Ruta de 12 días en el Norte de India

Ruta de 12 días en el Norte de India

Si tuviésemos que definir India con una palabra, ésta sería INTENSIDAD. Como contábamos en el post de información práctica para viajar al norte de India, este país es intenso y ello puede provocar en ti varias sensaciones. Que te encante, que lo odies, que te agobie, que te desespere, que te haga gracia. Lo que sea, menos dejarte indiferente, porque de una manera u otra, La India deja huella.

Nosotros decidimos visitar el Norte de India con conductor y os contábamos el porqué en la página de India. En resumen, para el tiempo que teníamos era más cómodo, rápido y nos permitía visitar más cosas en el mismo tiempo que haciéndolo en trenes. Nosotros diseñamos nuestro viaje nosotros mismos y luego contratamos el conductor desde España. Siempre con gente local que son los que mejor precio ofrecen y con los que se puede negociar.

La ruta que nosotros hicimos fue la siguiente:

Día 1: Delhi

Día 2: Vuelo Delhi-Jaisalmer

Día 3: Jaisalmer y desierto de Thar (noche en el desierto)

Día 4: Jaisalmer- Jodhpur

Día 5: Jodhpur-Ranakpur- Udaipur

Día 6: Udaipur

Día 7: Udaipur-Jaipur

Día 8: Jaipur

Día 9: Jaipur-Abhaneri-Fatehpur sikri-Agra

Día 10: Agra (tren nocturno Varanasi)

Día 11: Varanasi

Día 12: Varanasi

Delhi

Jaisalmer

Desierto TharJodhpur

Udaipur

JaipurFathepur Sikri

Agra
Varanasi

 

¿Por qué hicimos esta ruta?

Nosotros teníamos claros algunos sitios que queríamos visitar entre los que estaba: Jaisalmer, Jaipur, Agra y Varanasi. La verdad es que es una ruta donde haces muchos kilómetros y hay mucha gente que termina suprimiendo Jaisalmer o Varansi, pero nosotros no queríamos dejar de visitar ninguno de los dos sitios. Se nos plantearon varias formas de desplazarnos pero finalmente decidimos coger un vuelo de Delhi a Jaisalmer y un tren nocturno de Agra a Varanasi. El resto lo hicimos todo con conductor.

Una de las ciudades que nos dio pena suprimir fue Pushkar. Nos habían hablado muy bien pero al final habría sido un estrés. Si el viaje ya fue cansado, si encima hubiésemos añadido un sitio más, no se cómo habríamos acabado. Mi consejo es que os marquéis unos imprescindibles y que del resto, seleccioneis lo que queréis ver y si tenéis que suprimir alguna cosa, lo hagáis porque sino terminaréis muy cansados y no os dará la sensación de haber disfrutado de ninguna ciudad tranquilamente.

Esta fue nuestra ruta y cómo lo hicimos nosotros.

¿Qué es lo que más nos gustó?

Es difícil quedarse con una sola cosa de este viaje. El Taj Mahal es impresionante y no solo lo que ves, sino lo que te cuentan y cómo lo ves. Estando allí entendimos porqué es una de las 7 maravillas del mundo moderno. Está hecho con mimo y mucho mucho amor. Os lo contaremos todo en un post dedicado a Agra, la ciudad donde está el Taj Mahal.

Otra de las cosas que nos encantó fue Jaisalmer. Es una ciudad muy bonita y la experiencia de andar por el desierto y pasar una noche allí fue algo que no olvidaremos nunca. Sin duda, una de las mejores experiencias de nuestro viaje a India.

Si nos tenemos que quedar con un fuerte de todos los que vimos, este seria el de Jodhpur. Impresionante el fuerte en sí y sus vistas.

Udaipur fue mi enamorada. Es cierto que es más tranquila que el resto de ciudad, y esto lo entendí una vez nos habíamos ido de allí. Sus calles están limpias, su gente es super amable, y sus vistas desde el otro lado del lago Pichola son preciosas y más al atardecer.  Os recomendamos que la visitéis y que hagáis noche. Nosotros hicimos dos noches allí y la pudimos disfrutar bien.

Y Varanasi nos impactó. Qué ciudad! Qué caos! Que curioso todo lo que pasa a orillas del río más sagrado de la tierra, el Ganges. No podéis descartar Varansi de vuestro itinerario, para mi, un imprescindible para entender muchas cosas de las que ocurren en India.

Esta fue nuestra ruta y algunos de nuestros consejos. Gracias por leernos. En los siguientes posts os contaremos recomendaciones sobre qué ver, donde dormir y donde no, donde comer, y donde no y algunos consejos sobre cada ciudad de las que visitamos. Si quieres ser el primero en enterarte de nuestras novedades, no olvides suscribirte a nuestro blog.

 

Zanzibar, la isla de las especias

Zanzibar, la isla de las especias

La isla de Zanzibar, también conocida como la isla de las especias, es una isla “semiautónoma” de Tanzania, puesto que, aún formando parte de Tanzania como país, tiene un gobierno propio.

Además de ser conocida por sus especias, Zanzibar también es conocida por haber sido el centro para el tráfico de esclavos del este durante los S. XVII y XIX, cuando era gobernador el sultán Omán.

En Zanzibar conviven varias culturas: persas, árabes, musulmanes, portugueses y los propios africanos. La mezcla cultural la hace más especial si cabe. Un pequeño paseo por Stone Town será suficiente para que os deis cuenta de ello.

¿Cómo llegar?

A Zanzibar se puede llegar en avión. Nosotros llegamos desde Arusha. También se puede llegar en ferry desde Dar er Salam. Nada más llegar a la isla (llegamos sobre las 12 del medio día), nos vino a buscar un driver con el que habíamos contactado anteriormente. Lo conocimos a través de tripadvisor, y por unos 60 dólares los dos nos llevaba a Stone Town, nos hacia de guía y luego nos llevaba a nuestro hotel, que estaba como a una hora y media de Stone Town.

¿Dónde alojarase?

Cuando decidimos ir a Zanzibar después de nuestro safari por el norte de Tanzania, lo relacionamos con descanso, tranquilidad y relax, así que decidimos alojarnos en el mismo hotel todos los días. Es cierto que para ver más cosas habría sido mejor dormir la mitad del tiempo en una parte de la isla y la mitad en otra (por que las distancias son largas), pero como os decíamos, decidimos descansar y pasar todo nuestro tiempo en la parte norte de la isla. Nos alojamos en el hotel Kendwa Rocks, y  nos gustó mucho. El hotel en si, el ambiente, la ubicación, a primera linea de playa y sus atardeceres, motivo por el cual cogimos el hotel en esta parte de la isla y no la otra, porque somos fans de los atardeceres. Todo fue genial y lo recomendamos. Esta parte de Zanzibar es más turística que la parte este, pero es verdad que aquí el agua parece ser que está mejor y que las mareas le afectan menos.

