es que los zapatos fue lo único que quedó de las víctimas una vez asesinadas y arrojadas al Danubio, ya que, se les hacía descalzarse antes de dispararles y que cayeran al río. Hay zapatos de hombre, de mujer y de niño y la verdad es que se te ponen los pelos de punta al verlos pensando en las atrocidades que debieron cometer…

LA PLAZA DE LOS HÉROES

La plaza de los héroes de Budapest es lo que el arco del triunfo en París. Está situada al final de la Avenida Andrássy, avenida que es considerada como los campos eliseos húngaros. Es uno de los lugares más importantes de la ciudad  y sus estatuas conmemoran a los líderes de las siete tribus fundadoras de Hungría. Había visto esta plaza tantas veces en fotos que me encantó estar allí y ver lo grande que es. Detrás de la misma plaza se encuentra el precioso parque Városliget donde se encuentra una réplica del castillo del Conde Drácula. Nosotros al castillo en sí no entramos pero sí que paseamos por sus alrededores. En época navideña hay una pista de hielo enrome que de normal es un lago. Y desde aquí a dos minutos andado están los famosos baños termales Széchenyi. Nosotros tampoco entramos porque no teníamos mucho tiempo y preferimos ver otras cosas, pero ya son varias las personas que me han dicho que, de haberlo sabido antes, habrían ido a otros baños menos concurridos. Por lo visto es agobiante y más en temporada alta. Otro de los baños famosos de Budapest son los  baños Gellert. Este Balneario se encuentra en la parte de Buda, a orillas del Danubio, y son famosos porque han sido escenario de algunos anuncios publicitarios, entre ellos, el de Danone. Como no hemos ido no podemos opinar sobre cuál es mejor, pero sí que hemos leído que los de Gellert son más caros, más pequeños, más antiguos y que la piscina central no es de agua caliente. Si vais a alguno o a los dos, ya nos contaréis vuestra opinión.

LA CATEDRAL BASÍLICA DE SAN ESTEBAN 

La catedral de San Esteban (Szent István-bazilika en húngaro) se encuentra en la parte de Pest y es prácticamente el centro de la ciudad. Es una iglesia católica  y su nombre se debe a que el primer rey de Hungría fue Esteban I (975–1038). Su construcción empezó en el año 1851 y concluyó 54 años después. La catedral es impresionante, y su cúpula, junto con la cúpula del Parlamento de Budapest, son los edificios más altos de la ciudad con 96 metros de altura. Esto no es casualidad, el 96 es el número de la suerte húngaro ¿Por qué? Porque la ciudad se fundó en el año 896 y en el año 1896 se celebró el milenio de la nación con la inauguración del Parlamento.

La catedral por fuera es impresionante, pero por dentro es más bonita aun. Fue construida bajo los cánones del estilo noecláusco con planta de cruz griega  de 87 metros de largo por 55 metros de ancho. A la catedral tenéis que entrar. Es gratuito y la cúpula por dentro es alucinante. Además, en la catedral se conserva la reliquia húngara más importante, la Santa Diestra, la mano derecha del rey Esteban I, que  fue momificada de manera natural. Donde sí que hay que pagar es para subir a una de las torres de la catedral. Cuesta 500 florines y se puede subir con ascensor o por sus 364 escalones.

Si vais en época navideña como nosotros, justo en la plaza de la catedral hay un mercado navideño precioso con puestecitos de comida, decoraciones de navidad, souvenirs,… y por las noches proyectan unas animaciones en la fachada de la catedral en 2D y 3D. Suponemos que para la de 3D tendrás que llevarte las gafas de casa. La verdad que estaba todo super bonito!! Muy aconsejable ir en esta época del año.

VACI UTCA Y PLAZA VOROSMARTY

La calle Vaci (Vaci Utca en húngaro), es la calle peatonal más comercial de Budapest. Situada en la parte de Pest, es super bonita y las fachadas guardan todas la misma línea. La calle empieza en la Plaza Vorosmarty, una plaza que estaba preciosa decorada de Navidad y donde había mercaditos, puestecitos de comida y tiendas para comprar regalos o souvenirs. Como ya hemos dicho, Budapest en Navidad es de cuento. En la misma plaza se encuentra la famosa cafetería Anna, donde nosotros desayunamos.

EL PUENTE DE LAS CADENAS

¿Qué decir de este puente? Es realmente bonito, tanto de día como de noche. Es el más antiguo de la ciudad y el símbolo más representativo de la misma, se empezó a construir en el 1839 y se inauguró en 1849. Recibe su nombre por el hecho de que es un puente colgante, en el cual se han sustituido los cables principales por eslabones rígidos de una cadena. Su historia es acogedora. Cuando el puente no existía en los fríos inviernos de Budapest se cruzaba de una parte a otra andando por las placas de hielo que se hacían en el Danubio. Durante el verano se podía cruzar en barca. Hubo un año que no hizo tanto frío que el río no se llegó a congelar, impidiendo así que se pudiera cruzar andando y tampoco se pudo cruzar en barca. Por ese motivo, hubo un conde que no pudo cruzar a la parte de Buda donde se encontraba su madre enferma. Su madre falleció y él no pudo verla, por ello se prometió que construiría un puente para unir las dos ciudades y poder cruzar el Danubio.


