Los pueblos de Alsacia en Navidad

Los pueblos de Alsacia en Navidad

Aquel que diga que no tiene espíritu navideño debería visitar los pueblos de Alsacia en Navidad si quiere ponerle solución. Es imposible no contagiarse de Navidad solo con pisar uno de sus preciosos pueblos. Acabamos de volver de nuestra escapada y a mi no se me borra la sonrisa de la cara. Me ha parecido precioso, como vivir en un cuento. Un cuento de Navidad. Así que, aquel que vaya próximamente o quiera ir, no os perdáis este post donde os vamos a intentar contar cómo ha sido nuestro viaje, qué hemos visto y qué no, cómo nos hemos organizado y algún que otro consejo más.

¿Dónde está Alsacia? Alsacia se encuentra en el noreste de Francia, siendo su capital Estrasburgo y haciendo frontera con Alemania y muy cerquita de Suiza. Debido a su situación, esta región de Francia ha estado en disputa entre el estado alemán y el francés durante más de 300 años. Finalmente y después de la Segunda Guerra Mundial y hasta la actualidad, Alsacia quedó dentro de Francia, teniendo mucha influencia alemana.

¿Cuándo visitar Alsacia en Navidad? Aunque sea una obviedad de pregunta, tampoco lo es tanto. Los mercados navideños los inauguran a finales de noviembre, así que ese ya sería un buen fin de semana para ir porque estaría menos masificado. Nosotros fuimos en el puente de diciembre que solo se celebra en España y la verdad que, los días entresemana se estaba bien, pero cuando llegó el fin de semana (8 y 9 de diciembre), la cosa se “abarrotó”. Así que nuestro consejo es, si podéis, que viajéis entre semana, ya que, parece ser, los fines de semana, eso se llena una barbaridad.

Por otra parte, también os aconsejamos que lo hagáis antes del día de Navidad, aunque después sigue habiendo ambiente navideño, hay muchos mercados que los quitan después de esta fecha. Todo esto comprobarlo antes de comprar vuestros billetes.

Aunque Alsacia es muy conocida por su Navidad, también debe ser precioso ir en otra época del año como primavera o verano. Esos pueblos tienen un encanto especial, y la ciudad de Estrasburgo es preciosa!

¿Dónde volar? Nosotros volamos a Frankfut porque nos salía muy bien de precio con Ryanair. Desde el aeropuerto de Frankfurt hasta Mulhouse, que fue el pueblo más al sur que visitamos, tardamos 3 horas. También podéis volar a Baden-Baden (Alemania), Estrasburgo, Basilea (aeropuerto que tiene salida a tres países: Suiza por la parte de Basilea, Francia por la parte de Mulhouse y Alemania por la parte de Friburgo). En fin, comprobar en el mapa las principales ciudades que están cerca y buscar vuelos. Hay muchas opciones. Tener en cuenta que luego lo normal es que alquiléis coche para recorrer Alsacia, por lo que no será lo mismo alquilar un coche en Alemania que en Suiza. Nuestro consejo es que lo comprobéis todo bien antes de reservar.

¿Cómo moverse? Lo mejor es que alquiléis un coche y os mováis con total libertad. Hay varios pueblos que visitar, unos más grandes y otros más pequeños. En algunos pasaréis unas horas y en otros toda la mañana o toda la tarde, por lo que lo mejor para conocer toda esta zona es hacerlo con coche de alquier. ¿Es posible hacerlo en transporte público? Es posible. Os dejamos aquí la web de transporte público de Alsacia. Además se pueden contratar tours desde ciudades como Estrasburgo o Colmar. EN un día te llevan a ver varios pueblos de Alsacia y regresas a esa ciudad el mismo día.

¿Dónde alojarse? Dependiendo de la ruta que vayáis a hacer podéis alojaros todas las noches en el mismo sitio, siendo Colmar un punto intermedio, o podéis ir cambiado de alojamiento en función de vuestra ruta. Nosotros dormimos dos noches en Colmar y una en Estrasburgo. Nuestros alojamientos no estaban en las ciudades, estaban alrededor, ya que, el precio cambiaba mucho, y al tener coche no nos importaba desplazarnos.

