UN FIN DE SEMANA EN OPORTO

UN FIN DE SEMANA EN OPORTO

Nunca habíamos pensado en visitar Portugal pero nos apetecía viajar un fin de semana, que el sitio estuviera cerca y que se pudiera visitar en 48 horas. Oporto nos pareció una opción magnífica, así que reservamos un vuelo que salía de Valencia el viernes a las 19 de la tarde y llegaba a Oporto a las 20, justo para cenar, y volvimos el domingo a las 16.30. ¿Es tiempo suficiente? Pues depende. Para visitar la ciudad y sus edificios más emblemáticos si. Si se quiere visitar una bodega y dar un paseo por el rio Duero, es más complicado, aunque no imposible.

Como decíamos, nunca nos había llamado la atención Portugal y Oporto no encantó. Íbamos con pocas expectativas y la verdad es que nos sorprendió muy gratamente. Tanto que no nos importaría volver y hacer algunas cositas que se nos quedaron por hacer como visitar una bodega o subir en el teleférico para ver una panorámica de la ciudad.

El traslado del aeropuerto al centro lo hicimos en coche porque unos habíamos quedado con unos amigos y vinieron a recogernos pero llegar en metro es muy fácil. Se llega en unos 20-25 minutos cogiendo la linea violeta (E) por 1,85€. También se puede llegar al centro en autobús de Terravisión por 5€ y para en Aliados, justo en el centro de la ciudad. Otra opción es ir en taxi o en Uber. Nosotros utilizamos Uber para volver el domingo y nos salió por unos 15€. Lo compartimos con otra pareja que conocimos así que entre los 4 nos compensaba.

El hotel en el que nos hospedamos fue Oporto House, una especie de Guesthouse super recomendable. Pagamos 90€ por las dos noches. Nos gustó mucho porque estaba delante de la Iglesia de los Clérigos, en el centro de Oporto y cerca de todas las atracciones que íbamos a visitar. En Oporto no es necesario utilizar el metro para visitar la ciudad, es muy muy pateable. Es más, merece la pena andarla porque encuentras rincones que si no, no verías.

IMPRESCINDIBLES DE OPORTO:

IGLESIA DE SAN IDELFONSO OPORTO: Esta Iglesia fue construida en el año 1709 y llama la atención por el entorno en que se encuentra. En medio de la ciudad, con los típicos azulejos preciosos portugueses y donde hay unas vistas de la Rua 31 de Janeiro preciosas. La Iglesia no es la más bonita de Oporto y la fachada se encuentra un tanto descuidada pero a nosotros nos gustó mucho porque fue la primera que vimos y porque las vistas desde allí son preciosas.

RUA 31 DE JANEIRO: Las vistas de esta calle desde la Iglesia de San Idelfonso son preciosas. Se ve toda la calle hasta la Iglesia de los Clérigos con su Torre.

PLAZA DE LA LIBERTAD y AVENIDA ALIADOS: Esta plaza es la más importante de Oporto y es donde se encuentra la estatua eqüestre del rey Pedro IV. Desde esta plaza accederéis a la Avenida de los Aliados, una de las calles principales de la ciudad.

IGLESIA Y TORRE DE LOS CLÉRIGOS: Una de las Iglesias más imponentes de Oporto. De estilo barroco y con su Torre, que es el edificio más alto de la ciudad que bien merece una visita(76 metros de altura y unos 200 escalones). La entrada a la Iglesia es gratuita pero la subida a la torre cuesta 4€ que hay que pagar en efectivo. Las vistas desde arriba son preciosas.

LIBRERIA LELLO: Esta Libreria está considerada una de las más bonitas de Europa y no le falta razón. Es un lugar con muchísimo encanto. Antes la entrada era gratuita pero ahora hay que pagar 3€ por entrara pero si compras un libro te lo descuentan de su precio final. La librería fue construida en 1906 y es de estilo neoclásico. Lo más famoso de esta Librería son sus escaleras, que fueron escenario de la película Harry Potter. Si os gusta la lectura os encantará este sitio porque está repleto de estanterías con libros, incluso  hay un apartado con libros en español.

IGLESIA DE NUESTRA SEÑORA DO CARMO: Esta Iglesia se encuentra al lado de la Libreria Lello y, aunque no es de las más antiguas de Oporto sí que sorprende mucho por sus azulejos. Su construcción es de 1756 y su mural de azulejos es de 1912. Aunque no entramos a su interior, acercaros a ver sus mosaicos porque merecen la pena.