Después de la Segunda Guerra Mundial el puente fue dinamitado y se volvió a construir, siendo inaugurado de nuevo en el año 1949. Y este es el puente que vemos hoy en día. Para mi, una de las joyas de Budapest.

 

Y de noche ya…impresionante!

Nada más cruzar el Puente encontraréis la plaza Clark Adam desde donde se coge el funicular para subir al Castillo de Buda. Justo en esa plaza se encuentra el monumento del Kilometro 0.

CASTILLO DE BUDA

El castillo de Buda se encuentra, como su nombre indica, en la parte de Buda y se alza a 48 metros sobre el Danubio. Más que un castillo es un Palacio y, de hecho, fue la residencia histórica de los reyes húngaros. En la actualidad alberga el Museo Nacional y si bien no entramos porque había leído que no tenía mucho interés, creemos que al menos por fuera tenéis que visitarlo. Aunque sea por disfrutar de las vistas panorámicas que ofrece del Danubio y de todo Pest. Podéis subir andando en un pequeño paseo nada más cruzar el puente de las cadenas, o en funicular, que cuesta 1.200 HUF por trayecto. Nosotros subimos por las escaleras que hay a la derecha del Funicular, pero también se puede subir por una cuesta que hay a la izquierda. Subir andando tiene su gracia porque hay algunos miradores por el camino donde puedes ir parando y vas viendo las vistas desde arriba. Además, se tarda menos de 10 minutos en subir.

Vistas desde el castillo:

Este castillo tardó muchísimos años en construirse, por eso veréis como hay estilos de varias épocas. En el año 1.200 se obligó construir una fortaleza, que es la parte más baja y antigua del castillo, y entre los años 1749 a 1769 fue totalmente reconstruido. No fue sino hasta 1904 cuando se terminó y se quedó tal y como lo vemos ahora. Realmente, para nosotros, lo más bonito del Castillo es la vista que se tiene desde Pest con el puente de las cadenas y el castillo iluminado.

LA IGLESIA DE SAN MATÍAS Y EL BASTIÓN DE LOS PESCADORES

La Iglesia de San Matías y el Bastión de los Pescadores se encuentran en la parte de Buda, a 5 minutos andando del castillo y yo creo que, aunque es muy difícil quedarte con una sola cosa de Budapest, este lugar es super mágico. La Iglesia, de estilo neogótico y con tejado de pirogranito es preciosa por fuera y por dentro. La entrada cuesta 1.500 HUF, unos 5 euros y, en nuestra opinión, es recomendable entrar por ver su decoración, sus vidrieras y sus paredes pintadas a mano. La Iglesia de Matías, formando parte de la Colina d Buda, está incluida dentro de la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

Justo enfrente de la Iglesia se encuentra el Bastión de los Pescadores, el precioso bastión. Su construcción terminó en el año 1902 y se compone de 7 torres que representan las 7 tribus húngaras que fundaron Buda y Pest, tan importantes para ellos y que aparecen reflejadas en varios lugares de la ciudad. En la plaza de los héroes también aparecen representados con las estatuas de los lideres de cada una de las tribus. El nombre del bastión se debe a que durante la edad media, eran un grupo de pescadores los  que habitaban el lugar y los encargados de defender la muralla. Hay una parte del bastión gratuita donde podéis subir y disfrutar de las vistas que ofrece del Danubio y de Pest. Hay otra parte en la que hay que pagar entrada.

El bastión de los pescadores de día:

Nos gustó tanto que fuimos de día y de noche. Durante el día había muchísima gente, de noche estábamos solos y las vistas del Parlamento iluminado no tienen precio. No se que me sorprendió más si la cantidad de gente que había durante el día (de verdad que era exagerado) o lo desierto que estaba a las 21 de la noche. Eso sí que fue mágico. jeje.

El Bastión de los pescadores de noche:

Junto al bastión se encuentra la estatua ecuestre del rey Esteban I de Hungría o San Esteban I, el primer rey de Hungría y el primer monarca santificado.

Desde aquí, si no os apetece volver andando, podéis coger el autobús 16 enfrente de la Iglesia de San Matías, que os dejará en el centro de Pest.

PASEO EN BARCO POR EL DANUBIO

Surcar las aguas del Danubio de noche fue una experiencia super bonita. La idea era cenar en uno de los barcos mientras cantaban música en directo y paseabas por el río disfrutando de las vistas de Buda y Pest. Tuvimos que descartar la cena porque era a las 19 horas y habíamos comido a las 16. Hay un sinfín de compañías que ofrecen estos tours. Nosotros lo hicimos con Duna Corso (Duna es Danubio en húngaro). Pagamos 10€ por una hora de paseo con una bebida incluida. Sale desde un punto central entre el Puente de las cadenas y el Puente Elisabeth y desde ahí se dirige al norte, hacia Isla Margarita y vas observando todos los edificios iluminados a una parte y a otra. El más increíble, el Parlamento.

Al entrar al barco te dan un auricular y te van narrando cada edificio que vas viendo. La verdad es que es super interesante y muy aconsejable.