¿Qué pueblos visitar? En la región de Alsacia hay muchos pueblos preciosos que visitar. Nosotros visitamos los siguientes:

-Mulhouse

-Eguisheim

-Riquewhir

-Colmar

-Kayserberg

-Estrasburgo (capital de Alsacia)

Además de estos pueblos que visitamos, otros de Alsacia que se caracterizan por ser muy bonitos son:

-Ribeauvillé

-Obernai

-Turckheim

-Munster

-Guebwiller

¿Dónde comer? En Alsacia hemos comido muy bien. La verdad que al ir en época de Navidad hemos comido mucho en mercados navideños, excepto tres veces que buscamos la comida típica de alli. Uno de los sitios a los que fuimos a probar la Tarte Flambée (comida típica de allí), fue Le Palais Gourmand en Colmar. En Mulhouse nos comimos un crepe en Crampous Mad y en Estrasburgo probamos una pasta exquisita en Il Girasole. Los tres sitios, super recomendables! En los mercadillos comíamos de todo: salchichas, gofres, crepes de Nutella… (se ma hace la boca agua de pensarlo), y también probamos los dulces típicos de Alsacia en Navidad. Tenéis que probarlo todo aunque volváis con algún kilo de más…forma parte del viaje!jeje! Una bebida que toman mucho es el “vin chaud” o vino caldo o caliente. Os harán pagar el vaso donde os lo ponen y luego podéis devolverlo o quedároslo de recuerdo.

Nuestra ruta

En el mapa os dejamos en azul los pueblos que visitamos, en morado nuestros alojamientos, en amarillo algunos restaurantes que nos recomendaron antes de ir, y en verde los mercados de Navidad más importantes.

Como os decíamos antes, nosotros volamos a Frankfurt. Llegamos por la noche, cogimos nuestro coche de alquiler y dormimos cerca del aeropuerto. Lo importante era descansar para empezar el día siguiente bien descansados. Después de desayunar pusimos rumbo a nuestro primer destino.

Mulhouse

Tardamos unas 3 horas y cuarto en llegar a Mulhouse desde Frankfurt. Llegamos sobre las 12.30 horas y aparcamos en el centro comercial Porte Jeune. Por 2€ puedes estar 4 horas y está en pleno centro. Íbamos a aparcar en la calle, en zona azul, pero un francés nos aconsejó aparcar en el centro comercial porque nos salía mejor de precio, y así fue.

Después de aparcar nos fuimos directos a la plaza de la catedral, paseando por su centro peatonal. Qué bonita la plaza de la catedral decorada con su gran noria y su mercado navideño. La catedral de Mulhouse, realmente es un templo protestante y es el más alto de Francia. En la plaza también se encuentra el Ayuntamiento de color rosado y del S. XVIII. La plaza en sí es una maravilla, pero de Navidad es más bonita si cabe.

Mulhouse no tiene más que dejarse llevar por su centro peatonal, así que os aconsejamos precisamente eso, que os dejéis llevar.

Tras Mulhouse pusimos rumbo a Colmar, a 30 minutos en coche.

Colmar

Colmar es la ciudad navideña por antonomasia (aunque muy discutido este título con Estrasburgo). En Colmar hay Navidad en cada esquina que gires, no solo por sus mercados, que hay varios, sino también por la decoración de sus calles y sus fachadas.Pero además, es la capital de los vinos de Alsacia.

Los mercados de Navidad de Colmar abren de lunes a jueves de 10 a 19 h y de viernes a domingo de 10 a 20 h. El 24 de diciembre hasta las 17 h. La mayoría los quitan el 30 de diciembre. Os dejamos aquí el link de la web de los mercaditos de Alsacia para que comprobéis la información, porque puede variar de un año a otro.

Los principales mercados de Colmar son los siguientes:

Place Jeanne d´Arc: mercado tradicional dedicado a productos locales y gastronómicos. Este fue el primer mercado que nos encontramos nosotros. Accedimos a él desde la calle Rue dels Clefs. Si con este ya alucinamos, cuando vimos el resto no dábamos crédito. Es un mercadito pequeño pero donde ya te impregnas del olor de su “vin chaud”, vino caliente con especias.

Place de Dominicains: Este mercado navideño se encuentra en la plaza de la Iglesia de Dominicains. Es muy bonito porque se encuentra al lado de la enorme Iglesia que le da nombre.

Place de l´Ancienne Douane: A mi este mercado me encantó. Más que por el mercado en sí, por sus rincones y fachadas. Si vais con niños, aquí hay alguna atracción para que jueguen los más peques.

