Costa Rica día 14: Playas del Coco

Costa Rica día 14: Playas del Coco

El viaje había llegado a su fin. Este era nuestro último día y como estábamos cerca del aeropuerto podíamos aprovechar y pasar el día en la playa. Volvimos a Playa Ocotal, la misma playa en la que habíamos estado el día anterior y volvimos a hacer snorkel. Este día no tuvimos tanta suerte. El mar no estaba tan tranquilo y había medusas. A Raúl le picó una y ya nos dio un poco de miedo seguir dentro del agua. Nos quedamos hasta la hora de comer y volvimos a comer a Playas del Coco, esta vez nos apetecía Pizza y encontramos una al lado de A taste of Texas que nos gustó mucho.

Después de comer fuimos a la piscina de un hotel que era de la misma cadena que el nuestro y como el nuestro no tenía, podíamos utilizar esas instalaciones. La verdad es que en el hotel se portaron muy bien con nosotros porque después de haber hecho el chek out nos dejaron utilizar la piscina y ducharnos allí, ya que, después cogíamos el vuelo e íbamos a estar dos días por el mundo.

Pasamos la tarde en la piscina y después de ducharnos nos fuimos hacia el aeropuerto. Devolvimos el coche y nos llevaron al aeropuerto. Aquí terminó nuestra aventura en Costa Rica y Panamá, pero todavía nos quedaba pasar unas horitas de escala en Nueva York. Aprovechamos y como teníamos unas 12 horas hicimos algo que nos quedó pendiente en nuestro viaje dos años antes: cruzar el puente de Brooklyn andando! Nos comimos una hamburguesa en Shake Shak y otra vez al aeropuerto. Ahora si que si, terminaba nuestro viaje.

Costa Rica día 13: Playas del Coco-Playa Ocotal- Playa Penca

Costa Rica día 13: Playas del Coco-Playa Ocotal- Playa Penca

Después de desayunar como reyes en el Chillout House (sirven unos desayunos con tortitas, zumos naturales y café de la zona riquísimos) nos dirigimos hacia las Playas del Coco. Para salir de Monteverde hay que tomárselo con calma. Tardamos unas 3 horas y media en llegar al siguiente destino. Nos lo tomamos con calma. Fuimos parando para ver animales y el paisaje. Sobre las 11 llegamos a nuestro último hotel, Hotel M&M Beach House. El hotel está enfrente de la Playa del Coco. Decidimos ir aquí porque al día siguiente por la noche salía nuestro vuelo desde Liberia y teníamos el aeropuerto a 30 minutos, así que preferíamos estar tranquilos los dos días que nos quedaban sin tener que hacer carretera.

Fue un acierto. Esta zona es muy bonita y tiene playas donde se puede practicar snorkel. Había un montón de peces de colores. Por recomendación del chico de recepción del hotel fuimos a Playa Ocotal, a unos 15 minutos en coche de Playa del Coco. Es una playa preciosa, donde el agua estaba tranquila y pudimos hacer snorkel. Además, había monos y es muy guay estar en la playa y poder ver como los monos juegan con las ramas. El único problema de esta playa fue que había muchos mosquitos y nos acabaron picando.

Se hizo la hora de comer y nos apetecía comer algo que no fuera casado ni arroz, así que por recomendación del chico de la recepción del hotel fuimos a comer a A taste of Texas. Hamburguesas muy buenas a muy buen precio.

Después de comer fuimos a otra playa cerca de Playa del Coco que se llamaba Playa Penca. Para acceder a esta playa también necesitas un 4×4. Subes por medio de una urbanización y luego accedes a un camino que es horroroso. Muchísimos baches y socabones, el coche se comportó! Dejas el coche cuando se acaba el camino y accedes andando a la playa. Unos 5-10 minutos de bajada andando. En la playa estábamos prácticamente solos. En el parking solo había otro coche y el nuestro y cuando llegamos allí había una familia y justo un barco de un tour llegó para que la gente hiciera snorkel. Esta playa es muy recomendable porque además de ser tranquila es preciosa. Hay unas islas enfrente y hace un poco de bahía y se está genial. Aquí nadamos un poco y cuando el sol empezó a caer nos fuimos porque queríamos ver la puesta de sol desde un mirador. Justo por el camino de volver a Playa del Coco hay una montañita desde donde hay unas vistas increíbles de la puesta de sol.

Como era nuestra última noche en Costa Rica salimos a dar un paseo por Playas del Coco y a hacer algunas compras. Volvimos al mismo sitio donde habíamos comido y nos bebimos unos batidos de frutas que estaban muy muy ricos.