CATEDRAL SÉ DE OPORTO: La catedral de Oporto se encuentra en la zona más alta de la ciudad y allí están las murallas que en su día protegían Oporto. El edificio empezó a construirse en el Siglo XII por lo que empezó siendo de estilo románico, aunque ha pasado por distintas épocas dada la larga duración de su construcción. Actualmente predomina el estilo barroco. La catedral es preciosa tanto por fuera como por dentro y las vistas panorámicas desde allí no os dejarán indiferente. Se ve tanto la ciudad como la ribera del río y sus bodegas.

RUA DE SANTA CATALINA: Esta calle es la calle peatonal comecial por excelencia de Oporto. En ella se encuentra el famoso Café Majestic, un café de los años 20 que aunque nosotros no entramos, lo vimos desde fuera y que parece que te  teletransporte a la época. Avanzando por esta calle os encontraréis con el centro comercial Vía Catarina Shopping, muy próximo al famoso Mercado do Bolhao. Si seguís avanzando llegaréis a la Capilla de las Almas, revestida con los típicos azulejos portugueses. El recorrido por Santa Catarina termina en la Plaza del Marqués de Pombal. Toda Santa Catarina está repleta de tiendas, vendedores ambulantes, restaurantes y cafeterías.

PUENTE LUIS I: Este puente  de hierro fue inaugurado en el año 1886 y une la ciudad de Oporto con Vila Nova de Gaia. En la actualidad es uno de los símbolos más conocidos de Oporto y es que las vistas tanto del puente como desde el puente son preciosas. Nosotros cruzamos el puente andando (cuidado que pasan tranvías) y disfrutando de las vistas del río Duero.

BARRIO RIBEIRA:  Es un paseo al lado del río en Oporto de visita obligatoria para turistas o residentes. Desde la Ribeira se ve el puente Luis I. Se puede pasear por la Ribeira o incluso coger un barco por el río Duero y así disfrutar del colorido barrio. Esta es la zona más animada de la ciudad y en ella se concentran muchos bares y restaurantes con sus terrazas para disfrutar de las bonitas vistas que nos ofrece esta parte de la ciudad.

MIRADOR IGREJA SERRA DO PILAR: Nada más cruzar el Puente y en Vila Nova de Graia se encuentra el Mirador Igreja Serra Do Pilar. Tenéis que subir y disfrutar de las vistas panorámicas de Oporto.

HOTEL DOM ENRIQUE: Este Hotel, en su planta 17 tiene una terraza bar que ofrece unas vistas panorámicas de Oporto preciosas. Nuestro consejo es que vayáis por la tarde para ver el atardecer desde allí con una cervecita en mano. Momentazo!

MIRADOR VICTORIA: Este mirado se encuentra muy cerquita dela Iglesia de los Clérigos y ofrece unas vistas panorámicas de la ciudad preciosas. Es un lugar donde hay una Iglesia pero se encuentra un poco abandonado. Merece la pena si estáis por la zona acercaros a disfrutar de estas vistas.

DONDE COMIMOS:

Adega Vila Mea: lugar típico portugués que regenta una familia y con comida casera muy buena. No es nada turístico. Como no podía ser de otra manera, pedimos Bacalao y aunque esperábamos otra cosa, no estuvo del todo mal. El sitio calida-precio está bien.

Casa Das Tortas: Genial sitio para desayunar. Habíamos leído que era el mejor sitio para desayunar en Oporto y donde estaba los mejores pasteles de nata. Estamos de acuerdo. Todo lo que probamos allí estaba riquísimo.

O Escondidinho: Restaurante típico de comida portuguesa. Aquí comimos bacalao y pulpo, y aunque no fue nada del otro mundo si estáis por la zona y no encontráis sitio para comer comida típica podéis entrar. El precio está dentro de lo normal de Oporto (no suele ser económico).

Hamburgueseria Honorato: Este restaurante se encuentra al lado de la Iglesia de los Clérigos. Dicen que la mejor hamburguesa de Oporto está alli. La verdad que está muy buena. Nosotros que somos muy fans de las burguers, damos fe de ello.jeje. Además el local es genial. Hay un dj en directo y sirven cócteles.

Para escuchar fados nos recomendaron Casa da Marquinhas. Por lo visto es bastante famoso, pero nos dio mal rollo unas calles que teníamos que cruzar para ir, por donde nos llevaba el gps y desistimos. Nos quedamos con las ganas, pero en nuestra próxima visita no fallamos.