En nuestro post de Safari de 4 días en Tanzania os contamos información sobre visado, vacunas, mejor época del año para viajar, idioma, filosofía del país, … Os remitimos a este post porque todo esto es igualmente aplicable a Zanzibar.

Qué ver en Stone Town

Stone Town debe ser visita imprescindible si visitas Zanzibar, al menos es lo que os aconsejamos. La ciudad está construida con piedras de coral, cosa que nos llamó muchísimo la atención. En una mañana o una tarde tenéis suficiente para explorar lo más importante de la ciudad y darse cuenta de cómo es. Si tenéis más tiempo, como siempre, mejor. Nuestro consejo es que os dejéis llevar por la ciudad. Aún así os dejamos aquí los sitios que nosotros visitamos:

Mercado de Darajani: A mi este Mercado me dejó totalmente alucinada! Para mi, un imprescindible. Darajani está repleto de puestos divididos por especias, verduras, frutas, carnes y pescados. Tenéis que pasear por allí y ver cómo tienen la carne y el pescado. Yo no daba crédito! Si eres sensible a los olores…cuidado! Hay lugares donde cuesta respirar!

-Callejar por la ciudad y ver sus famosas puertas. Por toda la ciudad hay puertas muyy chulas y muchas de ellas están talladas en madera y según esté tallada informa del tipo de familia que vive en esa casa, de su posición social, si son más pudientes o menos, del número de hijos, de su religión o trabajo,… Hay algunas puertas que cuentan con piezas puntigaudas de metal que se ponían para evitar que los elefantes entraran en las casas. Nunca se vieron elefantes en la isla de Zanzibar. jeje.

Catedral anglicana y mercado de esclavos: En Zanzibar se estableció el gran mercado de esclavos del África Oriental. Cientos de miles de negros fureron sacados a la fuerza de África y  vendidos a los negreros que los llevaban en condiciones inhumanas hasta las plantaciones de América.

Tomar algo en algún rooftoop de la ciudad y admirar su vistas.

El palacio del Sultán.

La casa de Freddie Mercury. El cantante de Queen nació en Stone Town y alli vivió hasta los 7 años que fue enviado a Inglaterra. La verdad es que no tiene ningún interés visitar esta casa porque únicamente hay algunas fotos en la fachada, una placa y poco más. El edifcio no es ni bonito, pero si callejeais por el centro, os lo encontraréis.

La verdad es que más que ver algo en concreto, lo que nos gustó de Stone Town fue callejear por sus calles del centro. Todas peatonales y estrechas repletas de tiendas. Así que si que os aconsejamos que visitéis Stone Town pero que no vayáis con expectativas de ningún tipo. Únicamente os dejéis llevar, pero llegar el mercado de Darajani, para mi, toda una experiencia.

Qué hacer en el resto de la Isla

Hay mucha gente que viaja a Zanzibar y no visitan Stone Town, ya que, es una isla de sol, playa y aguas cristalinas y suele irse a disfrutar de ello y no de una ciudad. Aunque nosotros estuvimos en el norte de la isla y nos quedamos allí descansando, aquí os contamos qué podéis hacer en la isla de Zanzibar:

-Atolón Mnemba: Esta isla privada cuenta con 28 km cuadrados frente a la costa este cuenta con aguas cristalinas, un coral precioso, muchos peces de colores y, a veces, se pueden ver delfines y tortugas. A nosotros nos encantó hacer snorkel en esta isla. Cogimos un tour el día anterior en la playa de nuestro hotel. Nos recogieron a las 9 de la mañana en la misma playa del hotel en un dhow típico de allí (un barco de pescadores) y de ahí fuimos a Mnemba, hicimos snorkel y luego comimos en la playa de enfrente del atolón, un arroz y pescado a la brasa que nos habían cocinado los de la excursión.

-Nungwi y playas del norte: Dicen que las playas del norte son más turísticas pero más paradisiácas. Nososotros estuvimos alojados aquí y podemos afirmar que son preciosas. En cuanto a lo del turismo, cuando viajamos no había mucho. Era temporada baja y época de lluvias. Visitar el pueblecito de Nungwi es una cosa que nos encantó. Nos pareció precioso. Fuimos andando desde nuestro hotel en Kendwa hasta Nungwi por la orilla de la playa. Aquí tendréis que tener en cuenta el tema de las mareas. Nosotros fuimos andando porque fuimos por la mañana pero volvimos en autobús porque se nos hizo tarde y ya era imposible volver andando.

Restaurante The Rock: El famoso restaurante “The Rock” se encuentra en la parte este de la isla. Lo guay de este lugar es que se encuentra sobre en un trozo de arrecife de coral que quedó aislado en medio de la playa. Al estar en la parte este de la isla le afectan las mareas y hay veces que para ir hay que coger una barca. Es importante que si vais a ir reservéis antes porque tiene pocas mesas y siempre está completo.

Nadar con delfines en Kizimkazi: Si queréis nadar con delfines en Zanzibar, tendréis que desplazaros al sur de la isla. Nosotros descartamos hacer esta excurión porque estábamos en el norte de la isla y la verdad es que teníamos más de dos horas para llegar. Además, luego leímos que este tipo de actividades en Tanzania se realiza de una forma poco adecuada. Hay gente que toca los delfines y se coge a ellos para nadar y ello hace que los animales sufran. La verdad es que no nos informamos más porque no íbamos a hacer la excursión pero sí que os aconsejamos que antes de reservarlo os informéis. Hay varias webs de turismo reponsable donde podéis obtener información.

Jozani Forest: Este bosque se encuentra en la parte central de la isla y se suele visitar por los monos que habitan en él: los Colobos Rojos, en peligro de extinción. Además de los monos, también se visita por su selva, manglares y sus varias especies de aves.

Tour de especias: Este tour hay que reservalo previamente y tiene comienzo en el mercado de Darajani, luego la excursión se desarrolla en una granja donde hay muchísimas plantas de las que se extraen las especias y te las van explicando. 

Prision Island: Esta isla se encuentra frente a Stone Town y es famosa por sus corales y por las tortugas. Por lo visto es una isla ideal para hacer buceo y snorkel. Al igual que la excursión de Mnemba, os aconsejamos que la contratéis directamente en la playa y negocieis el precio allí mismo. Nosotros contratamos la excursión pero finalmente se suspendió debido al mal tiempo que nos salió, así que no la pudimos hacer y tenemos una espinita.jeje. Si vais, nos lo contáis!

Recomendaciones de dónde comer en Kendwa

Os vamos a recomendar dos sitios que nos encantaron para comer o cenar en Kendwa. Están nada más salir del hotel kendwa Rocks en el que nos alojamos y se come bastante bien a buen precio. En el mismo hotel también se puede comer o cenar, pero siempre es más caro que en sitios locales de allí. Así que os aconsejamos que salgáis y exploréis la zona.