Petit Venice: En este mercado sí que disfrutarán los más pequeños porque también hay atracciones para ellos. A mi me encantó la Petit Venice, sus puentes, sus luces de colores por la noche, su ambiente tan navideño. Es increíblemente bonito!

Mercado interior du Koïfhus: Muy cerquita de Place de l´Ancienne Douane. Lo ubicaréis porque es un rincón precioso muy decorado, donde seguro querréis haceros una foto!

Además de los mercados tenéis que dejaros llevar por sus calles. La Rue des Marchands es preciosa y veréis la casa Pfister, una casa de madera pintada que no os dejará indiferentes.

Nosotros el primer día llegamos sobre las 16 horas, así que poco pudimos ver con luz, al día siguientes después de visitar dos de los pueblecitos de Alsacia, nos fuimos directos a Colmar a comer y a poder ver los mercaditos a plena luz del día. Luego se nos hizo de noche (sobre las 17 de la tarde) y también volvimos a disfrutar de Colmar de noche.

En Colmar, igual que en todos los pueblos de Alsacia, dejaros llevar, la propia ciudad, las luces, los olores, os irán llevando e iréis descrubiendo los mercaditos.

¿Lo que más me gustó de Colmar? Sería difícil quedarme con una cosa solo, pero me quedo con los puentes de la Petit Venice, sus casitas de madera y el mercadito de Place de l´Ancienne Douane con su árbol de Navidad blanco y su precioso rincón.

Eguisheim

Nuestro segundo día en Alsacia queríamos visitar dos pueblos de cuento. El primero fue Eguisheim. Tuvimos suerte, llegamos temprano, pudimos aparcar en la calle y pudimos visitarlo sin apenas gente. Después de una hora el pueblo se empezó a llenar y perdió parte de su encanto. Para aparcar, hay parkings de pago habilitados, nosotros tuvimos suerte y pudimos aparcar en la calle(no es lo normal).

Eguisheim está situado a 7 kilómetros de Colmar, a unos 15 minutos en coche. Es un pueblo pequeñito, considerado uno de los pueblos más bonitos de Francia y en el que se inspiró el cuento de niñois de la Bella y la Bestia. Es un pueblo, literalmente, de cuento.

Su calle más bonita, Rue du Rempart, la ubicaréis enseguida porque es la calle que sale hacia la iziquierda de este rincón tan típico:

Su plaza también es preciosa, con la fuente y la catedral de fondo.

Y su mercado de Navidad, aunque pequeñito y modesto, tiene un encanto especial.

A nosotros este pueblo nos encantó. No se si porque fue el primero, o porque lo pudimos ver con poca gente, pero nos transmitió algo especial.

Riquewhir

A tan solo 20 minutos de Eguisheim y a 14 kilómetros de Colmar, se encuentra Riquewhir, para muchos, el pueblo más bonito de todos. Nosotros lo vimos con demasiada gente y no nos llevamos esa impresión, aún así, el pueblo es precioso. Aparcamos también en la calle, aunque también hay parkings de pago habilitados en Navidad.

Riquewhir es una calle peatonal preciosa, totalmente decorada de Navidad, con varios mercados de Navidad y con uno especialmente grande en la plaza del Ayuntamiento. Nosotros accedimos por la torre Dolder y bajamos hasta la plaza del Ayuntamiento. El mercadito de esta plaza nos encantó, tenía de todo, comida, decoración navideña, productos artesanos, dulces de Navidad,…

Visitamos este pueblo en dos horitas más o menos porque queríamos volver pronto a Colmar a comer y a aprovechar las horas de luz.

Kayserberg

Estuvimos a punto de no ir y menos mal que finalmente decidimos ir antes de poner rumbo a nuestro último destino: Estrasburgo. Kayserberg es un imprescindible y os lo recomendamos. Llegamos pronto, sobre las 9.30 horas, aparcamos en un parking de zona azul en la entrada del pueblo y lo primero que hicimos fue desayunar. La verdad que al principio no había mucha gente nadie, sobre las 10.30 horas se empezó a llenar y luego resultó imposible incluso acceder a algún mercadito. Se notaba que era sábado.

Pasear por la calle principal hasta el río y luego por la calle de la izquierda. El pueblo hace como una L. Os encantará.

Después de pasar dos horas aquí nos fuimos hacia Estrasburgo, a una hora prácticamente en coche de Kayserberg.