LA GRAN SINAGOGA DE BUDAPEST

La gran Sinagoga de Budapest es la segunda Sinagoga más grande del mundo, después de la de Nueva York. En la actualidad la comunidad judía de Hungría es de 10.000 personas, de las 825.000 que había antes de 1944. La Sinagoga tiene capacidad para 3.000 personas y fue construida por la comunidad neológica judía de Pest entre los años 1854 y 1859.

Nosotros en principio no íbamos a entrar pero el día anterior habíamos conocido a unos gallegos que nos regalaron la entrada porque no habían podido ir, así que aprovechamos y fuimos. Es curioso pero no pagaría lo que cuesta por entrar.

Además de la propia Sinagoga, el espacio alberga el museo judio, un cementerio judio y el memorial a las víctimas del Holocausto representado por  una escultura que se llama el árbol de la vida. Si nunca habéis visto una Sinagoga puede ser interesante, nosotros ya estábamos bastante saturados con el tema después de Berlin, Amsterdam y Praga, así que lo habíamos descartado por eso.

RUIN BAR

Los ruin bar son caracteristicos de Budapest. Se trata de locales abandonados (literalmente en ruinas), que iban a ser demolidos y que finalmente han sido re-convertidos en locales de copas super originales, o raros, como lo quieras ver. Nosotros fuimos a uno de los más conocidos, el Szimpla Kert (Kazinczy utca 14). En este en concreto hay como varias habitaciones con varios ambientes, diferentes barras, incluso algunas con comida, y decoración super variopinta. Un tendedero, un secador de pelo con una bombilla pegada, discos antiguos, un piano, sofás que están para tirar, monitores de ordenador antiquísimos,…cualquier cosa que se os ocurra, pues más! Aquí no hay nada nuevo, todo es reciclado y todo se utiliza, o sea, no tiran nada. Lo cuelgan en cualquier pared y a decorar. Yo la verdad que aluciné, me pareció super curioso. No dudéis en ir a tomar algo y visitarlo porque es para verlo! Es como ir a un museo, merece la pena entrar en cada una de las salas. Además, el Szimpla Kert concretamente fue elegido por los usuarios de Lonely Planet como el tercer mejor bar del mundo, así que tenéis que ir y juzgar por vosotros mismos.

Otro de los ruin bar más conocidos, es Fogas Haz  en Akácfa utca, 51y Instant en Nagymező utca, 38. Ya nos contaréis que os parece.

ROADTRIP POR LOS DOLIMITAS DE ITALIA

ROADTRIP POR LOS DOLIMITAS DE ITALIA

Hace tiempo empezamos a ver en Instagram fotos de unas montañas llamadas Dolomtias que parecían preciosas. Al cabo del tiempo vimos un lago, que se llamaba Lago di Braies y en ese momento supimos que queríamos ir. Bastaron dos búsquedas en Google para saber dónde estaba, dónde había que volar y cómo llegar hasta allí. En menos de nada compramos los vuelos y empezamos a preparar esta ruta por los Dolomitas de Italia.

Nosotros volamos al aeropuerto de Milán-Bérgamo (Orio al Serio). Llegamos a las 00.15 horas y recogimos nuestro coche que habíamos alquilado a través de Kayak con una intermediaria que se llama Car del Mar y que finalmente el coche se lo alquilábamos a Europcar. Fue la opción más económica. Nos costó 57 euros más 36 euros por recogerlo a horas fuera de oficina. Esta noche dormimos cerca del aeropuerto porque lo que queríamos era descansar para madrugar al día siguiente y empezar nuestro roadtrip por los Dolomitas.

Cosas importantes a tener en cuenta en los Dolomitas:

-Carreteras: Desde Milán-Bérgamo tardamos unas 3 horas y media en llegar a nuestra primera parada: Bolzano. En principio es autopista y en menos de 3 horas se podría llegar, pero había mucho tráfico, retenciones y un accidente que nos retrasó mucho en nuestro primer día. Hay aeropuertos que están más cerca, podéis mirarlo por si os interesa volar a otro sitio. Nosotros volamos aquí porque desde Valencia vuela Ryanair, los precios estaban bien y los horarios eran estupendos. Pero tener en cuenta que al ser algunas carretas de montaña, ello puede retrasar el camino.

-Peajes: Hay muchas autopistas tanto para llegar como para salir de los Dolomitas. Los peajes no son caros, pero hay muchos. Aun así, es preferible coger estas carreteras  al menos para llegar a Bolzano. Ya desde allí se puede ir por carreteras nacionales.

-Gasolineras: La mayoría de gasolineras no aceptan tarjetas de crédito de bancos que no sean italianos, así que os aconsejamos que llevéis efectivo. Normalmente las gasolineras son de autoservicio. Se pagan en una máquina y luego pones gasolina. Ir con efectivo por lo que pueda pasar por que a nosotros no nos cogía ninguna tarjeta.

-Temperatura: Tener en cuenta que los Dolomitas es la zona de esquí por excelencia de Italia. Nosotros fuimos a principio de Octubre y hacía frío. Llegamos a estar a 6 grados y por la noche se podía llegar a estar a 2 o 3. Aunque vayáis en primavera o verano pensar que en esta zona de montaña puede refrescar, así que ir con la ropa adecuada. Unas buenas zapatillas y botas de trekking son necesarias para visitar estas montañas.