  • Fisherman Local: Es un local donde cocinan pescado y marisco freco a un precio super económico. Nosotros fuimos dos días a cenar porque nos pareció que estaba riquísimo.
  • Restaurante Varadero: Se encuentra al lado del anterior y tiene cocina internacional, pero todo muy bueno. Recuerdo que Raul pidió una pasta y yo una hamburguesa y nos encantó. Además, el dueño, hablaba español y nos pareció muy majo. Un lugar muy recomendable.

Estas son algunas de las cosas que se pueden hacer en Zanzibar, seguramente habrá más como pasear por las playas del este y ver cómo afectan las mareas y visitar la zona del sur. Nosotros preferimos descansar y por eso nos fuimos directamente al norte y pasamos allí toda nuestra estancia. Lo que sí que os aconsejamos es que, estéis donde estéis, paseeis por la playa, observéis a la gente, a los pescadores, a los niños, veais como juegan y se divierten, habléis con ellos. Zanzibar no es un paraíso al nivel de Maldivas o Seychelles, pero también tiene su encanto, sus aguas cristalinas, su coral y su gente! Muy recomendable, sobretodo, después de un safari en Tanzania o Kenia.

 

Qué hacer en Nueva Caledonia

Qué hacer en Nueva Caledonia

Si ya leíste nuestro post de información práctica para viajar a Nueva Caledonia, ahora te contamos todo lo que puedes hacer allí. En este post os contaremos qué actividades podéis hacer en la isla Grand-Terre y en el siguiente post os hablaremos del paraíso de Ouvea.

La capital de Nueva Caledonia es Numea. Nosotros decidimos pasar dos noches allí antes de irnos hacia Ouvea. Como os contamos en el anterior post, llegamos a Numea con el coche de alquiler que habíamos alquilado con la compañía Europcar el día de antes. Leímos que los taxis eran muy caros y decidimos alquilar coche para nuestra aventura por Grand-Terre, que iba a ser corta.

Nos alojamos en Anse Vata, una de las playas con más ambiente de la capital. La playa de Anse Vata no tiene nada especial, pero allí vimos el atardecer más naranja que habíamso visto nunca. Nos hospedamos allí porque al día siguiente queríamos ir a Illot Maitre, aunque finalmente tuvimos que cambiarlo por Illot Canard, ya que, ese día era festivo en Nueva Caledonia y había la mitad de taxis acuáticos para llegar, por lo que solo salían hacia Illot du Canard y no hacia Illot Maitre. Los taxis acuáticos se cogen desde la misma playa de Anse Vata todos los días de 8.30 a 17 horas, y en 5 minutos se plantan en la isla.

Al principio nos quedamos un poco chafados, pero una vez llegamos allí se nos pasó.

Actividades que se pueden hacer desde Numea

Îlot Canard

Esta minúscula isla se encuentra situada en la bahía de Anse Vata, en Numea, a tan solo 5 minutos en barco de la costa y es conocida también como la isla de los Patos. La isla es tan pequeña que en 15 minutos le das la vuelta andando y únicamente hay un bar. Fue nuestro primer snorkel en el Pacífico Sur y ya alucinamos. Había coral y peces de todos los colores y está muy bien indicado en sendero por donde nadar y por donde no.

Algo que nos dio mucha pena de esta isla es la cantidad de coral muerto que vimos. La arena de la playa prácticamente no se veía, era todo coral. De hecho, había muros del restaurante que estaban hechos de coral.

Îlot Maitre

El Îlot Maitre es una isla que se encuentra también en la bahía de Anse Vata. Nuestra primera idea era ir a esta isla, pero finalmente no pudimos porque solo salían taxis a Illot Canard. Los taxis para llegar a esta isla salen desde la misma playa de Anse Vata, desde el mismo sitio que para ir a Canard y tardan unos 15 minutos. En Maitre sí que hay un hotel muy conocido porque son cabañitas sobre el mar (Escapade Illot Maitre), y es un lugar ideal para nadar con tortugas…un sueño que queríamos hacer realidad y no pudimos. Es una isla un poco más grande que Canard pero igual de paradisiaca.

Faro Amédée

Faro Amédée se encuentra a 24 km de Noumea (45 minutos en barco). Esta isla es famosa no solo por su faro de hierro de 56 metros de altura (el cual fue contrsuído en Paris en el año 1862 y luego transportado hasta allí), sino también por sus peligrosos habitantes. Las serpientes llamadas Tricot Rayé. En la isla hay diferentes carteles que avisan de la presencia de estos animales que viven en el mar pero que salen a hacer la digesión a la tierra. Por el mar nadan muy rápido pero por tierra se desplazan lentamente. Aunque nosotros no vimos ninguna, sí que nos estuvimos informando antes de ir. Por lo visto es muy difícil que te muerdan debido a su morfología. Además, si no las moelstas ni nada tampoco te atacán, así que ir con ojo, pero tampoco os agobiéis.jeje.

Fuente: https://www.tripadvisor.es/LocationPhotoDirectLink-g294130-d311701-i79761529-Amedee_Lighthouse-Noumea_Grand_Terre.html

¿Qué ofrece esta isla? Entre otras cosas: aguas cristalinas, turquesas y esmeraldas, playas de arena blanca, sin olas y sin ruido, donde poder nadar con peces de colores y tortugas. Un paraíso!

Para ir hasta aquí hay que ir en excursión o tour diario. No hay taxis como para ir a las otras dos islas. Las excursiones suelen ser de todo el día. Os dejamos aquí el link de una de las compañías mejor valoradas que hacen el tour diario. Aunque los precios en general no son económicos, en este tour te entra desde que te recogen del hotel hasta que vuelves, comida, entrada al faro y equipamento de snorkel incluído. Otra de las compañías aquí. Por eso de comparar.

Sobrevolar la barrera de coral

Sobrevolar la barrera de coral de la Laguna de NUeva Caledonia es una de esas cosas que se nos quedó por hacer. Nos decidimos tarde y cuando lo íbamos a reservar ya estaba todo completo. Os dejamos aquí una web donde lo miramos nosotros. Con esta empresa el vuelo se hacía con ultra ligero y salía desde tres puntos disintos de la isla: desde Poe, desde Kone (para ver el corazón de Voh) y desde Koumac(al norte de la isla).

Foto: https://www.pinterest.es/pin/551831760572649346/

También lo miramos directamente en la página de ulm.nc.

Visitar el Corazón de Voh

El corazón de Voh es ese corazón que se ve desde el cielo mientras sobrevuelas la barrera de coral de Nueva Caledonia. Los vuelos salen desde Koné, a 275km de Numea, a 3 horas y media en coche. La verdad es que está lejos, pero si pasáis varios días en la isla de Grand-Terre puede ser una opción. Os dejamos aquí la una web donde podéis obtener más información acerca de cómo llegar, precios y demás.

Fuente: https://www.abadiadigital.com/el-corazon-de-voh-una-fotografia-asombrosa/

Poe Beach

La playa Poe está situada en la localidad de Bourail, en la parte oeste de la isla principal (Grand-Terre). Sus 13 km de playa de arena blanca hacen que sea una de las playas más prestigiosas de la zona. Además, desde allí se pueden hacer varias excursiones y deportes como kayak o Windsurf. Desde allí también salen vuelos para sobrevolar la barrera de coral y ver el corazón de Voh.