Costa Rica día 12: Monteverde

Costa Rica día 12: Monteverde

Queríamos llegar a Monteverde pronto, así que, com venía siendo habitual, tuvimos que madrugar. Salimos del hotel a las 7 de la mañana, no sin antes hacer las fotos desde el mirador de día y pusimos rumbo a Monteverde. Compramos desayuno en un horno y nos lo comimos de camino. Según el GPS en dos horas y 45 minutos llegábamos pero terminaron siendo más de 3 horas.

Para salir de San José tuvimos que pagar peajes varias veces. Después fuimos dirección de Puntarenas y de ahí subimos hacia Monteverde. La carretera para acceder a Monteverde es bastante mala, no me extraña que tardaramos tanto en llegar. Todos sus accesos deben de ser igual de horribles porque hablaras, con quien hablaras, viniera de donde viniera, te contaba que la carretera estaba muy mal, así que para ir a Monteverde necesitáis un 4×4, sino podéis llegar a pasarlo mal.

Cuando organizamos nuestro viaje desde España descartamos Monteverde porque pensábamos que para ver más bosque y más selva ya íbamos a ver en otros sitios y que canopy también podríamos hacer en otras partes del país. Menos mal que dejamos para la improvisación los últimos dias en Costa Rica. Conocimos a varios grupos de españoles durante todo nuestro viaje y todos nos decían que no nos podíamos ir de allí sin hacer canopy. Menos mal que les hicimos caso!

Reservamos en el hostel Chillout House porque tenía una puntuación en Booking estupenda, resultaba muy bien de precio, la ubicación era buena y además entraba desayuno. Nada más llegar nos ofrecieron varios tours para hacer, trekking por los bosques de la zona, tours nocturnos para ver animales, visita a los cafetales y el famoso canopy. Nosotros lo teníamos claro, habíamos ido allí a hacer canopy. La chica de recepción nos  lo reservó para la 13.30h. Decidimos comer antes y nos recomendaron ir a Sabor Tico, un restaurante que sirve comida típica del país a buen precio. Nos gustó mucho, así que si estáis por la zona, es buena elección.

Uno de los españoles que conocimos en el viaje, nos aconsejó hacer el canopy con la compañía Extremo Park y no nos defraudó. El precio fueron 50 dólares por persona y tenían 10 tirolinas, un rappel y un tarzán que es un salto al vacío en el que vas como sentado y cuando tensa la cuerda hace columpio. En dos de las tirolinas te puedes tirar en superman, que vas cogido desde la espalda y desde los pies y vas volando cuál pájaro por el aire. El canopy fue una super experiencia que nos encantó y nos alegramos muchísimo de haberlo hecho.  La verdad es que las tirolinas no dan impresión, lo decimos nosotros que le tenemos respeto a las alturas porque primero empiezas por tirolinas cortitas y cerca del suelo y luego terminas con una tirolina de más de un kilómetro y a mucha distancia del suelo, adrenalina en estado puro! Estás volando sobre el bosque de Monteverde con unas vistas alucinantes. Sin duda, una de las mejores experiencias del viaje.

El canopy dura unas 3 horas desde que te recogen del hotel hasta que te devuelven, aunque realmente haciendo la actividad estás una hora y media más o menos.

Conocimos a varios españoles y terminamos cenando todos juntos en Santa Elena. Cenamos en un sitio que se llama Bar y Restaurante Amigos. Un lugar donde también sirven comida típica. Nos gustó más Sabor Tico.

Después de cenar ya nos fuimos al hostel a descansar porque al día siguiente nos íbamos hacia playas del Coco y teníamos unas 3 horas de camino.

Costa Rica día 11: Bocas del Toro-San José

Costa Rica día 11: Bocas del Toro-San José

Este día madrugamos para poder salir pronto de Bocas y la verdad es que salió todo rodado. A las 8 nos recogió una lancha que nos llevó hasta el embarcadero donde salía el bote hacia Almirante. nada más llegar, nos montamos en el bote porque ya estaba saliendo y nada más llegar a Almirante, cogimos un shuttle hacia la frontera. Hicimos el trámite de salida del país, pagamos los 4 dólares correspondientes y a las 9.30 horas ya estábamos en el coche rumbo a San José. Íbamos a dormir en un pueblo cerca de San José que se llama Escazú, donde vive un amigo de Raul, y como teníamos que dormir de camino a Monteverde, nos vino genial la verdad.

Cuando íbamos de camino hacia San José vimos a un grupo de gente mirando hacia un árbol y decidimos parar. Había un perezoso y le pudimos ver la cara perfectamente. La verdad es que había un guía con una especie de prismático que nos dijo donde estaba para que pudiéramos verlo y hacerme fotos.

Para ir hasta San José desde Puerto Viejo tuvimos que atravesar una carretera preciosa que pasa por dentro del Parque Nacional Braulio Carrillo. Es una carretera preciosa porque vas prácticamente por dentro de la selva y mires donde mires hay árboles y todo es verde.