-Parking: Se paga por dejar el coche en cualquier sitio. Cuidado! Está todo señalizado y hay máquinas para sacar el ticket. Incluso en pueblos de montaña, lagos, en casi cualquier sitio se tiene que pagar por dejar el coche.

Nuestra ruta por los Dolomitas:

Día 1: Bolzano, Santa Maddalena, Igelsia de San Giovanni y Lago di Braies. Si no hubieramos sufrido tanta retención en la carretera habría visitado también el lago Karersse y el paso de Gardena.

-Día 2: Lago di Dobbiaco, lago di Landro, lago Antorno, lago Misurina, Lago di Sorapis, Cortina d’Ampezzo, San Vito di Cadore y Belluno.

-Día 3: Verona.


-Día 1: Bolzano, Santa Maddalena, Igelsia de San Giovanni y Lago di Braies. 

Llegamos a Bolzano a la hora de comer. La idea habría sido llegar sobre las 12 peor finalmente llegamos a las 14. El centro es peatonal y restringido al tráfico, así que dejamos el coche en un parking cerca y nos fuimos directos a buscar nuestro sitio para comer. Realmente en Bolzano no íbamos a pasar mucho tiempo. Estaban haciendo un mercado de productos artesanos y nos encantó. Había pasta de todos los tipos y colores. Especias y quesos que tenían una pinta estupenda. Era sábado, por lo que si estáis por allí un sábado no os lo perdáis. Lo hacen en el centro de la ciudad. No tiene pérdida. La verdad es que en este pueblo se nota lo cerca que estás de Austria. La comida, la gente, el idioma,… se te generan ciertas dudas de estar en Italia o no. Lo que sí que nos gustó mucho es donde comimos y os lo recomendamos. Se llama Anita y se encuentra en una de las calles principales. Os dejamos el link de tripadisor aquí. Teníamos muchas ganas de comer pasta y estaba realmente buena.

Después de Bolzano la idea era visitar el Lago Karersse o Lago di Carezza, pero se no estaba haciendo muy tarde si queríamos llegar al Lago di Braies de día y tuvimos que dejarlo estar. Fue una pena porque habíamos visto fotos y debe de ser precioso, así que si podéis, no dejéis de visitarlo. Está cerca de Bolzano. Nosotros pusimos rumbo a Santa Maddalena val di funes. Tardamos unos 50 minutos en llegar. El pueblo en sí no es que sea muy atrativo pero sus vistas merecen muchísimo la pena. Se puede aparcar en el mismo pueblo y tenéis que andar hacia un montículo que hay para poder disfrutar de las vistas de las montañas de los Dolomitas o subir a la Iglesia siguiendo las indicaciones. Son preciosas.

Desde aquí podéis ir andando o coger el coche para ir a la Iglesia (chiesetta) de San Giovanni. La iglesia es diminuta pero el encanto que tiene es bestial. En medio de nada, rodeada de praderas con las vacas alrededor y con las montañas Dolomitas al fondo. Nos fascinó la estampa. De hecho, fue una de las imágenes que vimos hace tiempo y parte de la culpa de que hiciéramos esta ruta.

Y desde aquí y a una hora y medio de camino, nos esperaba el Lago di Braies. El realmente culpable de haber hecho este viaje. Recuerdo la primera vez que vi una foto de este lago en Instagram y el impulso inmediato de buscar donde estaba. Creo que  a la semana ya tenía los vuelos comprados. Fue amor a primera vista y no defraudó. Una vez llegamos al pueblo donde está el lago aparcamos el coche en uno de sus parkings. Hay bastantes. Como fuimos en octubre y al atardecer, pudimos aparcar donde quisimos (de hecho no sabemos si se pagaba o no. Nosotros no pagamos y no pasó nada, pero había otros parkings con barreras). Aparcamos bastante cerca y fuimos corriendo hacia el lago. Qué pasada! Qué agua color esmeralda, qué montañas tan bonitas! En el mismo lago hay una caseta donde se pueden alquilar barquitas de madera super bonitas para navegar por el lago a remo. Cuando nosotros llegamos ya estaba cerrado, pero cuesta 12€ media hora y 20€ una hora. También se puede dar la vuelta al lago. Son 3,5 km de perímetro. Es increíble ver el perfecto reflejo de las montañas en el agua. La verdad es que nosotros llegamos un poco tarde, sobre las 18 horas y ya no pudimos coger la barca ni nada, algo que nos habría encantado, así que si podéis, no lo dudéis. Querréis estar allí muchas horas. jeje.

Esta noche dormimos muy cerquita del lago di Braies, en un pueblo que se llamaba Villabasa y que era super bonito. El hotel sí que os lo recomendamos. Se llama hotel Emma. Es antiguo, todo de madera y super encantador. Hacen unas pizzas super buenas y el desayuno también estaba riquísimo con productos caseros y un café excelente.

-Día 2: Lago di Dobbiaco, lago di Landro, lago Antorno, lago Misurina, Lago di Sorapis, Cortina d’Ampezzo, San Vito di Cadore y Belluno.