Os dejamos el link de un hotel que miramos en esta zona donde también se podía reservar un pack de hotel y vuelo para sobrevolar la laguna de Nueva Caledonia y ver su coral.

Fuente: http://www.dronestagr.am/tag/poe-beach-bourail-new-caledonia/

Centre Culturel Jean Marie Tjibaou

Un lugar para aprender sobre la cultura Kanak. El museo se encuentra en medio de la naturaleza y en una de las bahías más salvajes de Nouméa. Llama la atención su arquitectura. Si queréis visitarlo por dentro podéis informaros aquí.

Fuente: https://ar.pinterest.com/pin/548735535819523776/

Y hasta aquí, nuestras propuestas para pasar unos dias en la Isla Grand Terre de Nueva Caledonia. Nos habría encantado hacer todo esto, pero es que estas islas dan para un mes entero y nosotros solo teníamos una semana y prefimos descubrir el paraíso de Ouvea.

Esperamos que os haya gustado nuestro post, os dejamos una web que os resultará útil porque contiene muchísima información sobre Nueva Caledonia. Nosotros la conocimos estando allí, a mitad viaje, y nos habría encantado conocerla antes porque nos habría sido de gran ayuda. Gracias por leernos viajeros, próximamente os contaremos nuestra experiencia en Ouvea, así que si no os la queréis perder, no olvidéis suscribiros al blog!

Un día en Rothenbug ob der Tauber

Un día en Rothenbug ob der Tauber

Desde el primer momento en que me enseñaron una foto de Rothenburg ob der Tauber, tuve claro que este destino tenía que estar dentro de nuestra ruta rara por Alemania y Austria, asi que fue la primera parada.

Desde Frankfurt hasta esta ciudad hay como unas dos horas en coche. Nuestra idea era llegar temprano pero el tráfico nos jugó una mala pasada y terminamos llegando cerca de las 12 del medio día. Lo bueno de ir en mayo es que el día alarga y pudimos estirar más nuestra visita en esta ciudad de cuento. Aunque Rothenburg ob der Tauber anteriormente no formaba parte de la ruta romática, era tanto el interés que se mostraba por esta ciudad que se terminó por incluir y ahora es uno de sus iconos. Además, por lo visto, es un lugar que hay que incluir en cualquier ruta navideña que quede cerca de él.

¿Dónde se encuentra Rothenburg ob der Tauber? Esta ciudad de cuento se encuentra en el estado de Baviera, a tan solo dos horas de Franfurt en coche. Cuenta con 10.000 habitantes, por lo que más que una ciudad parece un pueblo. Se encuentra dentro de la ruta romántica y es considerada una de las ciudades más bonitas de Alemania.

¿Cómo llegar a Rothenburg ob der Tauber? Nosotros llegamos en coche desde Frankfurt. Lo normal es que lleguéis en coche haciendo alguna ruta por Alemania, pero probablemente desde Frankfurt o Munich tengáis tours de un día para visitar la ciudad.

¿Dónde aparcar? En cuanto al tema del parking, nosotros parece ser que aparcamos en un parking privado sin saberlo y nos lo ahorramos, pero os vamos a dejar información sobre donde aparcar que habíamos leído antes de ir. Hay varios parkings en las entradas principales del pueblo que están perfectamente señalizados:

  • P1 – En Friedrich-Hörner-Weg (autobuses, camiones y turismos)
  • P2 – En Nördlinger Straße (autobuses, turismos y autocaravanas)
  • P3 – En Schweinsdorfer Straße (autobuses, camiones, turismos y autocaravanas)
  • P4 – En Hornburgweg (turismos)
  • P5 – En Bezoldweg (turismos)

Fuente: https://www.rothenburg.de

¿Cómo vistar la ciudad? Rothenburg ob der Tauber es super fácil de visitar y lo mejor es que os dejéis de llevar por sus calles y callejones. Está totalmente rodeado por una muralla y en su gran parte es peatonal. Aunque es una ciudad pequeñita su interés histórico y cultural hará que de para un día completo. Además, si vais un día de sol, es genial sentarse en los escalones de Marktpltz o en alguna de las zonas verdes que tiene.

Un poco de historia… En el año 970, ese fundó la parroquia de Detwang, en el valle del rñio Tauber, a pocos metros de lo que hoy es Rothenburg. Sobre el año 1080, los Condes de Komburg levantaron un castillo en las cercanías de la ciudad y en el año 1116 su herencia queda en manos del Convento de Komburg (en Schwäbisch Hall) y el de Neumünster (en Würzburg). Posteriormente, en el año 1142 el primer rey de la Dinastía Staufer (Conrado III), adquiere el área que se transformaría con el tiempo en Rothenburg ob der Tauber y manda construir un castillo, a partir del cual fue creciendo la ciudad que sería destruida casi en su totalidad como consecuencia de un terremoto en el año 1356.

Rothenburg ob der Tauber fue declarada Ciudad Imperial Libre del Sacro Imperio Romano Germánico hasta el año 1803, año en que se disolvió, pero antes de esta disolución, en el año 1631 y en el contexto de la Guerra de los 30 años, el Conde Tilly tomó la ciudad y se dice que, en esa época, este Conde hizo prisioneros los concejales del ayuntamiento, los condenó a muerte y ordenó que la ciudad fuese quemada. El Alcalde de Rothenburg ob der Tauber le dio como ofrenda de bienvenida una botella de vino de 3 litros y cuarto de capacidad, y el Conde conminó la pueblo a beberse de un trago aquella botella de vino para salvar a su pueblo. El Alcalde, como buen Alcalde que era, se prestó voluntario y se bebió esa botella de trago, salvando así a su pueblo de ser matado y quemado. Hoy en día, se conmemora este hecho con una fiesta llamada Meistertrunk (trago maestro).

En 1803, con la disolución del Sacro Imperio Romano, Rothenburg ob der Tauber pasó a formar parte de Baviera. En estos años la ciudad llegó a ser un destino turístico favorito de ingleses y franceses.

El 31 de marzo de 1945, en el contexto de la Segunda Guerra Mundial, la ciudad fue bombardeada, quedando el 40% de la ciudad destruída, habiendo sobrevivido las partes más antiguas de la ciudad y sus edificios históricos. Los edificios destruidos fueron reconstruidos en su forma original después de la guerra, en parte, con la ayuda de donaciones de miembros del ejército americano.

Qué no te puedes peder:

Marktplatz (plaza del mercado). Hay varios edificios emblemáticos en esta plaza: el Ayuntamiento, la torre del reloj, el edificio más antiguo de la ciudad que era una farmacia,…

La muralla de Rothenburgo ob der Tauber. Recorrer a pie la antigua muralla y disfrutar de las vistas que desde allí tenéis de la ciudad y sus torres.

