Zanzibar, la isla de las especias

Zanzibar, la isla de las especias

La isla de Zanzibar, también conocida como la isla de las especias, es una isla “semiautónoma” de Tanzania, puesto que, aún formando parte de Tanzania como país, tiene un gobierno propio.

Además de ser conocida por sus especias, Zanzibar también es conocida por haber sido el centro para el tráfico de esclavos del este durante los S. XVII y XIX, cuando era gobernador el sultán Omán.

En Zanzibar conviven varias culturas: persas, árabes, musulmanes, portugueses y los propios africanos. La mezcla cultural la hace más especial si cabe. Un pequeño paseo por Stone Town será suficiente para que os deis cuenta de ello.

¿Cómo llegar?

A Zanzibar se puede llegar en avión. Nosotros llegamos desde Arusha. También se puede llegar en ferry desde Dar er Salam. Nada más llegar a la isla (llegamos sobre las 12 del medio día), nos vino a buscar un driver con el que habíamos contactado anteriormente. Lo conocimos a través de tripadvisor, y por unos 60 dólares los dos nos llevaba a Stone Town, nos hacia de guía y luego nos llevaba a nuestro hotel, que estaba como a una hora y media de Stone Town.

¿Dónde alojarase?

Cuando decidimos ir a Zanzibar después de nuestro safari por el norte de Tanzania, lo relacionamos con descanso, tranquilidad y relax, así que decidimos alojarnos en el mismo hotel todos los días. Es cierto que para ver más cosas habría sido mejor dormir la mitad del tiempo en una parte de la isla y la mitad en otra (por que las distancias son largas), pero como os decíamos, decidimos descansar y pasar todo nuestro tiempo en la parte norte de la isla. Nos alojamos en el hotel Kendwa Rocks, y  nos gustó mucho. El hotel en si, el ambiente, la ubicación, a primera linea de playa y sus atardeceres, motivo por el cual cogimos el hotel en esta parte de la isla y no la otra, porque somos fans de los atardeceres. Todo fue genial y lo recomendamos. Esta parte de Zanzibar es más turística que la parte este, pero es verdad que aquí el agua parece ser que está mejor y que las mareas le afectan menos.

En nuestro post de Safari de 4 días en Tanzania os contamos información sobre visado, vacunas, mejor época del año para viajar, idioma, filosofía del país, … Os remitimos a este post porque todo esto es igualmente aplicable a Zanzibar.

Qué ver en Stone Town

Stone Town debe ser visita imprescindible si visitas Zanzibar, al menos es lo que os aconsejamos. La ciudad está construida con piedras de coral, cosa que nos llamó muchísimo la atención. En una mañana o una tarde tenéis suficiente para explorar lo más importante de la ciudad y darse cuenta de cómo es. Si tenéis más tiempo, como siempre, mejor. Nuestro consejo es que os dejéis llevar por la ciudad. Aún así os dejamos aquí los sitios que nosotros visitamos:

Mercado de Darajani: A mi este Mercado me dejó totalmente alucinada! Para mi, un imprescindible. Darajani está repleto de puestos divididos por especias, verduras, frutas, carnes y pescados. Tenéis que pasear por allí y ver cómo tienen la carne y el pescado. Yo no daba crédito! Si eres sensible a los olores…cuidado! Hay lugares donde cuesta respirar!

-Callejar por la ciudad y ver sus famosas puertas. Por toda la ciudad hay puertas muyy chulas y muchas de ellas están talladas en madera y según esté tallada informa del tipo de familia que vive en esa casa, de su posición social, si son más pudientes o menos, del número de hijos, de su religión o trabajo,… Hay algunas puertas que cuentan con piezas puntigaudas de metal que se ponían para evitar que los elefantes entraran en las casas. Nunca se vieron elefantes en la isla de Zanzibar. jeje.

Catedral anglicana y mercado de esclavos: En Zanzibar se estableció el gran mercado de esclavos del África Oriental. Cientos de miles de negros fureron sacados a la fuerza de África y  vendidos a los negreros que los llevaban en condiciones inhumanas hasta las plantaciones de América.