Amanecimos temprano para empezar nuestro segundo día por los Dolomitas. Nos esperaban muchos lagos y paisajes bonitos en nuestro camino. El primer lago con el que nos encontramos a tan solo 10 minutos de nuestro hotel fue el Lago di Dobbiacco. No lo teníamos en la ruta pero paramos y nos pareció super bonito. El color del agua era transparente y el reflejo de las montañas perfecto. Es un lago alpino, como todos los de esta zona. Aquí también es posible alquilar una barquita o patinete para recorrer el lago desde dentro. No tendrá el mismo encanto que Braies pero seguro que es precioso también.

Continuando por la misma carretera llegamos al Lago di Landro. Un lago que se encuentra pegado a la carretera SS51. Este lago no es tan espectacular como los dos que ya habíamos visto pero sus montañas al fondo hicieron que mereciera una parada.

De camino al Lago di Misurina nos desviamos a la izquierda por un camino que llevaba a las Tres Cimas de Lavaredo pensando que podríamos verlas (habíamos visto fotos y son espectaculares) pero se llega a un punto donde hay que pagar 25€ para acceder al mirador. Es una especie de peaje o el coste por dejar el coche allí, pero el caso es que hay que pasar una barrera y pagar los 25€, así que decidimos que había muchos lagos que visitar y dimos la vuelta, encontrándonos así con otro de los lagos que tampoco estaba en nuestra ruta pero que nos pareció super encantador: lago Antorno. Era un lago super pequeñito y humilde en el que no había apenas gente y es que te tienes que desviar a propósito para verlo.

La verdad es que nos habría encantado hacer el trekking de las Tres Cimas de Lavaredo pero son unas 7 horas de trekking, así que si vais con tiempo yo no lo dudaría.

De allí nos fuimos al lago Misurina. Un lago sin más. Después de haber visto los anteriores no nos decía nada. El color del agua era normal y era un lago bastante grande con hoteles alrededor, así que nos fuimos enseguida al siguiente lago y que nos hacía especial ilusión. Lago di Sorapis. Aquí empezó la aventura del día. Nosotros aparcamos en la carretera SR 48 y aquí empezamos la ruta. Cogimos la ruta 214 y marcaba 1 hora 45 minutos. Pensábamos que estaría más cerca y que el camino sería fácil. Nada más lejos de la realidad. Empezamos a subir la montaña sin agua y sin comida, haciendo uno de los trekkings más duros que hemos hecho nunca. No es que seamos unos deportistas de élite pero estamos en forma y nos pareció bastante durete. Supongo que también porque no esperábamos que fuera así. Solo llevábamos nuestras cámaras, sin fundas ni nada porque pensábamos que el lago estaría cerca de donde habíamos aparcado y que tardaríamos nada en llegar. Aun así mereció mucho la pena. Por el camino no nos cruzamos con nadie y cuando llegamos arriba estaba lleno de gente. La ruta que cogimos fue la 214 y nos preguntábamos ¿por dónde ha ido toda esta gente? La respuesta no la obtuvimos hasta unos días después, leyendo por internet y encontramos que la ruta fácil empieza en Passo 3 Croci. Cuando cogimos la carretera de nuevo para ir a Cortina d’ Ampezzo vimos muchos coches aparcados en la carretera pero no pensábamos que  estarían haciendo esa ruta. Así que, si queréis hacer una ruta fácil, aunque las dos horas no os las va a quitar nadie, aparcar cerca de passo 3 Croci y seguir las indicaciones de la ruta 215.

De aquí nos fuimos hacia Cortina D’Amprezzo y recorrimos la carretera que cruza esta zona llegando hasta Belluno. Aquí vimos atardecer con vistas a las montañas Dolomitas de la zona. Los atardeceres de los Dolomitas se caracterizan por el color rosado en el que se vuelven las montañas. Parece ser que esto también sucede al amanecer. Merece la pena aprovechar estos momentos del día y divisar el paisaje. Desde aquí pusimos rumbo a Verona. Conducimos durante unas 3 horas por carreteras preciosas, aunque cuando anocheciió dejamos de verlas y llegamos a Verona sobre las 21 de la noche. Listos para cenar la mejor pizza que hemos probado nunca en un sitio que se llamaba Due de Cope y que nos recomendó el propietario del apartamento donde dormimos.  El apartamento lo reservamos a través de Booking y se llamaba Corte de Melone porque así se llamaba la calle donde estaba. En pleno centro. Muy recomendable dormir aquí. La ubicación es perfecta. Estaba todo impecable y los dueños eran muy majos. Nos recomendaron sitios para comer y cenar y nos prepararon una posible ruta para conocer Verona en un día.

-Día 3: Verona

Amanecimos muy temprano porque queríamos aprovechas al máximo el tiempo que teníamos en Verona antes de irnos hacia el aeropuerto. Además, teníamos el coche en zona azul (solo se puede aparcar 2 horas) y queríamos dejarlo en un parking que nos había recomendado. El parking cuesta 1€ la hora y se llama Parcheggio Centro. Andando al centro hay como unos 10 minutos y nos pareció la mejor opción y más económica para olvidarnos del coche durante unas horas.