Las torres y puertas de la muralla. Hay varias entradas con sus torres a cuál más bonita. Las iréis viendo a lo largo de toda la ciudad. La más famosa y fotografiada es la torre de Siesbersturm.

Spialtor (El bastión del Hospital). Es un castillo que se construyó en el Siglo XVI.

Como os hemos dicho antes, dejaros llevar, meteros por callejones, subir a la muralla, bajar y volver a subir. Os encantará visitarlo así y no os perderéis nada porque os iréis encontrando todo por el camino.

No os podemos aconsejar donde dormir y comer porque nosotros dormimos en Frankfurt la noche de antes y, esa noche, dormimos camino de Salzburgo, en el lago Chiemsee. Un lago precioso de camino a Austria donde disfrutamos de una preciosa puesta de sol, pero os dejamos aquí descuento en booking para que podaís reservar vuestro hotel.

En cuanto a la comida, comimos en un mercadito que había en la misma Marktplatz. Como no podía ser de otra manera: salchica y cerveza, lo mismo que cenamos esa noche en el lago…

Esperamos que os haya gustado el post y que os resulte útil para organizar vuestra escapada a esta zona de Alemania! Gracias por leernos!

 

SAFARI DE 4 DIAS EN TANZANIA

SAFARI DE 4 DIAS EN TANZANIA

Hacer un Safari será problablemente el sueño de muchos viajeros. Para nosotros lo era, así que teníamos que cumplirlo. Lo que no sabíamos es que lo cumpliríamos este año, así tan rápido, casi sin pensarlo y organizándolo con un mes de antelación. En este post os queremos contar nuestra experiencia, daros toda la información posible para que podáis organizar vuestro safari, contaros las dudas que teníamos nosotros antes de ir y todo lo que nos habría gustado saber. Empezamos!

¿Por qué Tanzania? La principal razón por la que fuimos a Tanzania y no a Kenia, fue por la época del año en que viajamos teninedo en cuenta el tema de las migraciones. Nosotros viajamos a finales de marzo, principios de abril y, en esta época, al ser el comienzo de la época de lluvias, los animales suelen estar en el sur-este del Serengueti para dar a luz y alimentarse y, en mayo empiezan a migrar hacia el noroeste del Serengueti y a Kenia (Masai Mara), donde están hasta Septiembre-Octubre, cuando vuelven a migrar hacia el Serengueti. Fue por esta razón por la que decidimos viajar a Tanazania y visitar el Serengueti, además de otros parques nacionales.

Os dejamos con una imagen de un mapa donde se observa la migración por meses para que podáis organizar mejor vuestro safari:

 

 

 

 

 

 

Fuente: https://www.viajaporlibre.com/blog/viajes-tanzania-parque-nacional-del-serengeti/

Cómo llegar: Nosotros volamos al aeropuerto de Kilimanjaro. Hay un aeropuerto más cercano que es el de Arusha, la ciudad de los safaris, pero es una aeropuerto doméstico, por lo que no creo que vuelos internacionales lleguen allí. El aeropuerto de Kilimanjaro se encuentra a una hora y media más o menos de Arusha. Otra opción es que voléis a Dar Er Salam y luego cojáis un vuelo interno hasta Arusha o Kilimanjaro. Si venís desde Kenia, también podéis volar desde Nairobi o cruzar la frontera de manera terrestre.

Visado: Una vez ya habíamos decidido viajar a Tanzania, lo siguiente que necesitábamos saber era qué tipo de visado necesitábamos para entrar en el país. Es muy fácil. Se hace al llegar al país, así que no tenéis que hacer nada, más que pagar 50 dólares una vez lleguéis. Con ello tendréis un visado para una estancia de 90 días. Os dejamos aquí el link del Ministerio de Asuntos Exteriores donde tenéis toda la información necesaria.

Vacunas: Es importante que sepais que la vacuna de la fiebre amarilla es obligatoria si venís de un país afectado por la fiebre amarilla. Nosotros como veníamos de España no nos la tuvimos que poner, pero si llegáis procedentes de un país como Kenia, donde es zona afectada, os pedirán la cartilla de vacunación. En cuanto a vacunas recomendadas, se recomienda la fiebre Tifiodea, hepatitis A y B y tétanos-difteria. Son recomendadas, no obligatorias. De todos modos, lo mejor es que vayáis a un centro de vacunación internacional y os informen de todo y allí decidáis con el médico.

En Tanzania hay riesgo de malaria. ¿Tomarse pastillas para la malaria si o no? Nosotros no somos quién para contestar a esta pregunta. Lo mejor será que vayaís al centro de vacunación internacional, contéis el tipo de viaje que vais a hacer y vosotros mismos decidáis. Seguramente el médico os la recomiende. Lo que sí que os recomendamos es que llevéis un buen repelente, ropa que os cubra prácticamente todo el cuerpo y que seais prudentes con este tema. Intentar tomar todas las precauciones posibles.

Os dejamos el link del Ministerio de Asuntos Exteriores donde tenéis toda la información necesaria en relación a las vacunas.

¿Cuál es la mejor época para viajar? Como hemos contado en la introducción, a la hora de decidir hacer un safari tenéis que mirar en qué época del año vais a ir para decidir qué parte visitar teniendo en cuenta el mapa de migraciones. Marzo-Abril es época de lluvias, temporada baja para ellos. Nosotros viajamos en ésta época y conseguimos ver a los “big five”, pudimos ver muchísimos ñus y zebras que estaban migrando, había poca gente y se estaba super tranquilo, sin aglomeraciones. Además, a pesar de ser época de lluvias, tuvimos mucha suerte con el tiempo y durante el safari no nos llovió ni un solo día.

Idioma: En Tanzania, al igual que en Kenia y otras zonas de África, se habla suajili. Os vamos a dejar un vocabulario básico de lo que nosotros aprendimos y que oiréis todo el tiempo.

-Jambo: Hola. Buenos días.
-Habari Gani: Qué tal?
-Karibu: Bienvenido
-Asante sana: Muchas Gracias
-Hapana asante: No, gracias
-Pole Pole: Poco a poco
-Hakuna Matata: Sin problema

Os dejamos aquí con la que será la canción estrella de vuestro safari
(sobretodo si vais a Kenia):

Filosofía Tanzania (probablemente de más países de África): La filosofía de Tanzania es “Hakuna Matata”, es decir, “sin problema”. Como decía la canción de la película del Rey León: “Hakuna Matata, vive y sé feliz”. Pues así son. Los tanzanos se preocupan de las cosas realmente importantes, el resto.. .”hakuna matata”. Os queríamos hablar de esto porque, probablemente, cuando contratéis el safari os cuenten unas cosas y os ofrezcan unas cosas y luego cuando lleguéis allí puede que haya cosas distintas que no os habían contado o que os den algo distinto a lo que os habían ofrecido. Que eso no amargue vuestro viaje. Ir sabiendo que no todo será como os cuentan, asumirlo e intentar reconducirlo. Os contamos un pequeño ejemplo de lo que nos pasó a nosotros: Cuando reservamos el safari lo habíamos reservado para ser 4 personas y cuando llegamos allí, finalmente fuimos 6. Lo cierto es que no nos importó mucho porque el jeep era genial para 6, no nos molestábamos y el grupo que formamos fue estupendo, pero es verdad que nosotros habíamos pagado por ser 4 y no 6. No dejamos que eso amargara nuestro viaje, pero tampoco nos quedamos callados. Lo hablamos con la agencia y nos ofrecieron otra cosa a cambio de ese “perjuicio”. Os puede pasar algo así, por muy tontería que sea, de verdad no dejéis que eso os amargue. Hablar las cosas con ellos e intentar que, de alguna manera, os compensen. Seguro que lo hacen porque para ellos lo más importante es que quedéis contentos con el safari.