Estrasburgo

Estrasburgo es considerada de la capital de la Navidad (capitale de Noël), además de ser la capital de Alsacia. Después de Colmar, Estrasburgo nos encantó, y eso que lo vimos con demasiada gente, y cuando digo demasiada es hasta el punto de no avanzar en algunas calles. Daba hasta miedo. Aparcamos a las afueras, a 10 minutos andando del centro. Cuando llegamos al río, en los puentes habían controles donde tenías que enseñar las mochilas y los bolsos. Toda seguridad es poca y más sabiendo que dos días después de estar nosotros allí hubo un tiroteo terroritsta, donde murieron 4 personas.

Estrasburgo en Navidad se transforma y se llena de luces de colores y de mercados. Hay 10 mercados de Navidad repartidos por toda la ciudad que seguro os iréis encontrando. A la ciudad no le falta detalle y hay fachadas que son dignas de visitar.

¿Qué visitar en Estrasburgo? Para nosotros hay 3 imprescindibles:

-Petit France

-La Rue Merciére y la plaza de la catedral

-La palza Kleber

Estos tres sitios son preciosos, y luego, como os decíamos, la ciudad está llena de mercados navideños. Los mercados de Navidad que más nos gustaron fueron:

Mercado Boglie: este mercado es el más grande con diferencia y venden de todo, sobretodo es conocido por vender adornos navideños y dulces típicos de la zona.

Place Benajmin-Zix (en el barrio Petit France): lo más bonito de este mercado es su ubicación. En el barrio de la pequeña Francia de Estrasburgo con el río a un lado y las casas de madera a otro.

Mercado de la plaza de la catedral: Os aconsejemos que lleguéis a la catedral desde la rue de Merciére. Es increíble ver la catedral desde esa calle estrechita, toda decorada de Navidad.

Mercado de la plaza Gutenberg: este mercado cada año está dedicado a un país y este año era Finlandia. Los puestecitos estaban decorados como de Laponia, con sus banderas, y se servían productos típicos de allí como el salmón.

Mercado de la plaza del Templo Nuevo (Place du Temple Neuf)

Mercado de Navidad de San Tomás: este modesto mercado se encuentra a los pies de la Iglesia de San Tomás. A nosotros nos gustó mucho porque no había mucha gente. De hecho, aquí merendamos y cenamos el mismo día.

-Mercado de Navidad alternativo ubicado en Place Grimmeissen: aquí encontraréis regalos originales y diferentes. No parece un mercado de Navidad en sí pero había mucha gente joven comiendo y bebiendo.

Otros sitios navideños de interés:

Plaza Kleber: aunque en esta plaza no hay un mercado en sí tenéis que ir. Es donde se encuentra el árbol de Navidad más grande de Europa (30 metros de altura) y donde montan una pista de patinaje.

Calle de oro (le carré d’or): Esta calle está en la parte izquierda de la catedra y da a la plaza del templo nuevo donde hay un mercado de Navidad pequeñito pero con mucho encanto. Yo en esta calle me calle me llegué a agobiar de tanta gente que había. No se podía ni andar un sábado por la tarde.

Puente de San Martín: este puente se encuentra de camino a la Petit France y tanto de día como de noche las vistas son super bonitas.

Os aconsejamos que os dejéis llevar por la ciudad y más en Navidad, os iréis encontrando con mercados navideños sin buscarlos y con rincones tan preciosos como este:

Hasta aquí nuestra propuesta de visitar Alsacia en Navidad. Esperamos haberos contagiado un poquito de nuestro espíritu navideño y que os animéis a visitar esta zona de Francia algún año, seguro que no os deja indiferentes. Feliz Navidad!

4 DÍAS EN MIDI PYRENEES

4 DÍAS EN MIDI PYRENEES

Organizamos nuestra ruta a Midi Pyrenees el día antes de partir. No conocíamos de su existencia hasta hace dos meses y aprovechando que teníamos el puente de diciembre y que no habíamos decidido que hacer, nos vino a la cabeza este road trip. Nos encantan los road trip porque es una manera fantástica de viajar “a tu aire”.

 

Dormimos en Girona la noche de antes para así solo tener 3 horas y media de camino hasta la primera parada, Albi.