Desayunamos en café Borsari. Muy recomendable también. Habíamos leído que era una de las mejores cafeterías de Verona y nos encantó. El sitio es super bonito. Muy pequeño y acogedor, y su café estaba exquisito. Está en pleno centro, en la calle Corso Porta Borsari. Al lado de la plaza Erbe. La principal plaza de la ciudad.

¿Qué visitar en Verona?

-Plaza Erbe: Es la plaza más antigua y famosa de la ciudad Verona. Desde ella se accede a varias plazas colindantes como la plaza de Signori, donde se encuentra estatua de Dante Alighieri, que residió en la ciudad durante su exilio. En la plaza Erbe hay un mercadillo y muchísimas cafeterias que invitan a sentarse a tomar algo relajadamente y desde allí podréis ver la torre de Lamberti.

-Coliseo (Arena): Es el Coliseo de la ciudad y se ha convertido en lugar de conciertos y representaciones teatrales. Nosotros no entramos porque creemos que lo bonito es verlo por fuera. Por dentro al final lo han adaptado para explotarlo y vimos alguna foto  que no nos llamó nada la atención. Donde está el Coliseo es donde está una de las entradas de la muralla del casco antiguo y aquí empieza la zona peatonal de Verona.

-La casa de Julieta: Dicen que fue aquí donde nació la historia de amor de Romeo y Julieta, aunque luego leímos que son suposiciones, la casa de Julieta se puede visitar. Nosotros accedimos al patio interior donde hay una pared escrita llena de mensajes de amor y una estatua de Julieta. Se comenta que si le tocas un pecho volverás a Verona o encontrarás el amor. ¿Os suena?

-Iglesia de Santa Anastasia: Esta iglesia de estilo gótico se encuentra en el casco antiguo de la ciudad y la verdad que por fuera su estructura es preciosa. En vuestro paseo por Verona seguro que os la encontráis.

-El puente de Piedra: Es un puente romano construido sobre el río Adigio y tenéis que cruzarlo para acceder a la otra parte de Verona donde se encuentra el castillo de San Pietro. Seguro que os encantará el puente.

-Las vistas del castillo de San Pietro: Esto es un imprescindible de Verona. Se puede subir andando (se tarda menos de 5 minutos) o con funicular. Nosotros aconsejamos subir andando y perderse por las callejuelas. La vistas desde allí son muy bonitas. Se ve el río, los puentes, Verona desde las alturas y todos los campanarios de iglesias y catedrales.

-El Duomo de Verona: Este Duomo está construido sobre dos iglesias que fueron derruidas como consecuencia de un terremoto. Es de estilo romano aunque lo cierto es que como se tardó en construir la fusión de estilos es patente.

-La Puerta de Borsari: Esta preciosa puerta da acceso a la ciudad de Verona por la calle Borsari. Saliendo del casco antiguo peatonal por esta puerta llegaréis a Castelvecchio.

-Puente de Castelvecchio

Presupuesto 3 días Dolomitas:

Vuelos: 70€ por persona. Total: 140€

Coche de alquiler: 60€

Alojamiento: 100€ por tres noches por persona. Total: 200€

Ahorrate 15€ en tu alojamiento reservando a través de nuestro enlace aquí.

Gasolina: 70€

Peajes: 74€

Comidas, cenas y cervecitas: 140€

Parking Verona: 8€

TOTAL PARA DOS PERSONAS 3 DÍAS DOLOMITAS: 692€

Esperamos que os haya gustado y os sea útil nuestro post sobre RoadTrip por los Dolomitas de Italia y recordar, si necesitáis seguro de viaje os dejamos un 5% de descuento en la mejor compañía de seguros del mercado:

 

 

 

 

Islandia día 10: Reikiavik- Península de Reykjanes

Islandia día 10: Reikiavik- Península de Reykjanes

Nos levantamos de nuevo en Rekiavik y nos fuimos hacia un edificio dedicado a exposiciones, que se llama Perlan, mide 25,7 metros de altura y está situado sobre la colina de Öskjuhlíð, desde donde hay unas vistas muy bonitas de toda la ciudad. De vuelta al centro de Reikiavik pasamos a comprar algunos souvenirs y nos fuimos hacia el puerto porque queríamos comer en alguno de los restaurantes de allí que habíamos estado leyendo. La primera idea era probar la ballena, pero luego nos dio muchísima pena, además después de ver un cartel con una que decía «no me comas», así que abortamos misión.

Comimos en un restaurante que era genial. Tu elegías el pescado que querías en una nevera y ellos te lo cocinaban. La idea nos encantó porque podías elegir el trozo que querías exactamente y el pescado estaba buenísimo. También nos hicieron una sopa de gambas que para combatir el frío nos vino genial. Después de comer ya habíamos visto toda la ciudad y aun nos quedaban horas hasta que saliera nuestro avión.

Barajamos la posibilidad de ir a unas aguas termales, pero finalmente nos decantamos por ver la zona cerca del aeropuerto y ….menudo descubrimiento! eso si que da para un día entero.De haberlo sabido antes habríamos pasado todo el día es la península de Reykjanes. Hbaía volcanes, zonas geotermales, campos de lava, el puente entre dos continentes, … vamos que da para un día entero visitar esta península. A pesar de que teníamos poco tiempo, pudimos visitar  el puente entre dos continentes, la zona geotermal de Krisuvik, los campos de lava que atravesamos con el coche y algún volcán. Fue genial despedirse así de Islandia.