Tomar algo en algún rooftoop de la ciudad y admirar su vistas.

El palacio del Sultán.

La casa de Freddie Mercury. El cantante de Queen nació en Stone Town y alli vivió hasta los 7 años que fue enviado a Inglaterra. La verdad es que no tiene ningún interés visitar esta casa porque únicamente hay algunas fotos en la fachada, una placa y poco más. El edifcio no es ni bonito, pero si callejeais por el centro, os lo encontraréis.

La verdad es que más que ver algo en concreto, lo que nos gustó de Stone Town fue callejear por sus calles del centro. Todas peatonales y estrechas repletas de tiendas. Así que si que os aconsejamos que visitéis Stone Town pero que no vayáis con expectativas de ningún tipo. Únicamente os dejéis llevar, pero llegar el mercado de Darajani, para mi, toda una experiencia.

Qué hacer en el resto de la Isla

Hay mucha gente que viaja a Zanzibar y no visitan Stone Town, ya que, es una isla de sol, playa y aguas cristalinas y suele irse a disfrutar de ello y no de una ciudad. Aunque nosotros estuvimos en el norte de la isla y nos quedamos allí descansando, aquí os contamos qué podéis hacer en la isla de Zanzibar:

-Atolón Mnemba: Esta isla privada cuenta con 28 km cuadrados frente a la costa este cuenta con aguas cristalinas, un coral precioso, muchos peces de colores y, a veces, se pueden ver delfines y tortugas. A nosotros nos encantó hacer snorkel en esta isla. Cogimos un tour el día anterior en la playa de nuestro hotel. Nos recogieron a las 9 de la mañana en la misma playa del hotel en un dhow típico de allí (un barco de pescadores) y de ahí fuimos a Mnemba, hicimos snorkel y luego comimos en la playa de enfrente del atolón, un arroz y pescado a la brasa que nos habían cocinado los de la excursión.

-Nungwi y playas del norte: Dicen que las playas del norte son más turísticas pero más paradisiácas. Nososotros estuvimos alojados aquí y podemos afirmar que son preciosas. En cuanto a lo del turismo, cuando viajamos no había mucho. Era temporada baja y época de lluvias. Visitar el pueblecito de Nungwi es una cosa que nos encantó. Nos pareció precioso. Fuimos andando desde nuestro hotel en Kendwa hasta Nungwi por la orilla de la playa. Aquí tendréis que tener en cuenta el tema de las mareas. Nosotros fuimos andando porque fuimos por la mañana pero volvimos en autobús porque se nos hizo tarde y ya era imposible volver andando.

Restaurante The Rock: El famoso restaurante “The Rock” se encuentra en la parte este de la isla. Lo guay de este lugar es que se encuentra sobre en un trozo de arrecife de coral que quedó aislado en medio de la playa. Al estar en la parte este de la isla le afectan las mareas y hay veces que para ir hay que coger una barca. Es importante que si vais a ir reservéis antes porque tiene pocas mesas y siempre está completo.

Nadar con delfines en Kizimkazi: Si queréis nadar con delfines en Zanzibar, tendréis que desplazaros al sur de la isla. Nosotros descartamos hacer esta excurión porque estábamos en el norte de la isla y la verdad es que teníamos más de dos horas para llegar. Además, luego leímos que este tipo de actividades en Tanzania se realiza de una forma poco adecuada. Hay gente que toca los delfines y se coge a ellos para nadar y ello hace que los animales sufran. La verdad es que no nos informamos más porque no íbamos a hacer la excursión pero sí que os aconsejamos que antes de reservarlo os informéis. Hay varias webs de turismo reponsable donde podéis obtener información.

Jozani Forest: Este bosque se encuentra en la parte central de la isla y se suele visitar por los monos que habitan en él: los Colobos Rojos, en peligro de extinción. Además de los monos, también se visita por su selva, manglares y sus varias especies de aves.