En esta zona de midi Pyrenees en diciembre es temporada baja, por lo que no había apenas turistas, muchos restaurantes y bares estaban cerrados y muchas atracciones turísticas como castillos o museos también, pero bajo nuestro punto de vista merece la pena porque puedes vagar por los pueblos tranquilamente sin que haya gente. Algunos parecían pueblos desiertos y esto le daba un encanto especial. Nos imaginábamos la zona en verano, llena de turistas y de gente, sin poder aparcar bien y con las carreteras llenas y la verdad que no nos daba nada de envidia. Nosotros pudimos aparcar donde quisimos, podíamos subir con el coche hasta los pueblos y eso era una ventaja.

Estuvimos 4 dias en midi Pyrenees y nuestra ruta fue la siguiente:

DIA 1: GIRONA – ALBI – CORDES SUR CIEL

DIA 2: CORDES SUR CIEL – SANT MARTIN LAGUEPIE – NAJAC – SALLES LA SOURCE – CONQUES

DIA 3: CAHORS – SANT CIRQ LAPOPIE – ROCAMADOUR

DIA 4: ROCAMADOUR – VALENCIA

Hay muchísimos pueblos preciosos para visitar en esta zona de midi Pyrenees, por lo que os aconsejamos que llevéis más o menos la ruta trazada de los pueblos que queréis ver. Nosotros consideramos como imprescindibles: Cordes-sur-ciel, Najac, Conques y Rocamadur. A parte de estos, hay muchísimos y podéis combinarlos como os apetezca. Nosotros os contamos cual fue nuestra ruta. Una vez allí, mientras viajas de pueblo en pueblo te vas encontrando lugares preciosos que te obligan a parar en medio de la carretera. Qué visitar en cada pueblo es algo sobre lo que no podemos escribir. En los pueblos te tienes que dejar llevar e ir andando y descubriendo calles por ti mismo. Tus pies te llevarán y sabrás donde ir.

En cuanto a las carreteras, ningún problema. Están genial. Subes algunos puertos de montaña pero las carreteras son muy accesibles. Con cualquier vehículo puedes acceder. Eso si, las calles de muchos pueblos son adoquinadas, por lo que os aconsejamos que llevéis calzado adecuado. Zapatillas y zapato plano lo mejor. Y si vais en invierno, época en la que fuimos nosotros, hace frío. Aunque nosotros tuvimos mucha suerte con el tiempo y nos salió sol todos los dias y temperaturas de 15 grados, algún día llegamos a estar a -4 grados, sobretodo a primera hora de la mañana y por la noche.

Para comer es complicado porque muchos restaurantes están cerrados y los pueblos principales están lejos unos de otros, así que lo que nosotros hacíamos era comer por ahí, siempre encuentras algo abierto, y comprar algo en algún horno o llevar cosas desde casa y cenar cualquier cosa en el hotel. A las 18 ya era noche cerrada, así que cenábamos cualquier cosa en el hotel y desayunábamos muy bien al día siguiente. Para nosotros esto no ha sido ningún problema pero os lo decimos para que no esperéis tener muchos restaurantes donde elegir.

DIA 1: GIRONA – ALBI – CORDES SUR CIEL

Nos despertamos en Girona temprano y después de desayunar pusimos rumbo a nuestra primera parada Albi. De Girona a Albi hay unas tres horas y media. Nosotros llegamos sobre las 12.30 y nada más llegar comimos en un restaurante en la plaza Lapèrouse, en el centro de Albi. El restaurante se llamaba La Verdusse y comimos un plato del día por 9,5€. Esta riquísimo. Pedimos muslo de pato confitado y entrecot a la pimienta. En Francia siempre te ponen una jarra de agua del grifo muy buena, por lo que si os conformáis no es necesario que pidáis agua.

Después de comer empezamos nuestra visita por Albi, nuestra primera parada en la ruta por midi Pyrenees. Albi es de los pueblos más grandes que visitamos. El centro son todo callecitas peatonales que llaman a perderse por ellas. Lo primero que visitamos fue los Jardines del Palacio de la Berbie, en el museo Toulouse-Lautrec, donde la entrada a los jardines es gratuita si no quieres visitar el museo. Nosotros únicamente visitamos los jardines y la verdad es que son precioso. No solo por el jardín en si, sino por las vistas que ofrece del río y de sus puentes. Precioso. El Palacio de la Berbie es una antigua fortaleza del S. XIII donde ahora se encuentra ubicado el museo Toulouse-Lautrec y está considerado uno de los conjuntos episcopales mejor conservados de Francia.