Nos despedimos de Islandia de la mejor manera posible:

No es la mejor foto, ni siquiera es una buena foto, pero estar en el aeropuerto, a punto de coger el vuelo de regreso a casa y que ella aparezca fue mágico. Cuando ya nos habíamos despedido el día anterior de las auroras y pensábamos que no la íbamos a volver a ver, salió y se despidió de nosotros con un hasta luego, porque tanto ella como nosotros estamos convencidos de que nos volveremos a ver.

Islandia es magia, es aventura, es naturaleza, son sensaciones únicas, es un lugar de primeras veces, es VIDA, con mayúsculas, es un país increíble, un lugar donde estás con la boca abierta todo el tiempo, un sitio donde te maravillas a cada paso que das. Islandia ha quedado marcado en nuestra vida viajera y en nuestros corazones. Pensaréis que somos unos exagerados, pero nada más lejos de la realidad. Quién haya estado nos entenderá perfectamente. Islandia…nos volveremos a ver. ¿Cuándo? No lo sabemos, puede que antes de lo que pensamos o puede que de aquí muchos años, pero nos volveremos a ver seguro porque hemos quedado prendados contigo.

Islandia día 9: Reikiavik

Islandia día 9: Reikiavik

Reikiavik es una ciudad bastante pequeña que con un día es más que suficiente para visitar. Incluso os diríamos que en medio día se puede visitar. Desayunamos en la casa en la que nos hospedábamos, en la calle principal de Reikiavik, Laugavegur Street. Primero visitamos el edificio de Harpa, el centro de conciertos y conferencias de Islandia y al lado se encuentra el Sólfarið (una escultura que se traduce por «viajero del sol» y que es una oda al sol). Luego callejeamos hasta el puerto y visitamos la famosa Iglesia de Hallgrimskirkja, también estuvimos en el Ayuntamiento donde hay un lago que en invierno se congela y la gente patina sobre hielo y andamos por la calle Laugavegur que es donde se encontraba el sitio donde nos hospedábamos. Como decimos, Reikiavik no tiene mucho que ver, así que lo mejor es que únicamente os reservéis medio día, uno a lo sumo.

 

Donde si que fuimos y no nos podíamos perder fue a comernos el que supuestamente es el perrito caliente más bueno de la ciudad, que es un puesto callejero cerca del puerto donde siempre hay cola. Su ubicación está en número 1 de la calle Tryggvagata y se llama Bæjarins Beztu Pylsur. El precio del perrito ronda los 2,5€ y la verdad es que están muy buenos. Es una buena opción para comer algo rápido y continuar visitando la ciudad.

Por la noche, cogimos el coche y nos fuimos a una hora y media de Reikiavik para poder disfrutar de la que pensábamos sería nuestra última aurora boreal, lo que no sabíamos era la sorpresa que nos aguardaba para el día siguiente en el aeropuerto.

Habíamos visto en el mapa de auroras que Reikiavik iba a estar nublando, así que nos dirigimos hacia el norte para poder verlas y este fue el resultado. Una aurora boreal increíble.

Islandia día 8: Península de Julio Verne

Islandia día 8: Península de Julio Verne

La península de Snæfellnes, también conocida como la península de Julio Verne por encontrarse en esta zona la entrada al centro de la Tierra que nos cuenta en su libro «Viaje al centro de la Tierra, se encuentra en la parte oeste de la  isla, arriba de Reikiavik. Lo curioso de todo esto es que Julio Verne nunca estuvo en Islandia, pero supo documentarse para conducir al profesor Otto Lidenbrook, a su sobrino Axel y al guía local Hans hasta el centro de la Tierra.

Esta parte de Isandia no pensábamos visitarla pero conocimos a unos chicos españoles que iban a ir y nos pareció que podía ser interesante. Lo buscamos por Internet el día de antes y allí que nos fuimos.

Esta península también posee volcanes y hasta un glaciar, el Snæfellsjökull, uno de los glaciares volcánicos considerado de los más bellos del planeta. Tiene una altura que ronda los 1450 metros y una caldera cónica coronada por tres picos. Este volcán se encuentra dormido y no se le conoce actividad desde el Siglo XIII.

En esta península visitamos  el Parque nacional Snæfellsjökull, y lo primero que vimos fue la cueva de lava Vatnshellir (se podría traducir como cueva del agua). La cueva es una gruta oculta creada por una erupción volcánica ocurrida hace miles de años. Se descubrió recientemente y se abrió al público en el año 2011. Su longitud es de 200 metros. Para bajar a esta cueva tienes que hacerlo con guía. Nosotros esperamos unos 30 minutos a que saliera un guía (suelen salir cada hora y no se necesita reserva) . La visita dura 45 minutos y el precio ronda los 8. La verdad es que es alucinante. La entrada a la cueva se encontraba tapada por la nieve y daba un poco de mal rollo. Luego dentro bajas por unas escaleras de caracol y el guía te va explicando curiosidades de la cueva. Es una experiencia muy bonita. Íbamos con casco y linternas y hubo un momento en que el guía nos pidió que las apagáramos y nos quedáramos todos en silencio. Qué sensación. Todo oscuro. A mi me llegó a dar mal rollo estar tan abajo del suelo y sin ver nada. jeje.