Qué tipo de safari hacer: Sabéis que nuestra forma de viajar es ” a tu aire mola más” pero, esto no se puede aplicar al 100% al safari. ¿Por qué? En primer lugar porque los parques son enormes y es difícil orientarse en ellos, por lo que sería muy fácil perderse. Además, los guías saben donde están los animales, los ven desde muuuy lejos, conocen sus nombres, sus curiosidades, hablan entre ellos y se avisan de donde están…todo eso, si lo haces por tu cuenta, te lo pierdes. Sinceramente, creo que no habríamos visto la misma cantidad de animales, ni nos habíamos enterado de muchas cosas que te van contando. Así que, nuestro consejo es que lo hagáis con guía. ¿Cómo puede hacerse el safari? Podéis dormir en camping, en lodge o en tented camps.

La manera más económica de hacer el safari es durmiendo en campings. Normalmente en este tipo de safari vas con el conductor-guía, y con un cocinero que cocina para ti durante todo el safari (desayuno, comida y cena). Es la agencia la que pone las tiendas de campaña y los colcones y tu quien debe llevar su saco de dormir (te lo pueden poner ellos pero te cobran a parte…además, por higiene, yo creo que me llevaría el mio). Los parques nacionales tienen campings públicos y privados y suelen tener baños, cocina y comedores. Algunos pueden tener hasta agua caliente y wifi. Tenéis que saber que los campings están en medio de la sabana, no hay vallas, lo que quiere decir que los animales pueden campar a sus anchas por el camping y que escuchéis animales por las noches. Conocimos a gente que había oído a las hienas mientras dormían, ya que, estos animales normalmente se acercan por la noche en busca de comida.

Los lodges son hoteles y el precio suele ser más caro que la primera opción. Hay lodges más económicos y otros más caros. Aquí ya es que habléis con la agencia y os vaya pasando presupuesto de los lodges. Antes de que reserven el safari, que os manden información de los lodges y mirarlo antes por internet. Hay varias categorias de lodges: budget (más económico), comfort, standard y luxury.

Los tended camps es la opción más cara. Son alojamientos semi permanentes, con estructuras de obras al estilo de tienda tipo militar con baño en el interior.

Recomendaciones varias: llevar prismáticos (algunos animales no están cerca y los necesitaríeis. Aunque el guía tendrá, si sois varios los tendréis que compartir, así que mejor si los llevas desde casa), llevar ropa de colores neutros y zapatillas, intentar llevar mangas largas finitas como medida de protección para los mosquitos (además, a determinadas horas del día puede hacer un poco de fresco), coger chubasquero, gorro y crema solar. Si os gusta la fotografía, llevar un buen objetvio con zoom para poder hacer las mejores instantáneas de los animales.

Nuestro safari

La agencia con la que nosotros contratamos el safari fue Amazing Kilimanjaro. Aunque es verdad que tuvimos algún inconveniente con ellos, como os hemos comentado más arriba, finalmente lo solucionamos y terminamos contentos. Fue la agencia que mejor precio nos ofreció y el trato de la persona con la que hablábamos fue inmejorable. Hablábamos por correo electrónico, whatsaap y teléfono. Nos resolvía cada duda que nos iba surgiendo. Nos dieron facilidades de pago y siempre estuvieron muy atentos.

Nosotros decidimos hacer un safari de 4 días, 3 noches. Habíamos estado leyendo sobre esto y finalmente consideramos que 4 días era lo ideal. Siempre te quedarás con ganas de más, pero es verdad que menos días sería poco y nosotros queríamos ir luego a Zanzibar.

¿Qué parques nacionales visitamos?

En el norte de Tanzania, que es donde nosotros fuimos, hay varios parques nacionales en los que hacer “game drive”, que es como se llama a estar en el parque viendo y buscando animales. Más o menos, por importancia y por ser más conocidos son: El Parque Nacional del Serengueti, el Área de Conservación del Ngorongoro, el Parque Nacional Taranguire, el Parque Nacional del Lago Manyara, el Parque Nacional de Arusha y el Lago Eyasi.

El Parque Nacional del Serengueti y el Área de Conservación del Ngorongoro los teníamos claros, faltaba decidir otro parque que visitar, y finalmente nos decantamos por Lake Manyara. Habíamos estado leyendo que en época de lluvias es muy bonito porque el lago está lleno de agua y se pueden ver flamencos.

¿Dónde dormimos?

Lo primero que planteamos fue la posibilidad de dormir en camping, pero después de preguntar a varias agencias y comprar precios, Amazing Kilimanjaro nos dejaba el mismo precio por dormir en lodges que el resto por dormir en tiendas de camapaña, así que la decisión fue fácil. Además, al ir en temporada baja de allí pudimos dormir en dos lodges increíbles tanto en el Serengueti como en el Ngorongoro. En uno de ellos tuvimos la suerte de ver leopardos a primera hora de la mañana pasando por delante de nuestra habitación (cada vez que queríamos salir de la habitación tenía que venir un ranger a recogernos) y en otro vimos a un búfalo que acababa de dar a luz y se había quedado cerca.

Las vistas del lodge del Ngorongoro son impagables:

Normalemnte en los lodges la pensión es completa. Tienes incluída la cena, el desyauno del día siguiente y la comida. El desayuno y la comida normalmente te lo preparan en picnic porque sueles estar en el safari.

Para nosotros, hacer un safari en Tanzania ha sido una de las experiencias más bonitas de nuestra vida. Poder ver a los animales en su hábitat, en plena naturaleza, con los preciosos paisajes de fondo… vivir esto, no tiene precio! Así que, si estáis pensando en hacer un safari, no lo dudéis y si necesitáis cualquier cosa, aquí estamos para ayudarnos. Esperamos que os haya gustado y próximamente os contaremos qué vimos en cada parque. No os olvidéis de suscribiros a nuestra web!