Tour de especias: Este tour hay que reservalo previamente y tiene comienzo en el mercado de Darajani, luego la excursión se desarrolla en una granja donde hay muchísimas plantas de las que se extraen las especias y te las van explicando. 

Prision Island: Esta isla se encuentra frente a Stone Town y es famosa por sus corales y por las tortugas. Por lo visto es una isla ideal para hacer buceo y snorkel. Al igual que la excursión de Mnemba, os aconsejamos que la contratéis directamente en la playa y negocieis el precio allí mismo. Nosotros contratamos la excursión pero finalmente se suspendió debido al mal tiempo que nos salió, así que no la pudimos hacer y tenemos una espinita.jeje. Si vais, nos lo contáis!

Recomendaciones de dónde comer en Kendwa

Os vamos a recomendar dos sitios que nos encantaron para comer o cenar en Kendwa. Están nada más salir del hotel kendwa Rocks en el que nos alojamos y se come bastante bien a buen precio. En el mismo hotel también se puede comer o cenar, pero siempre es más caro que en sitios locales de allí. Así que os aconsejamos que salgáis y exploréis la zona.

  • Fisherman Local: Es un local donde cocinan pescado y marisco freco a un precio super económico. Nosotros fuimos dos días a cenar porque nos pareció que estaba riquísimo.
  • Restaurante Varadero: Se encuentra al lado del anterior y tiene cocina internacional, pero todo muy bueno. Recuerdo que Raul pidió una pasta y yo una hamburguesa y nos encantó. Además, el dueño, hablaba español y nos pareció muy majo. Un lugar muy recomendable.

Estas son algunas de las cosas que se pueden hacer en Zanzibar, seguramente habrá más como pasear por las playas del este y ver cómo afectan las mareas y visitar la zona del sur. Nosotros preferimos descansar y por eso nos fuimos directamente al norte y pasamos allí toda nuestra estancia. Lo que sí que os aconsejamos es que, estéis donde estéis, paseeis por la playa, observéis a la gente, a los pescadores, a los niños, veais como juegan y se divierten, habléis con ellos. Zanzibar no es un paraíso al nivel de Maldivas o Seychelles, pero también tiene su encanto, sus aguas cristalinas, su coral y su gente! Muy recomendable, sobretodo, después de un safari en Tanzania o Kenia.

 

Safari en el Lago Manyara, Serengueti y Ngorongoro

Safari en el Lago Manyara, Serengueti y Ngorongoro

El primer parque que visitamos en nuestro safari de 4 dias por Tanzania fue el Parque Nacional Lago Manyara.¿Por qué decidimos ir al lago Manyara y no a Taranguire? La verdad es que la razón fundamental fue por los flamencos, aunque luego resulta que no te puedes acercar al lago y no los pudimos ver de cerca. De todos modos, para los días que íbamos a estar y la ruta que queríamos hacer, lago Manyara nos venía mejor que Taranguire. Tal vez si hubieramos hecho un día más de safari sí que lo habríamos incluído.

El parque nacional del Lago Manyara es el parque nacional más pequeño de Tanzania, situado en el fondo del Valle del Rift. El parque posee 330 km², de los cuales el 60% es el lago (unos 240 km²), lago que casi llega a desaparecer en la época seca.

Salimos temprano desde Arusha y llegamos al lago Manyara sobre las 11 de la mañana. Nada más adentrarnos en el bosque, vimos un montón de monos babuinos. A partir de ahí no dejamos de ver zebras, ñus, algún búfalo, antílopes, hipopotamos, más zebras y ñus, elefantes, pelicanos y más aves, alguna que otra jirafa. También vimos hipopotamos en la “hipo pool”. Aquí no pudimos ver a ninguno bostezando y los tuvimos que ver con prismáticos. Estaban algo vaguetes. Para un primer día de safari no estuvo nada mal. Terminamos muy muy contentos. Aunque no vimos ni leones ni leopardos como nos hubiera gustado. Por lo visto, no es común ver este tipo de animales en este parque. Aquí se ven más elefantes, jirafas, muchísimas aves (hay más de 350 especies), zebras y ñus (por supuesto), búfalos e hipopotamos.