El suelo de la cueva está compuesto de lava petrificada por el paso del tiempo, resbaladiza e irregular. También hay estalactitas y estalagmitas formadas por la solidificación del magma. El guía nos contó que que cuando el magma fluyó a través de la gruta tras la erupción del volcán la temperatura de la cueva ascendió hasta 1300º centígrados y  el calor producido fue tan intenso que pudo durar unos 30 años.

Si visitáis esta zona de Islandia os recomendamos que hagáis esta visita. A nosotros nos gustó mucho.

Muy cerquita de la cueva se encuentra la playa de Djúpalónssandur,  una playa cubierta de piedras negras formadas por la fuerza del mar y del viento y continuando por la misma carretera llegaréis al volcán Saxhóll, que tiene un cráter que erupcionó hace más de 4000 años. Lo guay de este volcán es que se ve el cráter y te puedes hacer una idea de como es por dentro.

Dimos la vuelta a todo el parque y pusimos rumbo a Reikiavik pero disfrutando de las carreteras de esta parte del país, sus campos de lava, sus volcanes, sus montañas… una de las mejores cosas de Islandia es eso, disfrutar de las carreteras y de las vistas que ofrecen.

Llegamos a Reikiavik por la tarde, dejamos las maletas en la guesthouse donde íbamos a pasar las dos últimas noches de nuestro viaje, Von Guestouse, y nos fuimos a cazar la que podía ser la última aurora boreal. Nos tuvimos que alejar un poco de Reikiavik por las luces y porque el mapa de auroras nos marcaba nubes en la capital, así que cogimos el coche y nos fuimos a ver las luces de norte.

Islandia día 7: Akureyry, Hólar, Viðimyri, Borgarviky Y Hvitserkur

Islandia día 7: Akureyry, Hólar, Viðimyri, Borgarviky Y Hvitserkur

Nos despertamos en la guesthouse donde habíamos dormido y su dueña nos preparó un desayuno muy bueno. Después nos fuimos hacia Akureyri porque queríamos visitar la ciudad de día. Dicen que es la capital del norte, aunque no supera los 18.000 habitantes y además es ciudad de estudiantes. La ciudad es bastante normalita, estuvimos paseando por el centro, vimos la Iglesia Akureyrarkirkja y poco más. A Islandia no se va a ver ciudades, así que tampoco pasamos mucho tiempo allí.  Enseguida cogimos el coche y cogimos la carretera nº 82 y luego la nº 76 para ir por toda la costa hasta Hólar, un pueblecito con casas de turba que queríamos visitar. Hólar cuenta con apenas 90 habitantes y en el pasado fue el centro religioso, cultural y educativo, de la parte norte del país, por lo que cobra sentido que en la actualidad haya un centro universitario dedicado al estudio de la acuicultura, los caballos y el turismo rural.

En Hólar estuvimos una media hora, visitando el pequeño pueblo y la antigua granja de turba, que son unas casas muy bajitas que tienen hierba por encima. La puerta estaba abierta y entramos a visitarla por dentro. Dentro no había ni muebles ni habitaciones recreadas,así que lo bonito es verla por fuera.

Después de Hólar, cogimos la carretera 76 y nos dirigimos hacia Glambauer, una granja de cesped que se encuentra en el norte de Islandia y está formada por turba, madera y césped. Estuvimos haciéndonos fotos fuera de la granja porque estaba cerrado y no pudimos visitarlo por dentro pero realmente la gracia de estos sitios es verlos por fuera, las casitas bajitas con el cesped por encima…como si fuera de cuento.

De aquí nos fuimos  Borgarvirki, una formación de columnas de basalto situada a 177 m sobre el nivel del mar en el Norte de Islandia y que, según cuenta la leyenda, fue modificada por los vikingos para que utilizada como fortaleza militar. Las vistas desde aquí arriba son increíbles. Hacía muchísimo viento y por lo que hemos podido leer posteriormente, es bastante habitual en esta zona, además está elevado y eso hace que se note más.

Cerquita de aquí y por la carretera 711 se encuentra Ósar y Hvítserkur. En Hvítserkur os encontraréis con la roca con forma de troll que sale del mar. Es un lugar precioso y que da juego para hacer muchas fotos. Nos encantó. Realmente es una formación geológica formada por magma volcánico hace miles de años y que fue moldeada por el viento y el agua hasta convertirla en la figura que es hoy en día y que vista desde algunos ángulos, parece un rinoceronte bebiendo del mar. En este punto también podéis bajar a la playa de Ósar donde con suerte podréis ver focas. Muy bonito de ver.

Este día dormimos en Gauksmyri Lodge , un hotel situado a 10 minutos en coche del centro de la localidad de Hvammstang. Intentamos ver la aurora boreal pero el cielo estaba muy nublado y no se dejó ver. Una pena.