 

TRES DÍAS EN ROMA

TRES DÍAS EN ROMA

Estuvimos en Roma en enero de 2018 y, aunque no fue la primera vez para ninguno de los dos, sí que fue nuestra primera vez juntos. Disfrutamos y paseamos esta ciudad muchísimo, y es que, eso es lo que más me gusta de repetir destinos, la manera en que lo vives las siguientes veces…muy relajadamente. Por eso, y porque sobre Roma hay mucho escrito, hemos decidido hacer un post diferente y proponeros tres paseos por Roma para tres días diferentes. También os recomendaremos algunos restaurantes y lugares para ir…y es que, esta vez tuvimos la gran suerte de ir acompañados de un romano (Raul tiene familia viviendo en Italia). Así que allá vamos:

Primer paseo por Roma

Nuestro primer paseo por Roma lo empezamos en el Coliseo. Yo ya había entrado pero Raul no y no íbamos a permitir que se fuera de allí sin entrar a una de las Siete Maravillas del Mundo Moderno, así que entramos. Hay varias manera de visitar el Coliseo: 1. comprando la entrada y darle la vuelta vosotros mismos (12€/persona). 2. añadir una audioguía (5€/persona más). 3.Reservar una visita guiada de las muchas que os ofrecerán por los alrededores del Coliseo (entre 25€ y 35€/persona). En esa última opción podéis regatear algo. Algunas de ellas os ofrecen entrar al foro romano con guía por el mismo precio. La visita solo al Coliseo dura una hora más o menos y al foro romano otra hora.

Después de visitar el Coliseo, paseamos por todo el foro romano hasta llegar a plaza Venezia. Justo en plaza Venezia se encuentra un edificio donde hay una estatua de Vittorio Emmanuele. Poca gente entra a este edificio. Es un cementerio militar donde la entrada es gratuita y las vistas desde arriba son preciosas. Se ve Roma a vista de pájaro y se ven todas las cúpulas de las tantas iglesias que hay en esta ciudad. La entrada es gratuita, así que no dudéis en entrar.

Desde Plaza Venezia paseamos por la vía del Corso, la calle principal de Roma, y se hizo la hora de comer. Queríamos huir de las calles céntricas y turísticas, y yo recordaba un sitio donde había comido con mis padres dos años antes. El sitio es una spaghetteria que a mi me parece que está muy buena y de precio está bastante bien para estar en pleno centro.

Después de comer fuimos a la Fontana di Trevi….que maravilla!! Por más veces que la vea siempre me quedo con ganas de estar allí más rato. Quién la haya visto me entenderá…y quien no….tiene que ir! 🙂

Y desde la Fontana di Trevi fuimos al Panteón, un templo de planta circular que cuenta con casi 2.000 años. Lo característico de este templo es su forma esférica y que está abierto al cielo. La entrada es gratuita y bien merece una visita. Tener en cuenta que no deja de ser una iglesia y que hay horarios para visitarla, por lo que, en horas de oficios, solo se podrá visitar si vais a escuchar misa. A nosotros nos pasó. Llegamos el sábado sobre las 17.30 horas y ya no pudimos entrar, así que nos lo reservamos para el día siguiente.

Muy cerquita del Panteón se encuentra la plaza Navona, una plaza con mucha vida en el centro de Roma con tres fuentes preciosas: Fontana dei Quattro Fiumi, Fontana del Moro y Fontana del Nettuno. La plaza está rodeada de bares y restaurantes que le dan mucha vida al lugar.

Desde plaza Navona subimos hasta encontrara la calle del Clementino, que nos llevó directos a Plaza de España. Otra plaza alucinante de Roma, con sus imponentes escaleras y que recibe su nombre debido a que justo en esa plaza se encuentra la embajada española en Roma. Plaza España siempre está lleno de gente sentada en sus escaleras. Puede ser una buena idea comprarse un helado y disfrutarlo sentado allí.

Nuestro último punto del día fue la Plaza del Pópolo, unida a plaza España por la vía del Babuino. Entre una plaza y otra habrá menos de 5 minutos andando. La plaza del Pópolo (plaza del pueblo en español), es otra de las plazas más famosas de Roma. Es una plaza enorme donde también hay mucha vida y está llena de barecitos alrededor. La verdad es que Roma en general tiene mucha vida social.

Nosotros esta noche cenamos en casa de los familiares de Raul, pero por concluir el primer paseo por Roma con una cena en condiciones, os vamos a dejar algunas recomendaciones que nos hicieron a nosotros cerca de la zona en la que termina este primer paseo. No podemos opinar porque no los probamos, pero nos lo aconsejó gente de la que nos fiamos de su criterio y que ha estado viviendo en Roma mucho tiempo.

Restaurante Alfredo alla Scrofa: cerca de Plaza Navona. Su especialidad es la pasta.

Da Tonino: también muy cerca de Plaza Navona y sirven comida típica romana.

Lo zozzone: una pizzeria cerca de plaza Navona.

Segundo paseo por Roma

Nuestro segundo paseo por Roma empezó en la Ciudad del Vaticano. Empezamos temprano y no había mucha gente en la plaza de San Pedro, por lo que la entrada fue rápida (para entrar el Vaticano tienes que pasar un control de seguridad). Una vez dentro, lo primero que hicimos fue subir a la cúpula de la basílica de San Pedro. Ninguno de los dos habíamos subido y nos encantó… las vistas desde allí arriba son una pasada. La entrada son 8€. Ahora bien, armaros de valor porque la subida no es nada fácil. Son 550  escalones. Los primeros 150 más o menos, se pueden hacer en ascensor pagando 2€ más, pero sinceramente, es la parte más fácil y creo que no merece la pena. La primera parte son escalones anchos por una escalera de caracol. Cuando termina esta parte llegas a la base de la cúpula y desde aquí se puede ver la basílica por dentro. Si tienes vértigo, tienes un problema. Yo lo pase algo mal…Desde aquí empiezas a subir por una escalera de caracol más estrecha que la anterior donde sólo cabe una persona. Este trozo ya es bastante duro. Cuando acaba esta escalera, se estrecha el camino y encima con la forma ovalada de la cúpula, también llegar a dar claustrofobia. Al final de este camino hay unos escalones más anchos y una zona más espaciosa, pero queda el peor tramo. El último y por el que llegas al exterior. Es una escalera, también de caracol pero muy muy estrecha, que se te hace eterna. Cuando termina esto, ya estás arriba! Las vistas son espectaculares…

Cuando bajas, accedes a la basílica de San Pedro por un lateral. Esta iglesia es una de las más bonitas que he visto nunca por dentro. Allí se encuentra la Piedad de Miguel Angel. Casi siempre están haciendo oficios y más si viajáis en fin de semana, por lo que hay que guardar silencio y respeto. El Vaticano tiene más cosas que visitar que nosotros no hicimos porque ya habíamos hecho en nuestros anteriores viajes. De hecho, daría solo para un día visitar todo el recinto. En el museo del Vaticano se encuentra la famosísima capilla Sixtina, que tenéis que ser aunque sea una vez en la vida.

Cuando salimos de la basílica de San Pedro, era un domingo a las 12 horas y esperábamos ver la bendición del Papa, pero se encontraba fuera de Roma y ese día no hubo…así que otra vez será. Bajamos por la Vía de la Conzcliazione hasta el castillo de Sant Angelo. Esta calle ofrece unas vistas preciosas de la plaza de San Pedro y su basílica.