Lo mejor de este día fue tener a una familiar de elefantes dándose un baño justo enfrente de nuestro jeep! Nunca olvidaré ese momento tan especial en el que casi quise llorar de la emoción que me provocaba ver aquello. Tan real, tan natural, tan libre! De verdad, fue único! No me importaba no haber visto leones, ni jirafas de cerca, ni leopardos. Para mi aquello había sido suficiente!

Esa noche dormimos en Njake Lake Lodge, cerca de Manyara y de camino hacia el Serengueti, donde iríamos al día siguiente. De camino al lodge, paramos en un mirador donde se veía todo el parque nacional del Lago Manyara y las vistas fueron impresionantes. Muy recomendable que paréis!

Para ir desde el Lago Manyara al Serengueti, debes de pasar por dentro del área de Conservación del Ngorongoro, por lo que podéis imaginar lo precioso que es el camino. Nuestro driver hizo una parada en el mirador del Ngorongoro para que viésemos el cráter y luego continuamos el camino hacia Serengueti. Aquí se terminó el asfalto y empezó el camino de tierra que ya no nos dejaría hasta la vuelta. Imaginaros ir siempre por caminos de tierra con piedras y sin asfaltar. El driver nos decía que eso era el masaje africano.jeje. Tardamos en llegar toda la mañana pero por el camino ya vas viendo animales, sobretodo zebras, ñus y algunas jirafas. Durante el camino también vas viendo los poblados “masais” donde os pararán si lo tenéis incluído. Nosotros preferimos no parar porque al final es un espectáculo. Los masais ya no son tan auténticos y no nos apetecía pagar por ver un show.

Tenéis que tener en cuenta que la entrada del Serengueti es de 24 horas, por lo que, tenéis que tener en cuenta a qué hora entráis para salir a la misma hora al día siguiente. Nosotros entramos a las 14, así que comimos en una área que hay justo antes de entrar al parque y cuando se hicieron las 14 entramos. En esta área hay como un montículo donde podéis subir y ver toooda la explanada del Serengueti. Una pasada!

El Parque Nacional del Serengueti cuenta con 13.000 km² y obviamente es el más grande y famoso de Tanzania. Aquí podréis ver a los “big five” seguro (león, leopardo, elefante, rinoceronte y búfalo), aunque nosotros no vimos aquí el rinoceronte. Este Parque hace frontera con Kenia, donde también ocupa parte de su territorio y recibe el nombre de Masai Mara.

Una vez entras en el Serengueti ya empiezas a ver muchos animales. Sobretodo zebras y ñus, como no! EL driver nos llevó a la Lion’s Rock, la roca de la película del Rey León. Y muy cerca de allí vimos nuestros primeros leones. Simba, acostado en el suelo. Nala, subida en el árbol. Yo no me quería ir. Estaríamos como más de media hora allí observándolos. El león no se movía. La leona nos miraba.

Después llegó otro momentazo. Un leopardo se cruzó por delante de nuestro jeep y se subió a un árbol. Lo vimos cómo subía. Qué espectáculo. Cuántas cosas nos estaba regalando el Serengueti.

A lo largo de todo el parque vimos muchos elefantes y jirafas, pero sin duda, lo más especial fue ver los leones y el leopardo!

Esta noche dormimos en el Serena Serengueti Lodge. Lo bueno de ir en temporada baja es que pudimos dormir en sitios así al precio que nos ofrecían otras agencias por dormir en tienda de campaña. Este lodge se encontraba en medio de la sabana y cada vez que queríamos salir de nuestra cabaña teníamos que llamar a un “ranger” para que nos viniera a buscar porque pasaban animales por allí y podía ser peligroso. De hecho, a la mañana siguiente nos teníamos que levantar muy temprano y cuando vino el “ranger” a buscarnos nos dijo que no hicieramos ruído porque había un leopardo con su cría. Alucinamos! A mi me parecia estar soñando!