Salimos de los jardines y nos dirigimos hacia el barrio Madeleine, un barrio que se encuentra a la otra parte del rio de la ciudad. La verdad es que el barrio en si no tiene mucho pero es bonito cruzar el puente y pasear por sus calles.

Después de dar una vueltecita por el barrio Madeleine, volvimos a cruzar el puente y visitamos la catedral de Santa Cecilia, en la misma plaza donde se encuentra el museo Toulouse-Lautrec. La catedral de Santa  Cecilia es una de  las más visitadas de Francia y no nos extraña. Tardó dos siglos en construirse (1282-1392) y posee una torre de 78 metros de altura. Cuando nosotros fuimos estaba en obras pero pudimos entrar sin problema. Es tan impresionante por fuera como por dentro. Sin duda, merece una visita tanto Albi como su catedral. 

Tras nuestra visita a la catedral, dimos un pequeño paseo por las callecitas peatonales de Albi antes de irnos a por el coche y poner rumbo al siguiente destino, Cordes-sur-ciel.

Cordes-sur-ciel es otro de los imprescindibles en una ruta por midi Pyrenees. Desde Albi tardamos unos 30 minutos en llegar. Es un pueblo medieval precioso en lo alto de una montaña y sus vistas ya impresionan mientras llegas por que lo ves a lo alto. Como hemos comentado en la introducción, por las fechas en las que eran pudimos subir con el coche hasta arriba y aparcarlo tranquilamente, pero nos consta que en temporada alta hay parkings bajo del pueblo que por 3,5 euros al día puedes aparcar y subir andando. Nosotros aprovechamos que podíamos subir con el coche y así lo hicimos. Estuvimos paseando por el pueblo, vimos su iglesia, la plaza y anduvimos por sus calles prácticamente solos, sin turistas. Esta fue una de las cosas que más nos gustó de nuestra ruta por midi Pyrenees, el poder estar solos.

Cuando empezó a anochecer nos fuimos hacia el hotel. Reservamos en el hotel La Metáire, un hotel muy bonito cerca del centro de Cordes-sur-ciel y muy aconsejable. Este día no salimos a cenar, comimos cualquier cosa en el hotel y nos fuimos a dormir pronto porque habíamos madrugado mucho y esta ruta cansa.

DIA 2: CORDES SUR CIEL – SANT MARTIN LAGUEPIE – NAJAC – BELCASTEL –  SALLES LA SOURCE – CONQUES

Amanecimos en Cordes-sur-Ciel con mucha niebla, algo que debe ser muy típico en esta ruta por midi Pyrenees porque todos los días amanecíamos con niebla. Desayunamos en una pastelería francesa riquísima por 10 euros los dos, un café con leche y un croissant cada uno. Un poco caro, pero estamos en Francia.

Camino de Najac, el siguiente pueblo que íbamos a visitar, nos encontramos con un pueblecito precioso que se llamaba Sant Martin Laguepie y en el cual no pudimos resistir a bajarnos. Tiene un castillo antiquísimo y cruza un rio por el pueblo que ofrece unas vistas preciosas. Estuvimos hacia alguna foto y continuamos rumbo a Najac. Desde Cordes-sur-Ciel a Najac se tarda una hora y cuarto más o menos.

Najac es un pueblo increíblemente bonito y, al igual que Cordes-sur-Ciel, te deja con la boca abierta desde lo lejos, mientras te acercas a él. Aparcamos el coche en lo alto del pueblo y empezó nuestra visita. Este pueblo es prácticamente una calle principal que te lleva hasta su castillo y su iglesia. El principio de esta calle ofrece unas vistas del castillo que son únicas. Es una estampa preciosa y que se nos ha quedado grabada en la retina.

Disfrutamos de estas vistas un buen rato hasta que nos decidimos andar hacia el castillo. Es impresionante este paseo. El castillo estaba cerrado por ser temporada baja. Si queréis ir en temporada alta, esta empieza en abril más o menos. Nosotros vimos el castillo por fuera y luego nos dirigimos hacia la iglesia. Lo bonito de este pueblo es disfrutar de sus calles y sus casas, todas antiguas y de carácter medieval. Es uno de los pueblos que más nos gustó en nuestra ruta por midi Pyrenees.