El castillo de Sant Angelo por fuera impresiona y por dentro leímos y nos dijeron, que no merecía la pena, a excepción de las vistas que hay desde allí a toda la ciudad de Roma. Nosotros no entramos, pero sí que estuvimos paseando por su alrededor, ya que, se encuentra a orillas del río Tiber y justo enfrente del puente peatonal Sant’ Angelo, el cual cruzamos.

Volvimos a cruzar Plaza Navona para llegar hasta el Panteón, y es que, no queríamos irnos de allí sin entrar. Esta vez hubo suerte y entramos!

Comimos justo detras del Panteón en un restaurante que se llamaba Archimede y que servían una pasta muy buena. Nos llevó el tío de Raul que es de allí y nos recomendó pedir una pasta que llevaba setas. De entrante pedimos unos fritos, que por lo visto son típicos en Roma. Había verdura en tempura, además de varios quesos también en tempura.

Después de comer improvisamos y fuimos hacia una iglesia que se llamaba Basílica de Sant’Andrea della Valle. La entrada también es gratuita y tiene unos frescos en el techo preciosos. Allí cualquier iglesia parece una catedral… en esta iglesia concretamente hay unos espejos a modo de mesa que te permiten ver las pinturas del techo más cómodamente. Cerca de esta basílica está Campo di Fiori. Esta zona ni Raul ni yo la habíamos visto antes y nos gustó mucho porque nos pareció muy auténtica. En Campo di Fiori estaban haciendo un mercado de productos artesanos y del lugar y algún que otro vendedor nos regaló un buen rato. Por lo visto, esta zona es como la zona de los jóvenes de Roma y está plagada de bares, cafeterias, restaurantes, y mucho ambiente.

Desde Campo di Fiori nos fuimos hacia el Trastevere cruzando por el puente Sisto. Andamos unos 15-20 minutos, pero de verdad que merece la pena andar por Roma. Nosotros ninguno de los días cogimos ni autobús, ni metro ni nada, porque está todo cerca y andar por allí es una maravilla.

En el Trastevere entramos en la Iglesia de Santa Maria del Trastevere. También una iglesia preciosa y enorme en medio de un barrio con mucho encanto. El Trastevere es para pasearlo, para disfrutarlo. Hay también muchísimo ambiente, bares, gente animando la zona haciendo espectáculos, tocando música en directo,… En el Trastevere es típico tomarse el aperitivo italiano. Nos recomendaron un sitio que se llama Freni e Frizioni. Si coincide la hora de cenar y estáis allí, puede ser una opción.

Cuando salimos del Trastevere estaba anocheciendo y los colores del cielo eran una maravilla…así que fuimos paseando por la orilla del rio Riber desde el Puente Sisto hasta Plaza Cavour, donde nos recogían. Fue un paseo super agradable, parando en cada puente, disfrutando de la pura Roma y de su cielo rojizo.

Tercer paseo por Roma

Para el tercer paseo, os proponemos que primer visitéis el Ara Pacis. Nosotros nos quedamos con las ganas. Íbamos tan tranquilos y tan de relax que se nos vino el tiempo encima y finalmente no lo pudimos visitar. Ara Pacis es un altar -monumento dedicado a la diosa Paz en honor a la cual cada año se realizaban en él los sacrificios de un carnero y dos bueyes. Debido a la crecida del río Tiber, este altar quedó sumergido durante más de un milenio. En el siglo XVI se encontraron parte de los restos y en 1938 se llevó a cabo la reconstrucción que se conserva hasta nuestros días. El monumento se encuentra en el interior de un museo acristalado, a orillas del río Tiber y la entrada cuesta 8,5€. A nosotros nos habría gustado verlo y lo tenemos pendiente. No os podemos dar nuestra opinión de si merece la pena o no, así que, si vais, esperamos la vuestra 🙂

Fuente foto: https://sites.google.com/site/geohistoriaarte/obras-destacadas/a/ara-pacis-augustae

Después de esta visita, podéis ir a la Basílica de Santa Maria la Mayor, una basílica enorme, con dos capillas laterales y un altar precioso. Después de la basílica de San Pedro, creo que es la Iglesia que más nos gustó de Roma. Su techo es una auténtica pasada. Como curiosidad, cuando nosotros estuvimos allí, habían estado los reyes de España inaugurando la iluminación de la Basílica y vaya si se notaba…

Cerca de Santa Maria la Mayor hay otra iglesia, San Pedro encadenado (San Pietro in Vincoli), famosa porque en ella se encuentra el Moisés de Miguel Angel. Un escultura realizada por Miguel Angel entre los años 1513 y 1515. Para Miguel Ángel el Moisés fue su obran mayor realismo, tan es así que, al acabarlo, el artista golpeó la rodilla derecha de la estatua y le dijo “¿por qué no me hablas?”, porque esa era la única cosa que les faltaba por estraer del márborl. La propia vida de la escultura.

Muy cerquita de San Pedro encadenado, se encuentra el Domus Aurea, una residencia que mandó a construir el emperador Nerón en Roma. Sus lujos incluían incrustaciones de oro y piedras preciosas, y cuentan que los techos de algunos salones tenían compuertas por donde se arrojaban flores y perfumes durante las fiestas ofrecidas por Nerón. Hasta el S. XV la Domus Aurea estaba cubierta por escombros y se desconocía de su existencia. Fue en este siglo cuando un joven la descubrió. En la actualidad únicamente se puede visitar los fines de semana y, si vais en grupo, podéis llamar para concertar una visita entre semana. Esta fue otra de las cosas que se nos quedó por ver en este viaje. Lo dejamos para el lunes y estaba cerrado. Desde marzo de 2017 te hacen un recorrido virtual para que puedas imaginarte como fue en su dia esta Domus y por opiniones que hemos leído parece que es muy aconsejable.

Desde aquí nos fuimos a comer a uno de los mejores sitios que hemos probado en Roma, que nos habían aconsejado y que, un italiano considera que es de lo mejor de allí. Se trata de Felice a Testaccio, en el barrio de Testaccio. Pedimos las especialidades de la casa, Tonnarelli cacio e pepe (espaguetis con queso y pimienta), alcachofas a la roma y una carne que estaba exquisíta. De postre probamos el tiramisú más rico que he probado en mi vida (y eso que yo no soy muy fan del tiramisú).

Nosotros finalizamos nuestro tercer paseo en Roma, subiendo a Lo Zodiaco, un lugar apartado del centro de Roma donde hay unas vistas preciosas de la ciudad. Como este lugar está un poco aportado, os aconsejamos ir a Gianicolo, cerca del Trastevere, una colina elevada donde también hay unas vistas muy bonitas de Roma.

Os dejamos el mapa donde están marcados por orden todos los puntos propuestos de cada día.

Esperamos que os haya gustado nuestra propuesta de tres paseos por Roma! Gracias por leernos.