Este día amanecimos temprano para poder ver el amanecer en las llanuras del Serengueti. Fue super bonito y vimos muchos globos, algo que nos habría gustado hacer pero que dejamos para la próxima vez.jeje.

Nada más salir del hotel ya empezamos a ver muchos animales. A estas horas parece que están más activos.

Vimos hipopotamos y esta vez sí que los vimos de más cerca y bostezar! Además, nos sorprendió mucho que con lo grandes que son y lo que pesan, corren muy rápido y tienen muchísima fuerza. Nos contaron que el hipopotamo es el animal que más muerte de personas causa.

También vimos leonas con sus cachorros, muchísimas jirafas y familias enormes de elefantes. El Serengueti está repleto de animales!

A las 14.00 teníamos que salir del Serengueti porque, como contábamos antes, las entradas eran de 24 horas. Así que nuestro consejo es que os levantéis temprano y aprovechéis todas las horas de luz posible.

El camino hasta la entrada del parque del Serengueti es alucinante y no dejas de ver animales. Sobretodo zebras y ñus. Había millones! Vimos hasta estampidas y cruzaban por delante de nuestro jeep. Se me ponen los pelos de punta solo de recordarlo.

Después de sair del Serengueti, volvimos a entrar en el área de Conservación del Ngorongoro y volvimos a pasar por los pueblos masais. Llegamos sobre las 18 a nuestro hotel. Dormimos en un lodge dentro del área de Conservación del Ngorongoro y fue incríeble porque teníamos una habitación con vistas al cráter donde vimos un atardecer y un amanecer de película. Os dejamos aquí el enlace del lodge donde dormimos.

El Área de Conservación del Ngorongoro es Patrimonio de la Humanidad. Ocupa unos 8.300 km² y se extiende sobre parte oriental del Valle del Rift de África Oriental. El Cráter del Ngorongoro, con 20 Km de diámetros, se encuentra dentro de la zona y alberga una buena cantidad de animales.

A las 6 de la mañana y después de ver un amanecer precioso desde el balcón de nuestra habitación, nos fuimos rumbo al cráter del Ngorongoro dispuestos a encontrar al rinoceronte, el único de los “big five” que nos faltaba por ver.

Lo primero que vimos fue muchos búfalos, zebras y ñus.Vimos flamencos! Aquí si! Son preciosos y había muchísimos cerca del lago.

Vimos al esperado rinoceronte, aunque el primero fue desde muy lejos, luego se acercaría un poco más, pero no tuvimos la suerte de verlos de cerca.

Lo que vimos mucho también fue avestruces.

Luego vimos un grupo de 5 o 6 leonas y una familia de elefantes super grande.

En el Ngorongoro también hay un lago donde habían un montón de hipopotamos. Los vimos nadando y alguno que otro bostezando!

Lo que sí que vimos en este Parque y no en los otros fue muchas crías. Vimos crías de ñus y zebras. Las zebras, cuando son pequeñas son más marrones y negras y cuando crecen se hacen más blancas.

Hacer un safari en África fue ese sueño cumplido, esa experiencia inolvidable que queremos repetir algún día y que os aconsejamos que vivais una vez en la vida. Esperamos que os haya gustado y, si os animáis, nos lo contáis! Si podemos ayudaros de alguna manera, no dudéis en escribirnos o dejarnos un comentario!

SAFARI DE 4 DIAS EN TANZANIA

SAFARI DE 4 DIAS EN TANZANIA

Hacer un Safari será problablemente el sueño de muchos viajeros. Para nosotros lo era, así que teníamos que cumplirlo. Lo que no sabíamos es que lo cumpliríamos este año, así tan rápido, casi sin pensarlo y organizándolo con un mes de antelación. En este post os queremos contar nuestra experiencia, daros toda la información posible para que podáis organizar vuestro safari, contaros las dudas que teníamos nosotros antes de ir y todo lo que nos habría gustado saber. Empezamos!