Camino a nuestro siguiente destino, Belcastel, nos encontramos con un pueblecito precioso que merece la pena una parada para ver si iglesia desde lo lejos. Se llama Sanvesa y estamos convencidos de que os llamará la atención a su paso por su imponente iglesia. Preciosa.

Desde Najac a Belcastel hay una hora aproximadamente, contando la parada técnica en Sanvesa.

Belcastel es otro de los pueblos que te deja boquiabierto. Nada más llegar ves el puente con su iglesia del otro lado y si avanzas un poco más ves el castillo a lo alto. Habíamos pensando comer en Belcastel pero solo había un restaurante abierto carísimo, así que lo dejamos para el siguiente pueblo. Subimos al castillo de Belcastel por sus preciosas calles peatonales y nos enamoramos completamente de este pueblo. Nos pareció precioso todo él. La verdad es que no hay mucho que decir de lo que allí visitamos, nos dejamos llevar y es lo mejor de esta ruta por midi Pyrenees. Cruzamos el puente para poder tener unas vistas del castillo más panorámicas con el puente delante y es una estampa preciosa. Os dejamos una foto para que juzguéis por vosotros mismos.

A media hora de Belcastel se encuentra un pueblecito que se llama Salles La Source y que llama la atención por su cascada de más de 20 metros dentro del pueblo. Realmente paramos en este pueblo porque viene de paso a Conques y porque habíamos leído que su cascada merece la pena una visita. Y lo corroboramos. Es increíble ver cómo cae el agua dentro del mismo pueblo.

Estábamos hambrientos porque no habíamos comido, así que de camino hacia Conques paramos en un horno y compramos unos trozos de pizza y unos croissants de jamón y queso. Esa fue nuestra comida a las 16 de la tarde camino de Conques, que se encuentra a 30 minutos desde Salles La Source. Llegamos a  Conques sobre las 16.30, todavía nos quedaba una hora y media de sol, así que íbamos bien de tiempo. Conques es otro de los imprescindibles en una ruta por midi Pyrenees. Nada más llegar te encuentras con su enorme iglesia y sus calles empedradas preciosas. Subimos por todas sus calles y luego fuimos hacia un capilla que se encuentra en la parte baja del pueblo y ofrecen una panorámica de la ciudad preciosa. A esta capilla se va desde un callejon que sale desde la iglesia y se tarda en llegar unos 10 minutos. Merece la pena este paseo porque las vistas de Conques son preciosas. Nosotros vimos desde aquí como empezaba a anochecer. Luego volvimos a la plaza de la iglesia de Conques y disfrutamos de sus vistas. Cuando se hizo de noche nos fuimos hacia nuestro hotel. Reservamos en Les Roziers, una casita preciosa a unos 40 minutos de Conques, regentada por un matrimonio francés encantador donde nos sirvieron un desayuno al día siguiente de 10. Como habíamos comido tarde esta noche tampoco cenamos. teníamos que desplazarnos media hora hasta algún restaurante y el cansacio pudo con nosotros, así que decidimos quedarnos en la casita y madrugar al día siguiente.

DIA 3: CAHORS – SAINT CIRQ LAPOPIE – ROCAMADOUR

Teníamos dos horas y poco de camino hasta Cahors, así que salimos sobre las 8.30 del hotel y a las 10.15 ya estábamos en Cahors. Queríamos visitarlo el sábado por la mañana porque habíamos leído que había mercado y queríamos comprar productos típicos franceses. El mecado de Cahors es muy bonito. Compramos quesos, foie-grass y vinos y en el mismo mercados nos comimos unos crepes de nutella riquísimos. Paseamos por Cahors y luego visitamos uno de sus sitios más conocidos, el puente Valentré, donde cruza el río Lot.