Una vez termina esta carretera estás en San José, capital de Costa Rica.

Esta ciudad no nos gustó nada. Tardamos cerca de una hora en atravesarla, hay muchísimo tráfico y no tiene nada de encanto. Nosotros ni bajamos del coche, nos dirigimos directamente a Escazú que es donde íbamos a pasar la noche. El hotel en el que nos hospedamos fue el Hotel mirador Pico Blanco Escazu, un hotel que tiene su encanto por ser mirador de la ciudad de San José. Las vistas desde aquí son magníficas tanto de noche como  de día. Si tenéis que dormir cerca de San José, es una buena opción. Aunque el hotel es viejo y no está muy bien cuidado, en nuestra opinión, solo por las vistas merece la pena hospedarse allí.

Panamá día 10 : Bocas del Toro

Panamá día 10 : Bocas del Toro

Se supone que este día teníamos que dejar Bocas del Toro y volver a Costa Rica, pero como habíamos dejado abiertos los últimos días del viaje, decidimos quedarnos una noche más. Queríamos pasar el día en el hotel, disfrutar de la piscina, del tobogán, hacer el jungle trail,…pero el día salió horrible y no pudimos hacer nada de eso. Pudimos descansar. Estuvimos todo el día cambiando de sofá, hamaca, silla, cama,…y por la tarde cogimos un kayak del hotel y estuvimos dando una vuelta por los alrededores del hotel. Vimos algún pájaro y estrellas de mar en nuestro paseo.

Por la noche, nuestro amigo el pescador había salido a pescar por la tarde con el kayak y pescó 3 peces que luego compartió con nosotros en la cena. Fue otro momentazo del viaje. Pedimos al hotel si nos lo cocinaba pero nos dijeron que mejor nos dejaban la barbacoa y lo cocinábamos nosotros, así que, copa de vino en mano, estuvimos cocinando los pescados y luego nos los comimos. El pescado estaba riquísimo. Era fresco fresco. Pescado 3 horas antes. Así que, aunque el día no había salido como esperábamos, valió la pena quedarse un día más en Bocas y disfrutar de esta cena y la compañía.

Panamá día 9: Bocas del Toro- Playa Estrella

Panamá día 9: Bocas del Toro- Playa Estrella

Al hacer el tour de Cayo Zapatilla con Under Sea, teníamos un pequeño descuento si cogíamos el tour de Playa Estrella con ellos. Pagamos 18 dólares por persona y primero fuimos a ver una isla que se llamaba Isla Pájaro una pequeña formación rocosa donde habitan varios tipos de aves. Dicen que recibe este nombre porque vista desde lejos parece un pájaro agachado comiendo del suelo. Después pusimos rumbo a Playa Estrella, una playa en la que hay muchísimas estrellas de mar. No se pueden tocar, pero el agua está tan clarita que es fácil poder hacerse fotos con ellas.

En Playa Estrella estuvimos unas 3 horas y media. El día salió genial y pudimos disfrutar de hacer snorkel y ver las estrellas. Comimos en un chiringuito de la playa y pedimos una langosta y un arroz con camarones. Comimos con una pareja también de catalanes que habíamos conocido el día anterior en el tour de Zapatilla y nos animaron a hacer este también.

Después de playa Estrella nos llevaron a hacer snorkel a un sitio donde hay un barco hundido y hay algunos peces viviendo dentro y sobre las 16 de la tarde llegamos al hotel. Estuvimos en la piscina y hamacas del hotel tomándonos una cervecita y por la noche fuimos a cenar a Bibi’s. Super recomendable! Es un restaurante que se encuentra en la Isla Carenero. Desde Bocas Town no deberían cobraros más de 1 dólar por persona. Allí volvimos a comer Langosta, un pulpo que nos habían aconsejado las españolas que habíamos conocido en el Bambuda y unos camarones con Maracuyá y sésamo que estaban buenísimos.

Cenamos con los catalanes que habíamos conocido en el Bambuda y como él es un aficionado a la pesca, nos sentamos en la mesa que está bajando a la terraza a la derecha, donde hay un foco y por la noche hay muchos peces, y él nos iba diciendo qué peces eran. Vimos mantas, palometas y jureles. Fue muy divertido. Estar cenando una comida deliciosa, al lado del mar, viendo los peces pasar. Era como estar en una pecera.

Después de cenar y antes de irnos a dormir, fuimos a tomar una copa a un sitio que también está en la Isla Carenero y que se llama Aqua Lounge. Es una especie de pub, donde también sirven comida y tiene una especie de piscina natural, que es el mar, donde han puesto columpios, trampolines, camas elásticas y puedes bañarte allí. Si vas por la mañana o por la tarde debe de ser bastante divertido. Por la noche, aunque no apetece bañarse, siempre hay gente que acaba dentro del agua.