¿Por qué Tanzania? La principal razón por la que fuimos a Tanzania y no a Kenia, fue por la época del año en que viajamos teninedo en cuenta el tema de las migraciones. Nosotros viajamos a finales de marzo, principios de abril y, en esta época, al ser el comienzo de la época de lluvias, los animales suelen estar en el sur-este del Serengueti para dar a luz y alimentarse y, en mayo empiezan a migrar hacia el noroeste del Serengueti y a Kenia (Masai Mara), donde están hasta Septiembre-Octubre, cuando vuelven a migrar hacia el Serengueti. Fue por esta razón por la que decidimos viajar a Tanazania y visitar el Serengueti, además de otros parques nacionales.

Os dejamos con una imagen de un mapa donde se observa la migración por meses para que podáis organizar mejor vuestro safari:

 

 

 

 

 

 

Fuente: https://www.viajaporlibre.com/blog/viajes-tanzania-parque-nacional-del-serengeti/

Cómo llegar: Nosotros volamos al aeropuerto de Kilimanjaro. Hay un aeropuerto más cercano que es el de Arusha, la ciudad de los safaris, pero es una aeropuerto doméstico, por lo que no creo que vuelos internacionales lleguen allí. El aeropuerto de Kilimanjaro se encuentra a una hora y media más o menos de Arusha. Otra opción es que voléis a Dar Er Salam y luego cojáis un vuelo interno hasta Arusha o Kilimanjaro. Si venís desde Kenia, también podéis volar desde Nairobi o cruzar la frontera de manera terrestre.

Visado: Una vez ya habíamos decidido viajar a Tanzania, lo siguiente que necesitábamos saber era qué tipo de visado necesitábamos para entrar en el país. Es muy fácil. Se hace al llegar al país, así que no tenéis que hacer nada, más que pagar 50 dólares una vez lleguéis. Con ello tendréis un visado para una estancia de 90 días. Os dejamos aquí el link del Ministerio de Asuntos Exteriores donde tenéis toda la información necesaria.

Vacunas: Es importante que sepais que la vacuna de la fiebre amarilla es obligatoria si venís de un país afectado por la fiebre amarilla. Nosotros como veníamos de España no nos la tuvimos que poner, pero si llegáis procedentes de un país como Kenia, donde es zona afectada, os pedirán la cartilla de vacunación. En cuanto a vacunas recomendadas, se recomienda la fiebre Tifiodea, hepatitis A y B y tétanos-difteria. Son recomendadas, no obligatorias. De todos modos, lo mejor es que vayáis a un centro de vacunación internacional y os informen de todo y allí decidáis con el médico.

En Tanzania hay riesgo de malaria. ¿Tomarse pastillas para la malaria si o no? Nosotros no somos quién para contestar a esta pregunta. Lo mejor será que vayaís al centro de vacunación internacional, contéis el tipo de viaje que vais a hacer y vosotros mismos decidáis. Seguramente el médico os la recomiende. Lo que sí que os recomendamos es que llevéis un buen repelente, ropa que os cubra prácticamente todo el cuerpo y que seais prudentes con este tema. Intentar tomar todas las precauciones posibles.

Os dejamos el link del Ministerio de Asuntos Exteriores donde tenéis toda la información necesaria en relación a las vacunas.

¿Cuál es la mejor época para viajar? Como hemos contado en la introducción, a la hora de decidir hacer un safari tenéis que mirar en qué época del año vais a ir para decidir qué parte visitar teniendo en cuenta el mapa de migraciones. Marzo-Abril es época de lluvias, temporada baja para ellos. Nosotros viajamos en ésta época y conseguimos ver a los “big five”, pudimos ver muchísimos ñus y zebras que estaban migrando, había poca gente y se estaba super tranquilo, sin aglomeraciones. Además, a pesar de ser época de lluvias, tuvimos mucha suerte con el tiempo y durante el safari no nos llovió ni un solo día.