Después de estas visitas pusimos rumbo hacia el que era el sitio que más ilusión nos hacía. Saint Cirq Lapopie, el pueblo más bonito de Francia votado por los franceses. Y vaya si lo era. Es un pueblo precioso. Se encuentra a unos 35 minutos de Cahors más o menos y ya al llegar alucinas de verlo a lo lejos. Es también un pueblecito medieval, declarado monumento histórico y ubicado en lo alto de un acantilado. El pueblo está rodeado por el Río Lot. Primero paramos en un mirador para poder divisarlo desde lo lejos y luego aparcamos en la parte baja del pueblo y nos sumergimos en el pueblo. Visitamos su Iglesia, subimos hasta lo que queda de su castillo para disfrutar de las vistas y paseamos por sus calles. Como era hora de comer, comimos en el único sitio del pueblo que estaba abierto y que ofrecía comida del lugar. Nos gustó mucho. Se llamaba Auberge du Sombral y comimos foie-grass de canard y un plato de champiñones con crema riquísimo. Se nos hizo un poco tarde porque teníamos que llegar a Rocamadour y nos quedaba una hora más o menos de camino pero mereció la pena. Después de comer dimos un paseo por sus calles hasta la famosa puerta de entrada a Saint Cirq Lapopie, vimos la Maison de la Fourdoune y todas las casas medievales del pueblo. No tiene desperdicio pasear por sus calles y disfrutar de cada casita, de cada calle, de cada paso que das por Saint Cirq Lapopie, el pueblo más bonito de nuestra ruta por midi Pyrenees y de Francia. 

Nos tuvimos que ir de Saint Cirq Lapopie antes de lo que nos hubiera gustado porque queríamos llegar a Rocamadour antes de que anocheciera, pero lo cierto es que nos habríamos quedado en el pueblo más bonito de Francia toda la tarde. Solo andar por sus calles, verlo, no hacer nada. Es el pueblo más bonito en el que hemos estado nunca, lo decidimos nada más verlo.

Llegamos a Rocamadour más tarde de lo que nos habría gustado, pero nada más llegar ya nos impresionó su vista desde la carretera, un pueblo tallado en la piedra literalmente. Es alucinante. Aparcamos el coche en la parte baja del pueblo y subimos andando. Sus calles bien merecen un paseo. Primero subimos a la Iglesia de Notre Dame y al castillo. Precioso el paseo. Una vez accedes a la parte alta de la Iglesia puedes subir hasta el castillo por un Via Crucis precioso que te hace de camino. Aunque ya estaba oscuro cuando subimos, nos pareció super bonito. Igual que muchos otros sitios, no pudimos visitar el castillo por dentro porque hasta abril de 2017 no abrían de nuevo. Una vez subimos, bajamos por el mismo camino y paseamos por la calle principal de Rocamadour. En Rocamadour había algo más de vida, vimos algún restaurante abierto, pero nosotros, por miedo a no encontrar nada, habíamos comprado unas pizzas en el mercado de Cahors para la cena.

Nos hospedamos en La Noyeraie Rocamadour, un lugar super recomendable. Se encuentra a 5 minutos en coche del centro de Rocamadour. Le pedimos a su dueño que nos calentara las pizzas y nos las trajo a la habitación con dos copias de vino. Nos apañó la cena. Al día siguiente nos sorprendió con un desayuno casero riquísimo. Nos hizo croissants, panetones y tostadas, con un café riquísimo.

DIA 4: ROCAMADOUR – VALENCIA

Después del super desayuno que nos preparó el dueño del hotel, pusimos rumbo a Valencia no sin antes parar a divisar Rocamadour por última vez, ese pueblo emplazado sobre un acantilado calizo que te deja con la boca abierta desde su lejanía.

Teníamos 8 horas de camino hasta Valencia, así que con estas vistas grabadas en nuestra retina y contentos por todo lo que habíamos visto en este viaje, pusimos rumbo a casa. Esta ruta por midi Pyrenees ha sido increíble y super recomendable. No sabemos qué es lo que la ha hecho tan especial, si el hecho de que haya sido “pensado y hecho”, el hecho de que haya sido un auténtico desconocido hasta hace dos meses o el hecho de que esta zona de Francia sea espectacular. Probablemente sea la mezcla de todo ello, y nos ha gustado tanto que nos ha dejado con ganas de más. No descartamos hacer otra visita más adelante y disfrutar más tiempo de los pueblos más bonitos de Francia.

PRESUPUESTO PARA 4 DIAS EN UNA RUTA POR MIDI PYRENEES 2 PERSONAS

Gasolina desde Valencia ida y vuelta: 150€

Peajes desde Valencia ida y vuelta: 123€

Hoteles 4 días: 247€

Comidas/Cenas: 120€

TOTAL: 640€ (320€/persona)

Para preparar esta ruta nos sirvió de inspiración el Blog de Viajeros Callejerosel rincón de Sele y de mayor quiero ser mochilera.