Idioma: En Tanzania, al igual que en Kenia y otras zonas de África, se habla suajili. Os vamos a dejar un vocabulario básico de lo que nosotros aprendimos y que oiréis todo el tiempo.

-Jambo: Hola. Buenos días.
-Habari Gani: Qué tal?
-Karibu: Bienvenido
-Asante sana: Muchas Gracias
-Hapana asante: No, gracias
-Pole Pole: Poco a poco
-Hakuna Matata: Sin problema

Os dejamos aquí con la que será la canción estrella de vuestro safari
(sobretodo si vais a Kenia):

Filosofía Tanzania (probablemente de más países de África): La filosofía de Tanzania es “Hakuna Matata”, es decir, “sin problema”. Como decía la canción de la película del Rey León: “Hakuna Matata, vive y sé feliz”. Pues así son. Los tanzanos se preocupan de las cosas realmente importantes, el resto.. .”hakuna matata”. Os queríamos hablar de esto porque, probablemente, cuando contratéis el safari os cuenten unas cosas y os ofrezcan unas cosas y luego cuando lleguéis allí puede que haya cosas distintas que no os habían contado o que os den algo distinto a lo que os habían ofrecido. Que eso no amargue vuestro viaje. Ir sabiendo que no todo será como os cuentan, asumirlo e intentar reconducirlo. Os contamos un pequeño ejemplo de lo que nos pasó a nosotros: Cuando reservamos el safari lo habíamos reservado para ser 4 personas y cuando llegamos allí, finalmente fuimos 6. Lo cierto es que no nos importó mucho porque el jeep era genial para 6, no nos molestábamos y el grupo que formamos fue estupendo, pero es verdad que nosotros habíamos pagado por ser 4 y no 6. No dejamos que eso amargara nuestro viaje, pero tampoco nos quedamos callados. Lo hablamos con la agencia y nos ofrecieron otra cosa a cambio de ese “perjuicio”. Os puede pasar algo así, por muy tontería que sea, de verdad no dejéis que eso os amargue. Hablar las cosas con ellos e intentar que, de alguna manera, os compensen. Seguro que lo hacen porque para ellos lo más importante es que quedéis contentos con el safari.

Qué tipo de safari hacer: Sabéis que nuestra forma de viajar es ” a tu aire mola más” pero, esto no se puede aplicar al 100% al safari. ¿Por qué? En primer lugar porque los parques son enormes y es difícil orientarse en ellos, por lo que sería muy fácil perderse. Además, los guías saben donde están los animales, los ven desde muuuy lejos, conocen sus nombres, sus curiosidades, hablan entre ellos y se avisan de donde están…todo eso, si lo haces por tu cuenta, te lo pierdes. Sinceramente, creo que no habríamos visto la misma cantidad de animales, ni nos habíamos enterado de muchas cosas que te van contando. Así que, nuestro consejo es que lo hagáis con guía. ¿Cómo puede hacerse el safari? Podéis dormir en camping, en lodge o en tented camps.

La manera más económica de hacer el safari es durmiendo en campings. Normalmente en este tipo de safari vas con el conductor-guía, y con un cocinero que cocina para ti durante todo el safari (desayuno, comida y cena). Es la agencia la que pone las tiendas de campaña y los colcones y tu quien debe llevar su saco de dormir (te lo pueden poner ellos pero te cobran a parte…además, por higiene, yo creo que me llevaría el mio). Los parques nacionales tienen campings públicos y privados y suelen tener baños, cocina y comedores. Algunos pueden tener hasta agua caliente y wifi. Tenéis que saber que los campings están en medio de la sabana, no hay vallas, lo que quiere decir que los animales pueden campar a sus anchas por el camping y que escuchéis animales por las noches. Conocimos a gente que había oído a las hienas mientras dormían, ya que, estos animales normalmente se acercan por la noche en busca de comida.

Los lodges son hoteles y el precio suele ser más caro que la primera opción. Hay lodges más económicos y otros más caros. Aquí ya es que habléis con la agencia y os vaya pasando presupuesto de los lodges. Antes de que reserven el safari, que os manden información de los lodges y mirarlo antes por internet. Hay varias categorias de lodges: budget (más económico), comfort, standard y luxury.

Los tended camps es la opción más cara. Son alojamientos semi permanentes, con estructuras de obras al estilo de tienda tipo militar con baño en el interior.

Recomendaciones varias: llevar prismáticos (algunos animales no están cerca y los necesitaríeis. Aunque el guía tendrá, si sois varios los tendréis que compartir, así que mejor si los llevas desde casa), llevar ropa de colores neutros y zapatillas, intentar llevar mangas largas finitas como medida de protección para los mosquitos (además, a determinadas horas del día puede hacer un poco de fresco), coger chubasquero, gorro y crema solar. Si os gusta la fotografía, llevar un buen objetvio con zoom para poder hacer las mejores instantáneas de los animales.

Nuestro safari

La agencia con la que nosotros contratamos el safari fue Amazing Kilimanjaro. Aunque es verdad que tuvimos algún inconveniente con ellos, como os hemos comentado más arriba, finalmente lo solucionamos y terminamos contentos. Fue la agencia que mejor precio nos ofreció y el trato de la persona con la que hablábamos fue inmejorable. Hablábamos por correo electrónico, whatsaap y teléfono. Nos resolvía cada duda que nos iba surgiendo. Nos dieron facilidades de pago y siempre estuvieron muy atentos.

Nosotros decidimos hacer un safari de 4 días, 3 noches. Habíamos estado leyendo sobre esto y finalmente consideramos que 4 días era lo ideal. Siempre te quedarás con ganas de más, pero es verdad que menos días sería poco y nosotros queríamos ir luego a Zanzibar.

¿Qué parques nacionales visitamos?

En el norte de Tanzania, que es donde nosotros fuimos, hay varios parques nacionales en los que hacer “game drive”, que es como se llama a estar en el parque viendo y buscando animales. Más o menos, por importancia y por ser más conocidos son: El Parque Nacional del Serengueti, el Área de Conservación del Ngorongoro, el Parque Nacional Taranguire, el Parque Nacional del Lago Manyara, el Parque Nacional de Arusha y el Lago Eyasi.

El Parque Nacional del Serengueti y el Área de Conservación del Ngorongoro los teníamos claros, faltaba decidir otro parque que visitar, y finalmente nos decantamos por Lake Manyara. Habíamos estado leyendo que en época de lluvias es muy bonito porque el lago está lleno de agua y se pueden ver flamencos.

¿Dónde dormimos?

Lo primero que planteamos fue la posibilidad de dormir en camping, pero después de preguntar a varias agencias y comprar precios, Amazing Kilimanjaro nos dejaba el mismo precio por dormir en lodges que el resto por dormir en tiendas de camapaña, así que la decisión fue fácil. Además, al ir en temporada baja de allí pudimos dormir en dos lodges increíbles tanto en el Serengueti como en el Ngorongoro. En uno de ellos tuvimos la suerte de ver leopardos a primera hora de la mañana pasando por delante de nuestra habitación (cada vez que queríamos salir de la habitación tenía que venir un ranger a recogernos) y en otro vimos a un búfalo que acababa de dar a luz y se había quedado cerca.

Las vistas del lodge del Ngorongoro son impagables:

Normalemnte en los lodges la pensión es completa. Tienes incluída la cena, el desyauno del día siguiente y la comida. El desayuno y la comida normalmente te lo preparan en picnic porque sueles estar en el safari.

Para nosotros, hacer un safari en Tanzania ha sido una de las experiencias más bonitas de nuestra vida. Poder ver a los animales en su hábitat, en plena naturaleza, con los preciosos paisajes de fondo… vivir esto, no tiene precio! Así que, si estáis pensando en hacer un safari, no lo dudéis y si necesitáis cualquier cosa, aquí estamos para ayudarnos. Esperamos que os haya gustado y próximamente os contaremos qué vimos en cada parque. No os olvidéis de suscribiros a nuestra web!